Detectives del ADN: quiénes están detrás de un resultado clave para la resolución de los últimos crímenes en Mendoza

Detectives de ADN
El Laboratorio de Huellas Genéticas que tiene la provincia de Mendoza, fué clave para resolver los últimos femicidios que se produjeron en la provincia. 
El laboratorio una el sistema CODIS que es el mismo que usa el FBI 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Detectives de ADN El Laboratorio de Huellas Genéticas que tiene la provincia de Mendoza, fué clave para resolver los últimos femicidios que se produjeron en la provincia. El laboratorio una el sistema CODIS que es el mismo que usa el FBI Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Es el equipo del Registro de Huellas Genéticas del Ministerio Público Fiscal de Mendoza. Comparan la evidencia con los más de 60.000 perfiles genéticos de la base de datos y en la coincidencia se avanzó en las detenciones de los presuntos femicidas de Agostina Trigo y Pía Persia.

El camino para la resolución de los dos crímenes más resonantes de Mendoza en las últimas semanas –los femicidios de Agostina Trigo y de Pía Persia– han tenido como protagonistas a un equipo de élite con el que cuenta Mendoza. Está liderado por un doctor en genética, que comanda a un grupo de bioquímicos, técnicos en laboratorio, una abogada y personal especializado en toma de muestras. Ellos son los “detectives del ADN”: evalúan minuciosamente la evidencia (todo lo que se levanta de una escena del crimen), para identificar fragmentos únicos de un criminal, que lo distingan de cualquier otra persona. Es a través de cabellos, piel, saliva o fluidos corporales, y gracias a una serie de procedimientos de última tecnología que logran establecer una relación entre las pruebas recolectadas y un perfil genético de la base de datos de huellas genéticas con que cuenta la provincia.

“Tenemos una gran ventaja: hacemos lo que nos gusta”, confiesa Miguel Marino, director del Registro de Huellas Genéticas de Mendoza, dependiente del Ministerio Público Fiscal. “Lo que nos pasa cuando el material recolectado da un ‘match’ (coincidencia entre la muestra y la evidencia) lo seguimos gritando como un gol, porque sabemos que detrás de eso hay una víctima y hay una familia”, asegura el bioquímico y doctor en genética.

El Registro de Huellas Genéticas cuenta con 63.173 perfiles genéticos, que es lo que permite ingresar a la persona en esta base de datos informático, sin información filiatoria, a partir de un código de barras. Cuando hay una coincidencia, se establece de quién se trata.

“A la evidencia la incorporamos al sistema de comparación masiva de datos, que se llama Codis, donde están las 63.173 muestras de personas, y en un 61% encuentran a su dueño, el autor de un hecho delictivo”, señala Marino, quien junto con su equipo armó el Registro en 2017. En 2018 ya habían procesado 24.000 muestras.

Hasta el momento se han resuelto alrededor de 1.000 causas, a través de 400 coincidencias o matchs.

El laboratorio cuenta con tecnología de punta y con las normas más estrictas de calidad, lo que le permite contar con una jerarquía para utilizar un software del FBI (Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos) para la lectura de los perfiles genéticos.

La toma de las muestras de ADN se hace en un circuito diferente al del procedimiento de la evidencia forense, en el centro de toma de muestras, único en la provincia. Por ejemplo, el trozo de tela con el que fue estrangulada Pía Persia o el material genético que quedó en los restos de Agostina Trigo, luego de ser abusada sexualmente y asesinada en San Martín.

Detectives de ADN
El Laboratorio de Huellas Genéticas que tiene la provincia de Mendoza, fué clave para resolver los últimos femicidios que se produjeron en la provincia. 
El laboratorio una el sistema CODIS que es el mismo que usa el FBI 
Dr. Miguel Marino , Director Provincial del Laboratoriode Huellas Genéticas 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Detectives de ADN El Laboratorio de Huellas Genéticas que tiene la provincia de Mendoza, fué clave para resolver los últimos femicidios que se produjeron en la provincia. El laboratorio una el sistema CODIS que es el mismo que usa el FBI Dr. Miguel Marino , Director Provincial del Laboratoriode Huellas Genéticas Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

En el Registro trabajan dos robots para terminar de procesar la muestra de buena calidad y cantidad de ADN. “Los perfiles genéticos son analizados por los peritos en bioquímica durante el proceso del ingreso a la base de datos”, según cuenta Laura Locarno, otra de las integrantes del equipo de los “detectives del ADN”.

“Nosotros, con el doctor Marino, hacemos la amplificación de ADN y después el análisis de los resultados. La comparación se hace con los perfiles en Codis y siempre lo revisamos entre dos peritos. Por ejemplo hay muestras de evidencias que son complejas y empezamos a identificar los distintos tipos de ADN y después hacemos la comparación de los resultados del caso”, comentó la especialista.

Locarno decidió estudiar Bioquímica y a través de una pasantía en el laboratorio de Análisis de ADN de la Facultad de Medicina se convirtió en perito. Junto con Marino formó parte de la creación del Registro de Huellas Genéticas, en donde trabajan también los técnicos en laboratorio Antonella Gambetta y Nicolás Puscama, la abogada Manuela Geras, y los encargados de tomar las muestras de ADN: Diego Masjuan y Eduardo Vicencio.

Detectives de ADN
El Laboratorio de Huellas Genéticas que tiene la provincia de Mendoza, fué clave para resolver los últimos femicidios que se produjeron en la provincia. 
El laboratorio una el sistema CODIS que es el mismo que usa el FBI 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Detectives de ADN El Laboratorio de Huellas Genéticas que tiene la provincia de Mendoza, fué clave para resolver los últimos femicidios que se produjeron en la provincia. El laboratorio una el sistema CODIS que es el mismo que usa el FBI Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Qué buscar en una muestra

Más allá del trabajo con los perfiles genéticos, con las amplificaciones y la lectura de la comparación masiva que hace un software el trabajo de los detectives implica una estrategia para la extracción de la muestra y para dirigir la investigación sobre qué es lo se busca.

Así lo explica Locarno: “La estrategia de extracción de la muestra varía según el caso que estamos investigando. Hay que tomar contacto con el expediente, algo que puede demorar cuestión de horas, y la secretaria del laboratorio Manuela Geras recaba toda la información”.

En ese sentido, Marino aclara que, por Ley, en el laboratorio pueden “analizar cualquier muestra NN del hecho, pero hay que ponderar si vale la pena o no, porque hay gastos muy importantes, por lo que hay que hacer un estudio previo de todos los datos de lo que se está investigando y esto es determinante para que nuestro trabajo sea efectivo”.

Detrás de un resultado de ADN

El trabajo de estos científicos, estrictamente técnico y dentro de un laboratorio con distintos compartimentos en los que se preservan celosamente las muestras tanto de personas como de evidencia (de hecho luego de la entrevista a la que tuvo acceso Los Andes hubo que limpiar especialmente el área externa a las salas donde funcionan las máquinas) no deja de tener un componente social y humano.

Detectives de ADN
El Laboratorio de Huellas Genéticas que tiene la provincia de Mendoza, fué clave para resolver los últimos femicidios que se produjeron en la provincia. 
El laboratorio una el sistema CODIS que es el mismo que usa el FBI 
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Detectives de ADN El Laboratorio de Huellas Genéticas que tiene la provincia de Mendoza, fué clave para resolver los últimos femicidios que se produjeron en la provincia. El laboratorio una el sistema CODIS que es el mismo que usa el FBI Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Un match resuelve un caso. Y esto además de servir para dar con un criminal, también puede significar la inocencia de una persona, desvincularla de un hecho. Y esto es el servicio de la Justicia también”, recalca Marino.

Aunque resulta impensable el contacto de estos “sabuesos de la huella genética” con los familiares de las víctimas o con los damnificados directos, Marino recuerda un caso emblemático: el accidente de la Ruta 7, que en febrero de 2014 protagonizaron un colectivo y un camión que viajaba en contramano, en San Martín, y que dejó un saldo de 16 muertos.

Nosotros hicimos todo: tomamos las muestras e hicimos la identificación de los restos y atendimos a cada uno de los familiares cuando pertenecíamos al Cuerpo Médico Forense todavía. Fue un accidente terrible. El viernes fue el choque y el sábado estábamos extrayendo las muestras de las 16 personas, cuyos restos estaban carbonizados y el lunes estábamos recibiendo a la familia para darles los resultados”, recuerda Marino, demostrando la importancia del aporte de la técnica de la huella genética más allá de la resolución de crímenes en su impacto social, para la identificación de personas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA