domingo 7 de marzo de 2021

Los defensores Quevedo Mendoza y Sánchez Azcona (hijo del juez).
Política

El juez Sánchez Rey fue echado, pero no se resigna e irá a la Suprema Corte

Antonio Sánchez Rey fue destituido por el Jury de Enjuiciamiento. La defensa del magistrado apelará la condena por mal desempeño de sus funciones y desorden de conducta y apuntó contra Alfredo Cornejo.

Los defensores Quevedo Mendoza y Sánchez Azcona (hijo del juez).

La novela judicial de Antonio Sánchez Rey como protagonista llegó a su fin, o al menos al final de la primera temporada. El magistrado fue destituido de su cargo en la Quinta Cámara Laboral por desorden de conducta con el voto de 12 de los 21 miembros del Jury de Enjuiciamiento. Sin embargo, el juez echdo no se resigna e irá a la Suprema Corte. La defensa, indignada, le dio motivaciones políticas a la destitución y apuntó contra el ex gobernador Alfredo Cornejo.

El juez, que intentó auto indemnizarse por una suma cercana a los $4,5 millones perderá la jubilación con el 82% móvil de su salario.

La defensa, a cargo de su hijo, Diego Sánchez Azcona, y de Efraín Quevedo Mendoza (h) se mostró enardecida porque cuando aún no se leía la sentencia, el resultado fue publicado por los medios de comunicación. “Es un atropello a la justicia lo que han hecho”, indicó el hijo del juez despedido a Los Andes.

El 2 de mayo de 2017, Sánchez Rey se lastimó su brazo con el portón de la playa de estacionamiento de la sede de Tribunales que se ubica en calle San Martín al 300. Por el accidente, le reclamó a Provincia ART una indemnización de $4,5 millones.

El escándalo tomó estado público en octubre de 2018, cuando no sólo se discutió el monto, sino su propio accionar, ya que el aval judicial al arreglo entre el accidentado y la ART recayó en la cámara que él integra; es decir el juez beneficiario del acuerdo iba a decidir sobre su validez. Por eso, Cristian David Herrera, titular de la Unidad para la Prevención del Fraude en las Relaciones Laborales y los recursos de la Seguridad Social realizó la denuncia.

Para evitar la destitución, que implica perder la jubilación de magistrado, en marzo de 2019, el juez presentó la renuncia al entonces gobernador Alfredo Cornejo y éste la rechazó, a la espera de que se resuelva el proceso.

El 30 de mayo, el Jury votó la suspensión del magistrado y la apertura del proceso y desde ese momento percibía la mitad de sus haberes.

El proceso llevaba meses detenido producto de la pandemia y la paralización de las tareas en la Judicia.

El Jury está conformado por los siete miembros de la Corte, siete diputados y siete senadores, en donde el oficialismo reúne la mayoría de los representantes (4 diputados y 4 senadores, contra 3 y 3 del peronismo). Con los supremos Dalmiro Garay recusado y Julio Gómez excusado, los camaristas Laura Guajardo y Marcelo Gutiérrez del Barrio terminaron del conformar la representación del máximo tribunal.

En los pasillos de Tribunales se señala que los 8 legisladores radicales, más los supremos vinculados a ese espacio (Pedro Llorente, José Valerio y Teresa Day), más el camarista Gutiérrez del Barrio fueron los que votaron por echar al juez laboral; del otro lado, fueron los seis legisladores del PJ, los supremos cercanos al peronismo (Omar Palermo y Mario Adaro), más la camarista Guajardo. Éstos proponían una sanción más leve: 180 días de suspensión.

Ese resultado es el que le da ala defensa del juez argumento político: “Es una directiva del señor (Alfredo) Cornejo lo que ha pasado, institucionalmente es una vergüenza lo que ha pasado”, dijo Sánchez Azcona.

“Nos enteramos por el diario que antes del tribunal, es grave y denota el ensañamiento político que había, muestra lo poco serio de parte del tribunal, no de todos los miembros. Está todo certificado y haremos las denuncias correspondientes”, agregó.

Considera también que el fallo, que será apelado ante el máximo tribunal, “es una clara lección” es “no se metan conmigo, eso ha mandado a decir el señor Cornejo, esto es como la obediencia de vida, son todos serviles los legisladores”.

Otro que recibió dardos fue el Procurador General, Alejandro Gullé quien “no fue capaz de dar la cara, lo mando al doctor (Gonzalo) Nazar porque sabía que no podía poner la cara. Al doctor Gullé, porque estaba con COVID, hace como un mes que está, está aislado por las dudas. Es vergonzozo lo que han hecho”.

“Cornejo maneja la justicia y hace lo que quiere con la justicia, esto se resolvió desde la política. Es el enojo del ex gobernador con alguien que no le gusta como actúa mi padre. Son más kirchneristas que los kirchneristas, que dicen que son atropelladores, que manejan la justicia, que no dejan hablar, esto es peor”, disparó y finalizó: “hoy (por ayer) se cobró un trofeo Cornejo”.