La UCR mendocina dice que evitó un “impuestazo” con el voto en contra al Presupuesto 2022

El diputado nacional Lisandro Nieri, recordó que no se sancionó presupuesto 2020 por decisión de Fernández y si en 2021 y que en ambos ejercicios se discriminó a Mendoza.
El diputado nacional Lisandro Nieri, recordó que no se sancionó presupuesto 2020 por decisión de Fernández y si en 2021 y que en ambos ejercicios se discriminó a Mendoza.

La reacción opositora llegó después de que el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, señalara que por la caída de la pauta de gastos del año que viene, Mendoza perdería más de 9.000 millones de pesos. “Con o sin presupuesto, Mendoza ha sido perjudicada” dicen en el Gobierno.

El rechazo de la oposición al proyecto del Presupuesto 2022 sigue dando coletazos entre el Frente de Todos y el principal frente opositor Juntos. Durante el fin de semana, desde Nación salieron a marcar todos los posibles perjuicios económicos que tendrán las provincias con el voto negativo en la Cámara de Diputados. La respuesta no demoró: desde el radicalismo mendocino aseguraron que se “esos recursos iban a ser un impuestazo para la clase media”.

En la gestión de Rodolfo Suárez aguardan una convocatoria por parte del gabinete de Alberto Fernández y aseguraron que “con o sin Presupuesto, Mendoza ha sido perjudicada constantemente”.

Las repercusiones surgieron luego de declaraciones en redes sociales del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien sostuvo que el voto en contra al Presupuesto 2022 implicaría pérdida de recursos coparticipables a las provincias.

Según Massa, para Mendoza, la pérdida sería de $11.204 millones, en base a $3.074 millones menos del impuesto a Bienes Personales; $4.052 millones por Impuesto a las Ganancias; $2.023 millones extra de lo que iba a ser una suba extra del Fondo de Compensación al Transporte Público de Pasajeros; y $2.055 millones de obras públicas a ejecutar que habían ingresado por planilla suplementaria.

“No lo hago de gusto, solo cumplo con mi responsabilidad institucional de informar con base en el funcionamiento de la Ley de Coparticipación Federal que se sustenta en la Constitución Nacional”, señaló Massa.

Quien acompañó estas declaraciones fue todo el arco de diputados del Frente de Todos. Marisa Uceda, legisladora de la Cámara Baja volvió a calificar a la oposición de irresponsables y agregó información sobre los recursos que dejaría de percibir Mendoza en 2022.

“El rechazo por parte de la oposición irresponsable al Presupuesto 2022 genera una reducción de transferencia de recursos a las provincias”, marcó.

En tanto, Liliana Paponet, también diputada del Frente de Todos, sostuvo que no se trata de un “impuestazo”, y aseguró que el presupuesto “en ningún momento plantea modificaciones a la forma en que los contribuyentes venían tributando, decir otra cosa es llanamente mentir, y buscar formas para justificar la negativa a un presupuesto que significaba obras y trabajo fundamentalmente con una puesta a la producción y construido en clave federal”.

Además consideró que desde el gobierno de Mendoza “aplican una doble vara, porque no les pareció mal el brutal incremento del impuesto inmobiliario que llevó adelante el gobierno de Suarez. Esto si impacta directamente en el bolsillo de los mendocinos y las mendocinas”.

También defendió a Massa al expresar que “está obligado a advertir sobre los riesgos de haber dejado sin presupuesto al país. Es una cuestión de responsabilidad institucional. Y es lo que hizo”.

Irresponsable es votar en contra del presupuesto en pleno proceso de reactivación económica que Argentina viene transitando, luego de una de las pandemias más importantes de las que se tenga registro”, culminó.

Discriminación e “impuestazos”

Por parte del Poder Ejecutivo mendocino fueron varios los que salieron a contestar a Massa. En primer lugar fue el ministro de Gobierno, Víctor Ibáñez, quien sugirió que no sería una buena idea que estas declaraciones del dirigente del Frente de Todos se tomen como una amenaza.

“Prefiero pensar que no lo es, porque sería una nota más del deterioro de la relación entre Nación y Provincias, que se vienen dando en esta gestión”, comentó.

El funcionario de Suárez sostuvo también que Mendoza “ha sido perjudicada en cuanto a los fondos discrecionales que distribuye la Nación”. Además esperan que la reconducción del Presupuesto 2021 para el año que viene “no sea un perjuicio aún mayor”, y que estarán abiertos igualmente al diálogo para los próximos días si son convocados desde el gabinete nacional.

Por otro lado, el diputado Lisandro Nieri insistió en que el Presupuesto 2022 “era un mamarracho” y una “ficción”, teniendo en cuenta las previsiones de una inflación prevista en 33%, cuando el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central lo calcula a un 52%.

El ex ministro de Hacienda agregó a Aurora Argentina que los perjuicios contra Mendoza vienen “con o sin Presupuesto”, y ejemplificó que en el 2020, año en el que el oficialismo decidió no enviar un proyecto de la ley de leyes al Congreso, “discriminó a Mendoza en el reparto de recursos discrecionales”; pero marcó que “la misma discriminación ocurrió en el 2021, cuando sí hubo Presupuesto”.

“Nosotros ya hemos vivido estos dos momentos en Mendoza. Si tienen voluntad política de discriminar a Mendoza porque es de un color distinto al nacional, con o sin presupuesto lo van a hacer”, opinó.

De acuerdo a los $180.000 millones que se “perderían” según Nación en lo que respecta a ese monto extra del impuesto a Ganancias (no ses prorrogará el ajuste por inflación) sumado a la prórroga de la facultad de subir la alícuota de Bienes Personales, Nieri sostuvo que ese proyecto “aumentaba impuestos” y que la oposición “evitó un impuestazo” con el voto en contra.

“Lo que no dice el oficialismo es que todo ese dinero se los iban a sacar a la clase media y a las empresas argentinas. Se dijo que no a un impuestazo”, asestó.

Por último, dijo que con o sin este Presupuesto “iban a tener discrecionalidad con los recursos, porque la inflación del 33% está completamente subestimada” y esto implicaría dejar sin destino los fondos que ingresen por recaudación que estén impactados por a inflación, como el IVA.

Del lado de la secretaría de Servicios Públicos, expresaron que el Presupuesto 2022, con los $46.000 millones para las provincias para el Fondo Compensador del Transporte Público “iba a mantener en términos reales lo mismo que terminaremos ejecutando este 2021″, por lo que determinaron que de ninguna manera se trataba de una suba en términos reales.

Con los $28.000 millones dispuestos que quedarán sin la aprobación de la Ley de Leyes habrá, de esta manera, una rebaja del 70% en términos reales. “Era tan insostenible este número que los propios gobernadores peronistas hicieron público el reclamo, que nosotros venimos planteando hace tiempo”, acotaron, e insistieron en que la zona del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) tiene un subsidio del 100% del costo de transporte.

Respecto al Proyecto rechazado, aseguraron que seguía “manteniendo la inequidad más amplia desde la recuperación de la democracia en perjuicio del interior del país, pero se evitaba el papelón de tener, en términos nominales, menos fondos que lo que se ejecutó este año”.

“Ese supuesto perjuicio no es tal, dependemos de la recaudación nacional y de la voluntad del Ejecutivo en ampliar esas partidas. Así fue también en 2020 y 2021. Nada cambia”, finalizaron.

Sin Presupuesto, el sector eléctrico pretende negociar “de manera personal” con Nación

Otro tema que compete a las principales compañías distribuidoras de energía eléctrica es la deuda que mantienen con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa). Según el Presupuesto 2022 caído, se planteaba un régimen de refinanciación de los pasivos que tienen, y que rondan los $206.000 millones.

Por ejemplo, Edenor y Edesur deben entre $16.000 y $17.000 millones cada una; EPE de Santa Fe, unos $14.000 millones; EMSA de Misiones, $11.500 millones; y en el caso de Edemsa, de nuetra provincia, unos $8.000 millones, entre otros.

Según afirmaron fuentes del sector eléctrico a Los Andes “todo quedó en la nada” y ahora se aguarda un ciclo a futuro de renegociaciones “uno a uno” con Nación, para llegar a buen puerto en el conflicto.

Sucede que las compañías no pagaron en su momento sus deudas con Cammesa en un contexto en el que los aumentos de tarifas han estado “planchados” por decisión nacional, en contexto inflacionario y de crisis económica.

“Lo que se ha intentado siempre es compensar deuda por esta falta de actualización de tarifas”, relataron a Los Andes. De esta manera, indicaron que, “o se negocia uno a uno, o se estará sujeto a algún acuerdo”.

La ley del Presupuesto, tal como marcaron, lo que iba a hacer era “formalizar y saldar los intereses de las deudas con una compensación”. No obstante, aclararon que hoy la mayoría de las compañías, salvo excepciones, están pagando a Cammesa, por lo que no se está generando mayor deuda.

“Sin dudas hubiese convenido la aprobación del Presupuesto, pero confiamos en que se siga en la senda del diálogo”, culminaron.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA