Harto del reggaeton, inventó esta máquina para atacar y silenciar el parlante de su vecino

Roni Bandini sorprendió con esta idea que usa inteligencia artificial. Su secreto para interferir el altavoz de los vecinos molestos.

Reggaeton Be Gone
Reggaeton Be Gone

La convivencia con los vecinos a veces puede ser bastante compleja, sobre todo si los vecinos son ruidosos. Como los de Roni Bandini, un inventor argentino especializado en inteligencia artificial, que, al cansarse de que su vecino escuchara reggaeton todas la mañanas, decidió tomar riendas en el asunto pero de una manera bastante particular.

Bajo el nombre ‘Reggaeton Be Gone’, inspirado en el viejo TV-B-Gone (un dispositivo de 2004 que permitía apagar televisiones) y gracias a una Raspberry, este programador ha creado una máquina capaz de detectar automáticamente que está sonando este género para apagar o interferir en la señal del altavoz.

Reggaeton Be Gone
Reggaeton Be Gone

¿Cómo funciona Reggaeton Be Gone?

El reconocimiento de la música lo hizo con Inteligencia Artificial, específicamente Machine Learning. Luego, Bandini descargó canciones representativas del estilo, las pasó a mono, bajó la resolución a16khz, hizo un split de 4 segundos, usó un bloque de procesamiento MFE y un algoritmo de clasificación. Finalmente exportó el modelo entrenado con extensión .eim para Linux bajo procesador ARM.

El funcionamiento del modelo es relativamente sencillo. Es capaz de detectar los patrones del reggaeton y actúa como threshold. En producción musical, este término hace referencia a una de las claves de la compresión de sonidos: determinar el volumen de destino y reducirlo en caso de que rebase una tasa superior a la que hemos establecido.

En otras palabras, superado el umbral del algoritmo, el código dispara ráfagas rfcom y l2ping a la dirección MAC del altavoz Bluetooth. Estos comandos, en principio, están pensados para enviar solicitudes a dispositivos Bluetooth y probar su latencia. Pero usados con otros fines pueden servir para atacar la señal de reproducción e interferirla, hasta el punto de poder apagar la reproducción por completo.

¿Caso de éxito?

El proyecto, según detalla su inventor, no ha sido del todo fructífero. Uno de los principales problemas es que hay paredes de por medio, algo que no permite al dispositivo interferir por completo la señal.

Por otro lado hay una solución muy sencilla para contrarrestar a esta máquina: alejar el altavoz de ella. Al notar las interferencias, el vecino cambió la ubicación del altavoz.

Seguí leyendo:

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA