El día que Luca Prodan frenó los cánticos machistas en pleno recital de Sumo

LUCA PRODAN. Una de las figuras más importantes del rock nacional.
LUCA PRODAN. Una de las figuras más importantes del rock nacional.

Fue en 1987, en Obras, el mismo año que falleció.

Hoy en día la lucha del feminismo para desterrar conductas machistas nos atraviesa, y todos, en mayor o menor medida, estamos al tanto de los derechos de la mujer, de las injusticias sufridas hacia este género, de la igualdad y de lo que pregona movimientos como Ni una menos. Pero hace 35 años, cuando Sumo y su líder Luca Prodan hacían música, la situación era muy distinta.

Pocos se expresaban a favor de los derechos de la mujer y frenaban conductas machistas, sobre todo hombres, en cambio Luca Prodan fue un defensor tempranero de la mujer dentro del mundo del rock. En distintas ocasiones, dio muestras de su compromiso con esta causa.

Luca sigue vivo en la memoria colectiva del rock nacional
Luca sigue vivo en la memoria colectiva del rock nacional

Este jueves, el sitio Filo News dio a conocer un video de un recital de Sumo en 1987, realizado en Obras (Ciudad de Buenos Aires). Ese mismo año fue cuando murió Luca, el líder de la banda, más precisamente en diciembre tras haber hecho recitales durante todo el año con el grupo musical. Fue encontrado muerto en su casa tras haber sufrido un paro cardiaco a sus 34 años.

En ese recital de 1987, Andrés Calamaro había sido invitado a cantar junto a Sumo, banda que fundó Luca (vocalista) en 1981 y que integraban Germán Daffunchio y Ricardo Mollo (guitarra), Diego Arnedo (bajo), Alberto Troglio (batería) y Roberto Pettinato (saxo).

En el video se puede ver que al subir a tres mujeres al escenario, el público se puso a silbarlas e insultarlas mediante cánticos. Inmediatamente, Luca frenó el recital y con tono de enojado, en su español aprendido, dijo: “¡No, no, no! Espera... ¡Nada de machismo! Son buenas mujeres, muy inteligentes y tienen su sensibilidad”.

Formación de Sumo en 1983: Luca Prodan, Alejandro Sokol, Roberto Pettinato, Germán Daffunchio y Diego Arnedo. Foto: Claudina Pugliese.
Formación de Sumo en 1983: Luca Prodan, Alejandro Sokol, Roberto Pettinato, Germán Daffunchio y Diego Arnedo. Foto: Claudina Pugliese.

El público no se tomó bien la respuesta del nacido en Roma, Italia y siguió abucheando. Luego, la gente agredió al grito de “Put..., put..., put...” a Andrés Calamaro, y Prodan volvió a tomar la palabra. “Por ahí a mi no me gusta tu abuela... pero si yo voy y le empiezo a gritar, vos te enojás. Además me dicen put... y acá somos todos trolos”, soltó.

Qué pensaba Luca Prodan del machismo y el maltrato a la mujer

Prodan era un defensor acérrimo de los derechos de las mujeres. En una entrevista ofrecida al periodista mendocino Néstor Nardella, de Emisora del Sol, le dijo: “El macho bonaerense, porque quería decir macho argentino pero es distinto en distintas provincias, trata mal a la mujer y después la mujer lo deja, y después llora, toma y canta un tango. Y a mí me parece de última”.

“El tango en su época, claro, tuvo su repercusión, pero yo estoy hablando de las razones sociales porque existe esto: siempre es un macho llorón, llorando ¿y por qué? Porque trató mal a su mujer, y tratala bien, loco, por ahí te va bien, no llorás más”, agregó.

Luca Prodan salvó de un abuso a la cantante y actriz Juana Molina

En 2019 se conoció un lamentable suceso que el cantante ayudó a evitar. Juana Molina, recién llegada al país, estaba comenzando su carrera como actriz. Había sido recibida en Buenos Aires en el Café Einstein y el Zero Bar, epicentros del under, donde actuaban las bandas más importantes del rock nacional en los 80. Allí conoció al líder de Sumo.

Recuerdo de un ícono del rock nacional: Luca Prodan
Recuerdo de un ícono del rock nacional: Luca Prodan

Juana relató cómo fue el intento de abuso en el que Luca la salvó. “Una vez los dos nos subimos al auto de un tipo, que no me acuerdo quién era. Yo iba en el asiento del acompañante y Luca en el de atrás. De golpe el tipo me empezó a hacer preguntas y por dentro pensaba: Ay, este pesado me está tirando onda, la put... madre. En un momento el tipo me pone la mano en el muslo”, contó.

“Yo era muy joven y sola no hubiera sabido qué hacer con ese tipo ahí. Me quedé dura. Medio que era como un hecho que cualquier tipo te podía poner una mano encima...”, siguió narrando Juana.

Juana Molina
Juana Molina

“Y cuando lo ve, Luca salta y le grita: ¿Pero no te das cuenta que no quiere que la toques? ¿No tenés nada en la cabeza? ¡La chica no quiere saber nada con vos. El tipo no sabía dónde meterse. Se quedó asombrado. Y yo lo miraba a Luca sonriendo y pensaba: ‘¡Mi ángel de la guarda!”, remató Molina.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA