Aunque sin circulación comunitaria de Delta, Mendoza se mantiene alerta por la variante Ómicron

Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Desde el Gobierno aseguran que la situación epidemiológica de la provincia sigue siendo buena. Recalcan la importancia de completar los esquemas de vacunación ante la posible llegada de la nueva cepa

Ómicron es la nueva cepa que amenaza a la sociedad. Si bien en nuestro país no hay casos confirmados, las autoridades sanitarias intensifican los controles, advierten sobre su inminente llegada y remarcan la importancia de completar esquemas de vacunación.

En Mendoza la situación epidemiológica es buena, con una positividad por debajo del 3%, un marcado descenso de casos y la variante predominante es la Gamma, proveniente de Brasil. Asimismo, la campaña de vacunación ha tenido una importante adhesión, aunque aún hay personas que no se han vacunado o no han completado su calendario. Pero además, hasta el momento la temida cepa Delta no se categoriza como variante de transmisión comunitaria.

Días atrás sobre esta situación la ministra de Salud, Ana María Nadal, dijo: “No hay casos de la variante Ómicron en la Argentina aún, lo que nos redobla el esfuerzo en esta etapa en la que todo el país está. Hay una pausa epidemiológica y verdadero descenso de los casos. El gran desafío es testear y secuenciar para saber cuáles son las variantes que circulan en el país y especialmente en la provincia. Hay que aprovechar esta instancia para vacunar la mayor cantidad de gente”.

Y en relación a Delta, agregó: “Estamos secuenciando y hacemos PCR in house. Tenemos aproximadamente, en total desde que aparece la cepa, 150 casos, de los cuales 13 están confirmados, el resto son por PCR in house. El estado de salud de estos pacientes en general es bueno, sólo tuvimos el fallecimiento del camionero, en un comienzo, y un fallecido más. En términos generales, cuando las personas están con esquemas completos no hacen la forma grave de la enfermedad”.

En diálogo con Los Andes, el doctor Gonzalo Vera Bello, jefe del Departamento de Epidemiologia de la provincia y médico epidemiólogo, indicó: “La variante predominante en la provincia es la Gamma, pero en algún momento será la Delta. Ahora tenemos la ventaja de contar con las vacunas; mucha gente ya tiene una dosis, otras dos y hay gente que ya tiene tres dosis, sobre todo mayores de 60 años y personal de salud”.

“Existe una buena cobertura de inmunizaciones pero, de todas maneras, no hay que desalentar a aquellas personas que no se han vacunado. Los que tienen una dosis y deben colar la segunda, y hay que insistir en aquellas personas que ya tienen las dos dosis y ha pasado más de seis meses por lo que tienen que recibir el refuerzo, al igual que los pacientes que han recibido Sinopharm”, añadió.

Y remarcó: “La mortalidad decae mucho en los lugares donde hay una cobertura de inmunización importante. Por ejemplo, Rusia sólo tiene cerca del 35% de la población vacunada y tiene una altísima mortalidad. En nuestra provincia la mortalidad son uno o eventualmente dos casos de fallecidos en este contexto. Ha bajado. Comparado al año pasado, vemos que hay un descenso significativo y eso es gracias a la vacuna”.

Ómicrón, la nueva amenaza

Con respecto a Omicrón, Vera Bello contó: “La Organización Mundial de la Salud elaboró un documento con respecto a un grupo de técnicos que trabajan en la verificación de las variantes que van apareciendo, y apareció la variante Ómicron. En un reporte que realizaron el 28 de noviembre fue reportada como una variante de preocupación”.

Y explicó: “Se considera variante de preocupación cuando se piensa primero que es altamente transmisible, segundo que puede tener un cuadro clínico diferente, tercero que puede tener mucha más gravedad que las previas, cuarto que puede generar una esquiva a los anticuerpos neutralizantes, ya sea por haber padecido la enfermedad o por haberse vacunado y, por último, con respecto a los métodos de diagnósticos si pueden pesquisar o no”.

Infografía: Gustavo Guevara / Los Andes
Infografía: Gustavo Guevara / Los Andes

“En este caso, se considera una variante de preocupación, por ejemplo, con respecto a la variante Delta, que tiene 16 modificaciones genéticas, Ómicron tiene 32 modificaciones, lo que hace que se presuma que es una variante de preocupación o por la alta transmisibilidad por otros cuadros clínicos, que aún están por definirse”, agregó el epidemiólogo.

En cuanto a los síntomas de esta nueva variante, detalló: “Los primeros reportes de pacientes que han padecido esta variante en el mundo informan que un cuadro de fiebre, un cuadro leve de la enfermedad, pero un marcado agotamiento físico. Ahora bien, todavía no hay evidencia científica para determinarlo”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que Ómicron llegue a nuestro país y a la provincia, el profesional apuntó: “En un contexto de pandemia, todo lo que son infecciones respiratorias no tienen posibilidad de escape: llegan a todos lados. En algunos lugares más lentos que en otros, dependiendo de la densidad poblacional. Habitualmente llega a las capitales y de ahí se va canalizando a las provincias y más si se le encuentra este potencial de transmisibilidad”.

La situación en Mendoza

“En este momento la situación que se vive es buena, hay un bajo número de casos confirmados, índice de positividad y mortalidad bajo y el uso de las terapias iuntensivas, tanto del área metropolitana como de la provincia, son de poco uso. Hay menos del 20% de las camas destinadas a pacientes con coronavirus”, explicó Vera Bello.

El jefe de Epidemiología de la provincia hizo hincapié en los cuidados y prevención: “Las medidas no farmacológicas que recomiendo son: en los lugares donde hay concentración de gente la utilización correcta del barbijo, no debajo de la nariz o el mentón, en lugares abiertos se puede no utilizar. Tener los ambientes aireados, las oficinas, la casa, las aulas, etc. Por otra parte, el distanciamiento y el lavado de manos. Y como medidas farmacológicas: las vacunas, insistir con su aplicación, sobre todo en el grupo de adultos-jóvenes que aún no se vacuna o tiene el esquema incompleto. Y en aquellas personas, que por mitos le tienen miedo a la vacuna, que se vacune, porque se hace un bien y también al resto de la comunidad, hay que ser solidario y empático porque si no van a seguir apareciendo todas estas variantes”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA