Video: otra misa se convirtió en un acto politizado al canto de “la patria no se vende”

A una semana de que un oficio religioso en San Cristóbal se convirtiera en un acto contra el gobierno de Milei, la escena se repitió en Constitución. Esta vez tuvo la participación del obispo auxiliar y vicario general de Buenos Aires, quien tuvo que salir a pedir disculpas mediante un comunicado.

Otra misa se convirtió en un acto político al canto de “la patria no se vende”
Otra misa se convirtió en un acto político al canto de “la patria no se vende”

Una misa se transformó en un acto militante kirchnerista luego de que los participantes comenzaran a cantar “La Patria no se vende”. El hecho ocurrió en Constitución, Buenos Aires, en esta ocasión la situación fue más grave que la otra misa militante de la semana pasada porque contó con la presencia de Gustavo Carrara, obispo auxiliar y vicario general de Buenos Aires, quien compartió un comunicado pidiendo disculpas.

Ocurrió el viernes en la parroquia Inmaculado Corazón de María, durante un homenaje al sacerdote Mauricio Silva, desaparecido en 1977 mientras trabajaba como barrendero. A la ceremonia asistieron otros trabajadores del rubro, dirigentes gremiales y sociales.

En un video que se viralizó en las redes, se observa cómo varios participantes y sacerdotes entonaron a viva voz el cántico “La Patria no se vende”, utilizado por la oposición al Gobierno nacional.

“Como celebrante principal, asumo la responsabilidad y pido humildemente disculpas a quien pudiera sentirse ofendido”, expresó Carrara en el comunicado. Parafraseó al Papa Francisco, advirtiendo que “para muchos hoy la política es una mala palabra”.

“Antes de la bendición final, fui sorprendido por una señora que empezó a cantar ‘La Patria no se vende’, y muchos de los presentes en el templo continuaron el canto por un minuto. Interrumpí, hice la oración, di la bendición y el saludo final”, escribió sobre el hecho.

Gustavo Carrara, obispo auxiliar y vicario general de Buenos Aires.
Gustavo Carrara, obispo auxiliar y vicario general de Buenos Aires.

Carrara señaló que entiende que “algún fiel sencillo podría verse confundido o incluso molesto por esta situación, que puede interpretarse como politizar partidariamente la celebración de la Eucaristía, que es sacramento de unidad”. Sin embargo, agregó que “celebrar la Eucaristía es celebrar el Amor, y es necesario que ese amor salga más allá del templo, también en la acción política”.

Finalmente, Carrara citó una reflexión del Papa Francisco: “Para muchos, la política hoy es una mala palabra, y no se puede ignorar que detrás de esto están a menudo los errores, la corrupción y la ineficiencia de algunos políticos. A esto se añaden las estrategias que buscan debilitarla, reemplazarla por la economía o dominarla con alguna ideología. Pero, ¿puede funcionar el mundo sin política? ¿Puede haber un camino eficaz hacia la fraternidad universal y la paz social sin una buena política?”.

El antecedente de la misa k

La semana pasada, un grupo de militantes kirchneristas y de Derechos Humanos recordó con una misa a la recientemente fallecida Nora Cortiñas. Lo que debía ser un oficio religioso derivó en un acto político cuando los presentes, incluidos los monaguillos, comenzaron a cantar “La Patria no se vende” durante la consagración de la Eucaristía. Este incidente ocurrió en la iglesia de la Santa Cruz, ubicada en el barrio porteño de San Cristóbal.

Qué dijo el arzobispo de Buenos Aires sobre las misas militantes

Monseñor Jorge García Cuerva, arzobispo de Buenos Aires, se refirió en una misa en la parroquia San Ildefonso a los dos hechos recientes en Iglesias de la Ciudad de Buenos Aires: “La misa es algo sagrado, porque está en las entrañas más profundas de la fe de nuestro pueblo. Aquí venimos a alimentarnos de unidad, de fraternidad, de paz. Por eso no está bueno usar la misa para dividir, para fragmentar, para partidizar. No está bueno usar la misa para que terminemos separados como hermanos”.

Jorge García Cuerva, arzobispo de Buenos Aires.
Jorge García Cuerva, arzobispo de Buenos Aires.

“Tampoco está bueno contar con la buena fe de quienes participan de la eucaristía o de los sacerdotes a los que se invita a presidirla para que después pase lo que ha pasado en estos días, como le ha pasado ayer a monseñor Gustavo Carrara. Por eso la misa es algo sagrado. La misa es para unirnos, para hacernos hermanos”, continuó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA