Quién es el abogado mendocino que acompañó a Juan Grabois a Colombia

Pablo Garciarena (centro) durante los juicios de lesa humanidad en Mendoza. A su izquierda Dante Vega, el fiscal que acusa ahora al juez Bento.
Pablo Garciarena (centro) durante los juicios de lesa humanidad en Mendoza. A su izquierda Dante Vega, el fiscal que acusa ahora al juez Bento.

Se trata de Pablo Garciarena, integrante de Xumec y parte de la comitiva con la que el dirigente social intentó ingresar al país sudamericano.

Una misión de dirigentes sociales y políticos argentinos, liderada por Juan Grabois, llegó ayer a Colombia para relevar la situación de derechos humanos en medio de las protestas. El piquetero amigo del Papa Francisco fue el único que no pudo ingresar a ese país, ya que las autoridades migratorias retuvieron al líder de Patria Grande y le informaron que iban “a proceder a la inadmisión”, según un video difundido por miembros del grupo argentino.

En la delegación, integrada por casi 20 personas, hay un mendocino. Se trata de Pablo Garciarena, un abogado vinculado a la defensa de los derechos humanos, quien desde Bogotá, donde está ahora, le comentó a Los Andes lo sucedido.

“Hay distintas versiones, se decidió que (Grabois) no ingresara. Él tenía la misma documentación, invitación y cumplía los mismos requisitos que el resto de la comitiva. El estado colombiano a través de autoridades migratorias no lo dejaron ingresar, al resto sí y ya estamos en Bogotá con la agenda que teníamos prevista”, indicó.

Garciarena es fiscal auxiliar de la Unidad Fiscal de Derechos Humanos de la Justicia Federal en Mendoza. Anteriormente fue abogado querellante por la Secretaría de DDHH de la Nación en los juicios de lesa humanidad en la Provincia. También es miembro de la Xumek, la ong que representa a víctimas de graves violaciones a los derechos humanos ante la Justicia provincial, nacional y sistemas internacionales de protección de derechos humanos. Uno de los referentes de esta organización es el actual juez federal Pablo Salinas, entre otros.

Garciarena fue invitado a Colombia justamente por pertenecer a Xumec y a un movimiento social llamado Nuestramerica. Como tal participó también en la delegación que fue a Bolivia en noviembre de 2019, tras la salida de Evo Morales del poder. En ambas comitivas formaron parte representantes de distintos organismos de DDHH, como Serpaj, APDH, CELS y Xumek.

Garciarena, con Grabois cuando viajaron a Bolivia a fines de 2019.
Garciarena, con Grabois cuando viajaron a Bolivia a fines de 2019.

La misión a Colombia

Según Garciarena, la misión se decidió ante “las reiteradas denuncias de violaciones a los derechos humanos que se adjudica a las fuerzas regulares del Estado” y a bandas paramilitares que actuarían conjuntamente en las protestas que se suceden en Colombia desde hace un mes.

La idea de la delegación argentina es permanecer en ese país hasta el 2 de junio y visitar otras ciudades donde las movilizaciones sociales ha sido importantes, en las que se acumulan denuncias por abusos de las fuerzas de seguridad.

“Desde esta mañana temprano estuvimos 6 horas con las plataformas de DDHH, que son distintas organizaciones de Colombia donde nos informaron cuál es la situación de vulneración de DDHH en el marco del paro que mañana cumple un mes”, agregó Garciarena.

Que dijo el Gobierno colombiano sobre Grabois

El video en el aeropuerto de Bogotá y la denuncia del dirigente social se viralizaron por las redes, por lo que Migración Colombia emitió un duro comunicado.

“Tras realizarse los procesos de control y verificación migratoria correspondientes, se autorizó el ingreso de 19 de los 20 miembros de dicha delegación”, explica el texto en relación a Juan Grabois.

Así, “un ciudadano de nacionalidad argentina, quien se negó a que se le realizara una verificación a sus documentos, luego de que el sistema arrojara una alerta por vencimiento de su pasaporte y faltó al respeto al Oficial de Migración y al Supervisor a cargo, fue inadmitido de acuerdo con lo estipulado en el Artículo 2 del Decreto 1727 del 21 de diciembre de 2020”.

El extranjero quien “de forma vehemente, exigía su ingreso al país, basado en quién era y quiénes lo habían invitado, fue dejado a disposición de la aerolínea, con el fin de que se cumpla la orden de inadmisión”.

“Migración Colombia rechaza este tipo de comportamientos, así como las presiones ejercidas para autorizar su ingreso, e invita a los ciudadanos nacionales y extranjeros, a respetar la normatividad nacional, así como al Oficial de Migración. La inadmisión de este ciudadano extranjero se da de manera discrecional, dentro del marco de las competencias que tiene Migración Colombia y hace parte de las más 1.500 inadmisiones que se han efectuado a ciudadanos extranjeros en lo corrido de este año”, concluye.

Por estas horas, Grabois está en la capital peruana, Lima, esperando el vuelo de regreso al país.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA