domingo 9 de mayo de2021

Sólo suscriptores
Las repercusiones políticas del femicidio de Florencia Romano podrían paralizar leyes clave en la Legislatura
Obreros trabajaban ayer en la fachada del edificio vandalizado por un grupo, durante la marcha del viernes. Foto: Orlando Pelichotti
Política

Las repercusiones políticas del femicidio de Florencia Romano podrían paralizar leyes clave en la Legislatura

El justicialismo quiere interpelar al ministro de Seguridad y al jefe de la Policía de Mendoza. Amenazan con no tratar ningún proyecto del Gobierno. Se trabaría el aval legislativo al contrato para el traspaso de la mina de potasio.

Las repercusiones políticas del femicidio de Florencia Romano podrían paralizar leyes clave en la Legislatura
Obreros trabajaban ayer en la fachada del edificio vandalizado por un grupo, durante la marcha del viernes. Foto: Orlando Pelichotti
Sólo suscriptores

El Gobierno comienza una semana que asoma como complicada en términos políticos. Con el femicidio de Florencia Romano (14), el frente de Todos lanzó una ofensiva contra el ministro de Seguridad, Raúl Levrino; y el jefe de la Policía, Roberto Munives, por quienes no sólo pidió la posibilidad de interpelarlos en la Casa de las Leyes, sino que también sostienen que deberían haber renunciado.

El principal frente opositor advirtió que no tratará nuevos temas, como la ratificación del contrato de traspaso de la mina Potasio Río Colorado a la Provincia, hasta no tener a los funcionarios para que puedan ser interpelados. Entienden que tienen responsabilidad en el trabajo que se realizó en el caso Florencia.

Mientras, el Gobierno defiende lo realizado para el esclarecimiento del mismo y atribuye la desatención del llamado de auxilio al 911 a “una falla humana”. Asi justifica la inacción policial ya que, como la operadora policial no dio curso a la situación de violencia, la novedad nunca llegó a despacho para poder actuar.

“Todo lo que está sucediendo con el caso nos tiene preocupados y el accionar del Gobierno, sobre todo. Necesitamos la presencia de los funcionarios para que den explicaciones porque no puede quedar como una situación cerrada”, señaló Germán Gómez, jefe de bloque del Frente de Todos en Diputados. Y reforzó la idea de no tratar ningún otro tema que no sea la presencia del ministro. Por su parte su par en el Senado, Lucas Ilardo, manifestó que no avanzarán también en otros proyectos “si el Gobierno intenta tapar la desidia de funcionarios en lo que derivó en un femicidio”.

“Es oportunismo político. El viernes a la mañana ya se había producido el doloroso femicidio de Florencia y participaron de la comisión plenaria para discutir el traspaso de Vale”, dijo ayer el presidente de la Cámara de Diputados Andrés Lombardi, cuando iba en camino a la mina de potasio.

El más importante

El trágico desenlace de la desaparición de Florencia Romano tiró por la borda la estrategia que tenía en mente el radicalismo en la Legislatura para terminar el año con algunos proyectos a los cuales se piensa lograr una sanción final en estas semanas. El más importante es la ratificación del contrato entre el Gobierno y la empresa brasileña Vale, para que Mendoza reciba todos los bienes y el control de la mina de sales de potasio, y pueda salir en búsq ueda de inversiones.

Tras el plenario del viernes, al que asistieron el ministro de Economía, Enrique Vaquié, y el subsecretario de Energía, Emilio Guiñazú; este lunes se pensaba realizar –por pedido del Frente de Todos- un análisis in situ de las instalaciones de la mina en el sur de Malargüe, viaje del que participarían legisladores; funcionarios y el intendente malargüino, Juan Ojeda.

Ayer, los bloques de diputados y senadores del Frente de Todos, Ciudadanos por Mendoza, Protectora Fuerza Política y el Partido Intransigente, lanzaron un comunicado anunciando que “la oposición en su conjunto decidió suspender la visita a la mina Potasio Río Colorado, en Malargüe, prevista para este lunes 21 de diciembre”.

Sin embargo, la comitiva radical, encabezada por el presidente de la Cámara de Diputados Andrés Lombardi, partió ayer a media tarde rumbo al sur, incluido un diputado del Partido Intransigente: Eduardo Martínez Guerra. La delegación original era de 14 personas, ayer viajaron sólo 8 legisladores: además de Lombardi y Martínez Guerra, fueron los diputados Jorge Lopez (UCR), Gustavo Cairo (PRO), Guillermo Mosso (PD), Jorge Sosa (UCR) y los senadores Lucas Quesada (UCR) y Rolando Baldasso (PRO y el subsecretario Guiñazú.

“Los que no vienen son los diputados del PJ y los ex Protectora, que parece están cerca del kirchnerismo. como José Luis Ramón. El viaje fue un pedido de ellos, hasta el viernes estuvieron trabajando en esto y el sábado, después de la movilización, adoptaron esa posición dura, con lo cual queda claro que pretenden hacer política barata a partir de la muerte de una niña”, se quejó Lombardi.

El plan original era hacer mañana otro plenario en agenda para terminar de responder dudas, y si no había muchos reparos de la oposición, el miércoles se votaría en la Cámara Baja. Así, en la sesión del 29 de diciembre, el Senado podría dar sanción final al contrato. Ahora la última esperanza está depositada en el Vicegobernador, Mario Abed, quien se reuniría hoy en Labor Parlamentaria con los bloques opositores del Senado. En diálogo con Los Andes, Abed prefirió no especular luego de conocerse la postura del PJ y el resto de las fuerzas, y declaró que intentará acercar partes en la reunión. De la misma manera se manifestó el presidente de la Cámara de Diputados.

Si bien es un tema delicado, no se descarta la posibilidad de que se pueda sesionar sin el bloque presente, siempre y cuando se consiga el quórum, que lo puede conseguir con sus propios legisladores. “¿Cuál es la salida de esto? ¿Si no van Levrino y Munives, no vuelven nunca más a la Legislatura? En situaciones de crisis es cuando más se necesita de las instituciones” dijo Lombardi a Los Andes. Casi una advertencia de que van a seguir sesionando, con o sin el peronismo.

Proyectos en espera

Además del traspaso de Vale, otros dos proyectos esperan ser aprobados.

Por un lado, la reforma de la carta orgánica del Tribunal de Cuentas, que ya tiene media sanción y debería ser tratado en el Senado. La iniciativa, que moderniza todo el reglamento interno del organismo de contralor, tuvo el acompañamiento del peronismo tras negociaciones y modificaciones que se hicieron al despacho inicial, y no habrá problemas para que se apruebe en el momento que se trate.

Por otro lado, en Diputados espera un paquete de leyes con media sanción del Senado. Son la concesión del histórico edificio de la Subsecretaría de Turismo, la concesión de terrenos del perilago de Potrerillos; y la ampliación de la concesión de la Terminal de Ómnibus, con la creación de un hotel.

Este paquete de iniciativas no tuvo un acuerdo de la oposición, pero el oficialismo avanzó igual a partir de su mayoría legislativa. El lunes pasado tuvo despacho en la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (también sin apoyo peronista) y tiene todo listo para el tratamiento este miércoles.

En términos legislativos, este fin de año se preveía más tranquilo que el anterior, sobre todo porque el Presupuesto 2021 tuvo sanción en ambas cámaras con endeudamiento y rollover. Parece que la tranquilidad no podrá ser.