viernes 15 de enero de 2021

Salud

Dengue: hay que reforzar las medidas de prevención

Las acciones permanentes de prevención en los espacios domésticos son fundamentales para reducir el riesgo de transmisión de dengue.

  • Redacción LA
  • viernes, 11 de diciembre de 2020

Todos los años, el inicio de la temporada de verano marca también el comienzo del período de circulación regional de los virus dengue, chikungunya y zika, todos ellos transmitidos por los mosquitos Aedes aegypti, dando lugar a la ocurrencia de brotes epidémicos de las enfermedades que producen, siendo el dengue el mayor problema de salud pública en los países de las Américas.

“Al no contar con vacunas ni tratamientos específicos para estas enfermedades, los esfuerzos para la prevención y control de epidemias, deben focalizarse en el control del mosquito transmisor”, explica Manuel Espinosa, responsable del Área de Enfermedades Transmitidas por Mosquitos de la Fundación Mundo Sano. “Ae. aegypti se caracteriza por estar muy bien adaptado al ambiente doméstico, en donde encuentra una gran diversidad de lugares para depositar huevos y constituir los principales criaderos”, sostiene.

No genere criaderos en el entorno doméstico

Para trabajar en la prevención asociada a la reproducción del mosquito en nuestras casas hay que tomar el hábito de mantener los espacios donde vivimos libres de elementos que tengan la capacidad de almacenar agua por al menos una semana, ya que es allí donde el Aedes aegypti deposita sus huevos generando criaderos.

Es por ello, que las acciones dirigidas a reducir los sitios de cría deben realizarse en el ámbito familiar e involucrar a toda la comunidad. Es fundamental tener en cuenta que cualquier recipiente con la capacidad de contener agua, al menos una semana, puede ser un criadero de Ae. aegypti, siendo los principales, los recipientes plásticos, bandejas bajo macetas, floreros, tanques o depósitos de almacenamiento de agua mal tapados o sin tapa, canaletas de desagüe de los techos, neumáticos, lonas a la intemperie, bebederos de animales, resumideros de los patios y “cacharros” en general.

Así, la reducción y eliminación de todos estos tipos de posibles criaderos que se encuentran en las viviendas y su entorno, constituye la principal línea de acción y en las que la participación de la comunidad es fundamental.  “Estas acciones deben ser realizadas durante todo el año y no solamente en el verano. Al ser un mosquito estacional, deben aprovecharse los meses de invierno y primavera en los que el mosquito no está activo, para eliminar la mayor cantidad de recipientes que contienen huevos en latencia, antes de que comience el período favorable para su eclosión y con ello la siguiente temporada”, afirma Espinosa.

Asimismo, adoptar conductas de protección personal como el uso de repelentes, evita o disminuye la probabilidad de ser picados por mosquitos. Se recomienda colocar telas mosquiteras en puertas y ventanas para mantener los ambientes de las viviendas libres de mosquitos.

La transmisión del dengue y los cuidados personales

La transmisión de la enfermedad se produce cuando un mosquito pica a una persona infectada y luego a una persona sana. El dengue no se contagia de persona a persona. Por ello, se debe reforzar la conducta de protección personal, para evitar la picadura de mosquito, sobre todo al amanecer y al atardecer, ya que son los momentos de mayor actividad de estos insectos.

Las recomendaciones más efectivas para prevenir picaduras son: usar siempre repelente y renovarlo cada 4 horas, y vestir ropa clara cubriendo en lo posible brazos y piernas.

Síntomas y tratamiento

Los principales síntomas de la enfermedad a los que debemos estar atentos y especialmente de ocurrir entre los meses de diciembre a mayo, son fiebre, malestar general, mialgias, dolores musculares y en articulaciones y dolor detrás de los ojos. Generalmente suele aparecer un sarpullido en el cuerpo y extremidades. Con el transcurso de los días pueden llegar a aparecer síntomas gástricos acompañados de vómitos y diarrea.

“Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, debe recurrirse al médico y no automedicarse, en especial no tomar aspirinas y mantener un buen estado de hidratación”, concluye Espinosa.

Fuente: Mundo Sano


Por las redes