sábado 8 de mayo de2021

Aval empresario al horario escalonado en el Gran Mendoza
Cada municipio elaborará un decreto en base a lo dialogado y a las necesidades propias de cada departamento. Foto: José Gutierrez / Los Andes
Sociedad

Aval empresario al horario escalonado en el Gran Mendoza

Intendentes y referentes del comercio llegaron a un principio de acuerdo para la apertura de negocios desde las 10. Piden que se sumen cenrtros comerciales y supermercados. Se busca evitar más restricciones.

Aval empresario al horario escalonado en el Gran Mendoza
Cada municipio elaborará un decreto en base a lo dialogado y a las necesidades propias de cada departamento. Foto: José Gutierrez / Los Andes

El horario corrido en el Gran Mendoza está cada vez más cerca de volverse una realidad. Ayer, intendentes y referentes del comercio consensuaron la apertura de los locales a partir de las 10 de la mañana. Así, se cumpliría uno de los principales pedidos del gobernador, Rodolfo Suárez, para no restringir actividades: el horario escalonado. De este modo, se privilegia la actividad escolar a las 8, el ingreso de los empleados de la administración pública a las 9 y la apertura de comercios para las 10. Todo apunta a disminuir aglomeraciones en el transporte público, algo que por el momento no ha podido evitarse.

El intendente de la Capital, Ulpiano Suárez, recibió a sus pares de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar; Maipú, Matías Stevanato, y Las Heras, Daniel Orozco, y a representantes del Centro Empleados de Comercio (CEC) y de entidades gremiales empresarias del Gran Mendoza.

Al finalizar la reunión, Suárez contó que uno de los pedidos de los distintos sectores fue que la medida también incluya a supermercados y centros comerciales. En tanto, la gastronomía quedará exceptuada.

Ahora, cada municipio elaborará un decreto en base a lo dialogado y a las necesidades propias de cada departamento. “Este decreto también resalta la importancia de respetar la normativa laboral en cada uno de los ámbitos, la importancia de los protocolos vigentes y el compromiso individual”, dijo el intendente capitalino.

La medida fue apoyada por el director ejecutivo de la FEM, Juan Manuel Gispert, quien aclaró que acompañarán cualquier medida que ayude a mitigar el efecto negativo de la pandemia, sin implicar el cierre de la actividad. “El foco más importante para evitar el cierre de comercios pasa por una campaña de concientización para que se cumplan todos los protocolos, sostuvo Gispert.

Si bien no se trata de un escenario ideal, rescató que los comercios puedan seguir trabajando. “Cualquier restricción de la circulación es negativa, pero para frenar la pandemia se necesita reducir el movimiento de la gente. En este contexto, que no nos cierren es positivo. No es la mejor salida pero es una posibilidad”, declaró.

Por otra parte, contó que otra de las excepciones que se plantearon es para comercios que se ubican en la periferia de los departamentos del Gran Mendoza: “Hay que distinguir entre los comercios de cercanía y los que se ubican en los centros comerciales. Los comercios del barrio tienen otros horarios y eso se debe contemplar”, consideró.

El titular de la Cecitys, Adrián Alín, consideró que esta medida no implicaría un gran cambio para los comercios de la zona ya que casi 83% funciona con horario corrido, una medida que fue adoptada desde el comienzo de la pandemia y que se viene adecuando a las diferentes estructuras de los comercios de la zona.

Alín explicó que las excepciones son los cuentapropistas y los locales atendidos por sus dueños con un colaborador, a los que no les da la estructura para hacer horario corrido.

Matices y reparos

Daniel Ariosto, presidente de la UCIM, planteó matices:  “Debe haber libertad de comercio, libertad para trabajar. Muchos de nuestros asociados han planteado la posibilidad de tener un horario corrido porque entienden que a la siesta hay mucha gente que aprovecha esas horas para hacer sus compras. Estamos en un país democrático y creemos que debe primar lo razonable; que cada uno decida qué hacer y, si no le sirve, pueda mantener el horario tradicional”.

No todas las voces del sector comercial son favorables a la medida. Federico Pagano, presidente del Consejo Empresario Mendocino (CEM) consideró que “si cada municipio empieza a dictar sus propias normas, se va a generar un problema para aquellas compañías que funcionan en más de un departamento de Mendoza”.

En su caso particular, Montemar, cuenta con locales en casi toda la provincia, por lo que adoptar un horario corrido sólo en las sucursales del Gran Mendoza, podría significar un problema, sobre todo porque la casa matriz debería adecuarse a este horario y al que adoptan el resto de las sucursales que hacen una pausa entre la mañana y la tarde.

En este escenario y sin decretos que expliquen de lo que va a disponer cada intendente, hoy Pagano estaría en desacuerdo con adoptar un horario corrido. “La preocupación como miembro del CEM es sostener la actividad privada buscando la forma de que se pueda realizar con la mayor seguridad posible”, opinó.

Repercusión en departamentos

Los presidentes de las Cámaras de Comercio de Tunuyán, San Martín y San Rafael opinaron sobre el horario corrido. Diego Stortini señaló que esta medida funcionó en Tunuyán y agregó que sería muy positivo implementarla en la época de otoño-invierno. “Hemos pedido que se escalonen los ingresos a escuelas, administración y bancos. Eso colaborará a que el horario corrido sea más nutrido”, detalló.

Rubén Lisanti (San Martín) explicó que la Cámara que preside realizó una encuesta y la mayoría de los comerciantes optó por el horario corrido. “Sugerimos que en el rango de 9 a 19, según lo que decida cada comerciante, se opte por el horario corrido”, dijo.

Nicolás Martínez, destacó que el horario corrido tuvo algún éxito en San Rafael mientras fueron más duras las restricciones de circulación pero, cuando empezaron a relajarse, la actividad regresó a sus horarios habituales. “Los cambios tienen que venir acompañados de nuevas costumbres. Las imposiciones no dan resultados”, resaltó.