Aseguran que las embarazadas tienen más riesgo de contraer Covid-19

Una revisión de estudios hecha en Estados Unidos concluyó que las chances de adquirir el virus Sars Cov-2 están incrementadas por cambios fisiológicos y que esto es mayor en los primeros y últimos meses de gestación.

La vorágine que ha implicado la pandemia de Covid-19 que está cumpliendo un año, llevó a la necesidad de resolver lo urgente y paulatinamente ir conociendo el impacto del “nefasto bicho”.

Una de las mayores inquietudes ha sido qué impacto tiene en las embarazadas y como en otras cuestiones, esto también ha ido cambiando.

Una revisión de los estudios existentes hasta la fecha realizada por Clínica Mayo, una organización de Estados Unidos dedicada a la investigación, concluyó que las mujeres embarazadas posiblemente corren más riesgo de infectarse con la Covid-19. Y sumó que este riesgo es mayor los primeros y últimos meses del embarazo.

La doctora Kavita Narang, de la División de Medicina Materno Fetal de la entidad, acaba de publicar una revisión sobre la Covid-19 y el embarazo en “Mayo Clinic Proceedings”.

Allí expresa además: “la gravedad de la enfermedad es sumamente variable y las embarazadas con comorbilidades o enfermedades subyacentes tienen más riesgo de obtener peores resultados”.

El informe destaca que el embarazo puede representar una situación vulnerable que aumenta el riesgo para infección y complicaciones, tales como parto prematuro. Dado que ese fue el caso en las pandemias anteriores, los investigadores exploran cuáles pueden ser las diferencias entre el virus del Sars-CoV-2 y los otros. Es que advierten que lo que se sabe sobre el impacto de las infecciones respiratorias de tipo viral durante el embarazo proviene de datos sobre la gripe y de las pandemias del síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés) y del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés).

“Dado que durante el primer y tercer trimestres el cuerpo femenino promueve naturalmente la inflamación para fomentar la implantación y la labor de parto, las mujeres que se infectan con virus respiratorios, especialmente el SARS-CoV-2, al principio o al final del embarazo pueden correr más riesgo de presentar una reacción inmunitaria exagerada al virus”, explica el informe.

En tanto, la doctora Elizabeth Enninga, coautora del trabajo e investigadora clínica del Departamento de Ginecología y Obstetricia en la Clínica Mayo refirió: “Durante el embarazo, el sistema inmunitario femenino debe adaptarse para sustentar el crecimiento y el desarrollo del bebé. Esa adaptación controla estrechamente aquellas reacciones que podrían dañar al bebé y, al mismo tiempo, protege a la madre de virus y bacterias», explica.

Por qué sucedería

La organización detalló qué es lo que sucede en el cuerpo de la persona gestante que puede favorecer la infección y esto está asociado a los cambios fisiológicos que ocurren durante un embarazo y crean esa oportunidad.

“El virus ingresa a las células a través del receptor de la ECA2 (enzima convertidora de la angiotensina 2), que está suprarregulada durante un embarazo normal. A consecuencia de una expresión más alta de ECA2, las mujeres encinta pueden correr mayor riesgo de complicaciones. El torrente de eventos que se suscita una vez que el virus se une al receptor de la ECA2 es similar a lo que ocurre en la preeclampsia, complicación potencialmente grave del embarazo capaz de llevar a hipertensión y posible daño de otros órganos”, refiere.

Y agrega. “De hecho, la infección viral afecta varios mecanismos celulares superpuestos y todos ellos pueden derivar en daño vascular progresivo. Además, los tejidos pueden sufrir daños debido a la excesiva reacción inflamatoria e inmunosupresora durante el embarazo. Aunque los datos y la respuesta inmunitaria al Sars-CoV-2 de las mujeres embarazadas sean limitados, los estudios de las pandemias anteriores plantean que el embarazo posiblemente aumenta el riesgo de contraer la infección, y el momento de la gestación en el que se suscita la infección puede hacer diferencia en la reacción inmunitaria de la madre, la depuración viral y los resultados”.

Antecedentes

En un primer momento se consideró que las embarazadas no corrían más riesgo de infección y peor evolución que el resto de las personas. De hecho, hasta se había sostenido (sin evidencia científica a gran escala por la situación) que no habría transmisión vertical del virus. Casos de algunos recién nacidos con la infección luego pusieron en dudas estas afirmaciones.

En setiembre, la Organización Mundial de la Salud publicó que nuevas conclusiones apuntan a que las personas embarazadas con Covid-19 tienen menos probabilidades de presentar síntomas que las no embarazadas con esa enfermedad, pero son más susceptibles de necesitar cuidados intensivos en caso de enfermedad grave.

Así se hizo eco de las conclusiones de una investigación, publicadas en ese momento en la revista médica especializada BMJ. El artículo indica que las embarazadas con Covid-19 que han sido atendidas en hospitales suelen ser menos susceptibles de experimentar fiebre o dolores musculares, pero si contraen una forma grave de la enfermedad tienen más probabilidades de necesitar cuidados intensivos que las no embarazadas con Covid-19.

La investigación fue dirigida por investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido), la Organización Mundial de la Salud y el Programa Especial HRP, además de otros colaboradores.

“Los datos científicos parecen indicar actualmente que las personas no blancas, de mayor edad, con sobrepeso y/o con afecciones preexistentes son más vulnerables a una forma grave de la Covid-19”, señala.

En definitiva, como también sucede con el resto de quienes adquieren el virus, quienes tienen afecciones preexistentes, como diabetes o hipertensión crónica, o las personas de mayor edad o con sobrepeso, tienen también más probabilidades de sufrir complicaciones graves de salud debido a esta enfermedad.

Seguimiento a embarazadas y niños en Mendoza

Para conocer sobre el impacto que tiene la Covid-19 sobre las embarazadas y los recién nacidos que se contagian, la Dirección de Maternidad e Infancia de la provincia realiza un seguimiento de los bebés que hayan nacido en este contexto hasta sus dos años de vida. La intención es asegurarles la atención de la salud adecuada y oportuna y conocer su evolución, en particular si presentan alguna complicación asociada.

Se incluirá a aquellas mujeres que hayan transitado su embarazo durante la pandemia, a quienes se acompañará durante la gestación y el puerperio. Se trata de prevenir y atender tempranamente cualquier complicación.

En los resultados del primer informe se observó que 9,3% de las embarazadas incluidas en la provincia presentaban comorbilidades, siendo las más frecuentes: obesidad, asma, hipertensión y ex fumadoras. A esto, la directora del área, Mónica Rinaldi, agregó que la mayoría de las pacientes han presentado cuadros leves, hasta comienzos de noviembre cuatro habían estado en unidades de terapia intensiva y una embarazada con comorbilidades falleció. Además, la mayoría de los recién nacidos ha tenido buena evolución.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA