sábado 17 de abril de2021

Imagen ilustrativa / José Gutiérrez
Sociedad

Escuelas de la UNCuyo: los padres quieren más presencialidad para sus hijos

Los chicos irán a la escuela una semana por mes. “Esto no garantiza continuidad ni vínculos humanos”, se quejaron.

  • martes, 9 de marzo de 2021
Imagen ilustrativa / José Gutiérrez

Padres y alumnos de las escuelas dependientes de la Universidad Nacional de Cuyo manifestaron preocupación por el esquema planteado para el dictado de clases en esos establecimientos, con un protocolo “demasiado estricto que no garantiza continuidad ni vínculos humanos”.

Fundamentan los padres que el riguroso protocolo que pretende aplicar la universidad no focaliza en la salud mental de los adolescentes.

Lo cierto es que, mientras que la mayoría de los establecimientos educativos ya han retomado las clases con protocolo -adaptándose cada institución a su espacio físico- en las de la UNCUYO las directivas “son poco claras y muchos alumnos aún no han tenido contacto con los docentes”.

No obstante, más allá de este período “confuso”, con alumnos que aún no han tenido contacto con docentes, aseguran que durante el año pasado las clases fueron “escasas y desorganizadas” y que los estudiantes “solo se limitaron a repasar tareas”.

Nicole pasó a tercer año en el Departamento de Aplicación Docente (DAD) y todavía está a la espera de novedades de su escuela.

“No tenemos horarios ni nada concreto. Se les dio prioridad a los de quinto, nosotros seguimos esperando”, contó a Los Andes, para asegurar que tanto ella como la mayoría de sus compañeros desean fervientemente retomar la rutina presencial.

“Para mí fue importante ingresar al DAD por el nivel educativo, pero ahora todo se fue para atrás y me siento en desventaja respecto de otros amigos que concurren, por ejemplo, a privadas”, expuso.

Daniela, su mamá, definió lo actuado el año pasado como “una payasada”.

“Están en la nebulosa, sin saber cuándo y cómo comienzan. Entiendo que el colegio tiene numerosas divisiones, pero deben resolverlo de algún modo”, opinó.

“Entre las demoras y la incertidumbre de este año y el desastre que fue el pasado, creo que habrá contenidos que se perderán. Como madre me siento muy apenada”, dijo.

Jorge Fuentes, vocero de un grupo de padres organizados que reclaman presencialidad, dijo que el esquema que ha presentado la UNCUYO es “mezquino” y que salieron decepcionados de una reunión mantenida dos semanas atrás.

“Pretendíamos que la universidad avanzara con respecto a la escolaridad, pero nos hablaron de separar a los chicos en tres burbujas, hecho que, por las cifras que mencionan, implicaría presencialidad una vez al mes”, continuó.

“¿Cómo garantizamos continuidad de explicaciones y devoluciones con docentes que no tienen exclusividad? Esto complicará a todos y no resuelve nada”, se quejó.

Agregó que la infraestructura de algunos establecimientos está perfectamente adaptada y que hoy los edificios están desaprovechados.

“Se han tomado medidas con miedo, falta de respeto y consideración fundamentando que aún existe gran circulación del virus y que no existe inmunidad necesaria”, sostuvo, para señalar: “Hay un gran contraste con la Provincia que garantiza presencialidad en un 50 por ciento”.

“Así será 2021, sin vínculos y con nuestros chicos deprimidos”, concluyó.

¿Qué argumenta la UNCUYO?

En un comunicado, la UNCUYO sostuvo que las escuelas secundarias han iniciado el proceso a la presencialidad. En este caso, se han priorizado los primeros años, que tienen la ambientación, y los últimos, para recuperar aquellas prácticas que no se pudieron brindar por el aislamiento social obligatorio.

Agrega que de segundo a cuarto o quinto, según corresponda, se retornará paulatina y gradualmente a la presencialidad.

“La propuesta de la universidad es que se tenga la máxima presencialidad posible con los recaudos necesarios y sin descuidar el contexto epidemiológico que atravesamos a nivel mundial”, concluye.

En cuanto a educación superior, se explicó que se fueron incorporando de manera escalonada, progresiva y cuidada actividades que se priorizaron en función de la resolución que aprobó el Consejo Superior de la UNCUYO en diciembre del año pasado que establece el protocolo del regreso.

Las primeras áreas en iniciar fueron las de Salud, con las prácticas finales, como el caso de las Facultades de Ciencias Médicas y Odontología.

“En el inicio del ciclo lectivo 2021 se ha hecho una readecuación en donde se ha articulado con las prácticas que no pudieron realizarse el año pasado y que se van a priorizar a lo largo del proceso de enseñanza-aprendizaje”, se señaló.

Las unidades académicas e institutos de la UNCUYO, en base a la especificidad de cada una de las carreras, analizarán la posibilidad de retornar a la presencialidad cuidada en base a los protocolos correspondientes a cada facultad e instituto.