Mensajes entre el oficialismo y la oposición por el clima político y las repercusiones de la misa ‘por la paz’

Alberto Fernández participa de la “Misa por la paz y la fraternidad” en Luján.  (Foto NA/Mariano Sánchez).
Alberto Fernández participa de la “Misa por la paz y la fraternidad” en Luján. (Foto NA/Mariano Sánchez).

El llamado al diálogo por parte del oficialismo es tomado con escepticismo por parte de la oposición. La puesta en escena en la Basílica de Luján es un ejemplo de ello, pero los mensajes de un lado y de otro se suceden.

Las repercusiones por la “Misa por la Paz y la Fraternidad” que convocó el peronismo tras el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner, y que se realizó en la Basílica de Luján, provocó las primeras repercusiones desde el arranque de la convocatoria pero se acentuó luego de que este sábado se llevara adelante la misma.

La puesta en escena armada por el propio oficialismo en el templo religioso apuntó desde el comienzo a potenciar la división, ya que tal como lo señala TN, el kirchnerismo construyó un escenario para aparecer como un adalid de la fraternidad en contraste con la oposición.

Pero esta situación trajo repercusiones puertas adentro de la propia Iglesia: la institución dejó trascender que la misa no tenía nada que ver con su llamado a la oración y el obispo de Mercedes-Luján (que ofició la misa) Jorge Scheinig, dijo hacia el final que había recibido el pedido del intendente para celebrarla y que lo aceptó sin saber que luego tomaría una enorme envergadura. Por lo tanto, pidió disculpas por “si metí la pata”.

“Quisiera hacer una aclaración. Este fin de semana los obispos de la Argentina incitamos a todo el país a rezar por la paz y no pensamos en una misa ni en un evento central. Cuando el intendente de Luján me propuso hacer esta misa, le dije que sí. Pero fue creciendo la envergadura de la misa y yo quiero pedir disculpas”, expresó el religioso en una suerte de descargo por la politización de la ceremonia.

“De verdad, lo quiero hacer de corazón, porque tal vez yo no invité por no querer hacer algo tan importante, me equivoqué, metí la pata, como decimos”, remarcó y agregó que “Quiero pedir perdón de verdad, porque así fue, fue rápido ya veces estas cosas nos superar”.

“Por otro lado, ustedes saben que todas las iglesias siempre estamos dispuestas a dar una mano a la fraternidad, a la paz, el papa Francisco insiste tanto en la cultura del encuentro, eso es lo nuestro, porque el Señor nos enseñó eso: hay que juntarnos. Tiene que haber fraternidad, así lo hizo Jesús”, se justificó Scheinig.

Desde el Gobierno aseguraron que dicha convocatoria fue para todos los sectores, sin embargo varios referentes de la oposición expresaron que no fueron invitados. Tal es el caso de Patricia Bullrich o Mario Negri, quien dijo que “solo recibí un mail con el folleto que repartían de la misa, no era una invitación ni la firmaba nadie, solo me mandaron ese folleto”.

El mensaje de Macri por el atentado y la ilusión de diálogo

Según lo señala el periodista Santiago Fioriti en Clarín, el viernes el expresidente Mauricio Macri recibió un llamado de un celular que no tenía registrado. Como no atendió, a los minutos un mensaje de WhatsApp explicaba el motivo de dicha llamada: “Hola, presidente Macri, soy Eduardo Valdés, lo llamé personalmente a este celular para repudiar las amenazas hacia su persona vía trolls de odio. Ojalá que nos animemos a escucharnos y a parar este momento de violencia. Derribemos muros, construyamos puentes”.

Desde el mismo medio aseguran que con el expresidente transitan días de extrañas sensaciones: Cristina se sorprendió y celebró cuando le contaron que había sido uno de los primeros en repudiar el atentado y en pedir por su esclarecimiento. Desde entonces, sobrevuela cierta fantasía de que un diálogo con él -o a instancias de él- puede ser posible para bajar la tensión política.

“Algo hay. Nos dimos cuenta de que en la oposición todo depende de él. Antes queríamos hablar con Larreta porque nos parecía el más razonable, pero ahora sabemos que no tiene sentido porque no es el que manda”, dicen dirigentes del oficialismo que buscan replantear las reglas de convivencia tras el ataque a la Vicepresidenta.

El diálogo político, entre la misa y proyectos para controlar el discurso público

La convocatoria al diálogo fue liderada por “Wado” De Pedro, pero con escuetos resultados: en La Cámpora dicen que hubo resistencia de la oposición, pero sostienen que las conversaciones se trabaron por un boicot del propio Fernández, que, en palabras de su portavoz, Gabriela Cerruti, intentó bajarle el precio a las pocas horas de que trascendió la noticia.

Las declaraciones de Victoria Donda, titular del INADI, tampoco ayudaron: en una columna en Infobae describió que “las armas de los odiadores las cargan los Macri, las Bullrich, los Milei, las Granata y los López Murphy”. Los opositores exigieron su renuncia.

“Si no callan a estos personajes ¿cómo nos vamos a sentar a dialogar?”, afirmó uno dirigente de la oposición al oficialismo. De Pedro sostiene que él seguirá trabajando en la misma dirección y se esperan novedades para los próximos días.

Otro que le atendió el teléfono al ministro fue Gerardo Morales, el gobernador de Jujuy. Hablaron tres días seguidos. El martes y el miércoles por teléfono y el jueves cara a cara, en Chaco. Wado no pudo convencerlo de que se sumara a la misa en Luján. Tampoco lo logró con Facundo Manes, que se excusó por problemas de agenda. A Margarita Stolbizer la contactó Cristina Álvarez Rodríguez y también dijo que no.

Se dijo que Martín Lousteau había sido convocado. No es cierto, aunque el senador está preocupado por el clima político y por el rumbo de la economía y observa con desolación algunas actitudes de sus compañeros de Juntos por el Cambio. Estaba en Estados Unidos cuando le informaron del atentado a Cristina. No dudó en contactarse con Máximo Kirchner. “Me acabo de enterar, un abrazo para vos y para la familia”, le escribió. Máximo le respondió con asombro: “Se agradece, la verdad, son pocos los que me escribieron”. Otro radical, Emiliano Yacobitti, se plegó. Máximo le agradeció. Yacobitti, a su vez, fue contactado por De Pedro. No hubo avances, pero podrían retomar la charla.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA