Un exagente aduanero aseguró que Aliaga le exigió 240 mil dólares en nombre de Bento para obtener su libertad

Gonzalo Ramírez Madrid declaró que el presunto mano derecha del exjuez lo presionó para que pagara una coima cuando estuvo detenido por una causa de contrabando.

Gonzalo Ramírez Madrid declaró en contra del exjuez Walter Bento
Foto: Orlando Pelichotti
Gonzalo Ramírez Madrid declaró en contra del exjuez Walter Bento Foto: Orlando Pelichotti

Este martes no fue un día más en Tribunales Federales. La nueva audiencia en el megajuicio que se lleva adelante por una treintena de imputados, implicados con el funcionamiento de una presunta asociación ilícita, contó con la llegada del exjuez federal Walter Bento en calidad de detenido por primera vez.

En ese marco, durante la mañana declararon dos testigos que mantuvieron contactos con Diego Aliaga, el despachante de aduanas asesinado que está sindicado como el manoderecha de Bento en la presunta banda que se jactaba de cobrar coimas a detenidos a cambio de beneficios judiciales.

El primer testimonio fue del peluquero Marcelo Dorsemaine, citado por la Fiscalía para afirmar el vínculo entre uno de sus clientes, Javier Ortega y Aliaga. Sostienen que pagó unos 722 mil dólares para obtener la libertad cuando fue detenido por contrabando. El hombre indicó que Ortega le sirvió de puente para gestionar la compra de un departamento en Guaymallén por parte de Aliaga, pero no se concretó finalmente. Es decir que el contacto entre ellos existía.

Pero sin dudas, la declaración más importante de la mañana fue la siguiente. Se trató del exagente aduanero, Gonzalo Ramírez Madrid, quién fue el primero que denunció a Bento como operador de coimas. Lo hizo en el año 2018, cuatro años después de que el exjuez lo detuviera e imputara en una causa por contrabando de cigarrillos.

Gonzalo Ramírez Madrid
Foto: Orlando Pelichotti
Gonzalo Ramírez Madrid Foto: Orlando Pelichotti

El hombre oriundo de Bariloche permaneció arrestado durante 9 meses y aseguró que fue presionado por Aliaga para pagar una coima de $240 mil dólares, más la entrega de una casa y un auto, para lograr su excarcelación. Además, denunció torturas que sufrió para ceder ante la extorsión.

Ramírez Madrid sostuvo que pasó 11 días detenido en la Unidad Penitenciaría 32, dónde “efectivamente hay un trato degradante e inhumano, que es normal” en ese lugar, dijo citando a los testimonios de algunos de los imputados. Luego fue trasladado al penal de Bolougne Sur Mer, porque en ese momento no existía la Cárcel Federal de Cacheuta. Fue alojado en el Pabellón 16 y logró comprarle un teléfono a otro recluso, para comunicarse con su familia, sus abogados y sus “compañeros de gremio”, ya que él era sindicalista.

Ramírez Madrid aclaró que conocía a Aliaga por su labor como despachante de aduanas y en un momento recibió un llamado por parte de él. “Por supuesto lo conocía desde que llegue acá (a Mendoza), era un chico muy sagaz, entrador e inteligente. Enseguida agarraba confianza y se metía en las oficinas. La relación en general fue buena, hasta que a él lo suspenden por una de las causas” de contrabando, contó.

El exfuncionario público contó cómo le habló Aliaga en el primer contacto telefónico: “Soy el Loquillo, te la voy a hacer corta: para salir de ahí tenés que poner 40 mil dolares. Pero además tenés que juntar 200 mil dólares entre todos los imputados”, relató. Y manifestó que el operador le aclaró que el dinero era para “Volkswagen”, el apodo con el que mencionaba a Bento.

Ante esto, Ramírez Madrid se negó y Aliaga le habría respondido: “Vos no estás en condiciones de pedir nada, ponés la guita o te pudrís en la cárcel”. El exempleado de AFIP contó también que cada vez que lo llamaba Aliaga, lo atendía en altavoz y escuchaba lo que le decía junto a Juan Carlos Iñiguez y Roberto Flores, quiénes también estaban detenidos por la misma causa.

“Era una persona agresiva e iba aumentando. Cada vez que me llamaba, me decía ´vos 40 y tu departamento. Y decile a Cristian (la pareja de Ramírez Madrid) que me traiga tu auto firmado, un Peugeot 308´”, siguió contando el hombre.

El exmagistrado fue destituido el miércoles pasado por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y permanece alojado en la Cárcel Federal de Cacheuta.
Foto: Orlando Pelichotti
El exmagistrado fue destituido el miércoles pasado por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y permanece alojado en la Cárcel Federal de Cacheuta. Foto: Orlando Pelichotti

Además de mencionarlo como “VW”, Ramírez Madrid dijo que sabía que Aliaga no mentía y tenía “llegada” al juez. “Siempre lo ventilaba, sabía que lo sobreseyó y luego pidió el lenvamiento de la suspensión del registro de aduana”, agregó.

Como muestra de que Aliga no le mentía, en sus llamados permanentemente le relataba los pasos del expediente. “Tenía conocimiento de rechazos y avances. Por eso me daba tanto miedo”, dijo.

“Yo sabía que no existía el derecho y así fue. Estuve 9 meses preso. Me quitaron el sueldo y la obra social. En ese momento mi papá se enferma de un cáncer en el estómago y mi papá estaba a cargo mio en la obra social”, comentó.

También Ramírez Madrid comentó que en medio de la presión por el pago de la coima, 10 efectivos del Grupo GEO lo sacaron de su celda “a los golpes” en Bolougne Sur Mer y lo dejaron desnudo tras la requisa, en una conocida como el “jaulón” en pleno invierno.

“Me dejaron ahí un tiempo y yo estaba congelado, en posición fetal. Cuando pasaban los penitenciarios les preguntaba por qué me hacían eso y me respondieron que era orden del juez”, confesó.

“No denuncie a Bento antes porque tenía miedo y la asimetría de poder era inmensa. Lo hice recién en diciembre de 2018, en absoluta soledad cuando esto todavía no era público. Lo que ocurre es que nadie me quería patrocinar. Todos tenían miedo al juez Bento”, completó.

Ramírez Madrid obtuvo la libertad en 2014 por “la Cámara en feria” y en el año 2017, Bento lo volvió a imputar por “haberse servido de un certificado falso para intentar defraudar a la administración pública” en su cargo en la AFIP. Finalmente, la Cámara Federal lo sobreseyó.

En esa causa contó que el fiscal general Dante Vega apeló el sobreseimiento, por lo que aclaró que “no es mi amigo y no lo conozco fuera del ámbito institucional”. Finalmente el recurso fue revocado por Casación.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA