miércoles 24 de febrero de 2021

Arancibia, ahora el único imputado en la causa.
Policiales

Prisión preventiva para el acusado del femicidio de Florencia Romano y sobreseimiento para la otra sospechosa

La Justicia confirmó este martes que Pablo Arancibia seguirá en el penal, mientras que su pareja quedó desvinculada del caso. El detenido declaró que todos quieren matarlo en la cárcel.

Arancibia, ahora el único imputado en la causa.

Tal como se preveía, este martes la Justicia le dictó la prisión preventiva a Pablo Arancibia (33), el principal acusado del femicidio de Florencia Romano (14), la adolescente ultimada en Maipú el pasado 12 de diciembre. Además, quedó sobreseída su pareja, Micaela Méndez (27).

La víctima. Facebook

Fue el juez Federico Martínez quien avaló la investigación y las pruebas presentadas por la fiscal Claudia Ríos, sobre la presunta autoría del detenido en el hecho. De esta manera, el hombre seguirá en la cárcel como lo solicitó la representante del Ministerio Público Fiscal y los abogados de la familia de la víctima. Por su parte, el defensor oficial Rafael Manzur sostuvo que no podía oponerse a la hipótesis planteada por los pesquisas y a las evidencias, ya que apenas tuvo una breve entrevista con el sospechoso desde que tomó el caso.

Cabe aclarar que la fiscalía ya había planteado el sobreseimiento de la novia del sindicado, aceptado también por el magistrado.

Hasta este martes Micaela Méndez era sospechosa en el hecho. Facebook

Arancibia, imputado por femicidio-con pena única de perpetua-, declaró en la audiencia: dijo que es carnicero, que no tiene antecedentes penales-fue denunciado hace años por privación ilegítima de la libertad-y que padece ansiedad y depresión. Por último, pidió seguridad en su estadía en el penal, “porque acá todos quieren matarme”.

Su relato lo hizo desde la penitenciaría, ya que la audiencia se hizo por videoconferencia y de forma remota. De la misma forma declaró el primo de Arancibia, el hombre que sin saberlo trasladó el cadáver de la menor en su auto y en compañía del acusado hasta arrojarlo en una acequia de la calle Alsina, donde la Policía lo encontró el 17 de diciembre.

Participó y dio su testimonio también a través de una computadora el padre de Méndez, mientras que los papás de Florencia acompañaron a sus abogados pero optaron por no manifestar nada. La querella está representada por Cristian Vaira Leyton y Agustín Magdalena.

Los padres de Florencia siguiendo la audiencia con sus representantes legales.

Más pruebas

La primera que tomó la palabra fue la fiscal Ríos, quien comenzó con los detalles finales de la autopsia, que dan cuenta de una causa de muerte por asfixia por estrangulamiento; además su cuerpo presentaba traumatismos en la cara y en la cabeza, un corte en el cuello y quemaduras, siendo estas dos últimas heridas provocadas post mortem.

Luego la investigadora hizo el repaso de las pruebas contra Arancibia, entre las que se destacan dos reveladas este martes: una mancha de sangre hallada en la casa del callejón Berra y cuyo cotejo de ADN dio positivo con Florencia, y cenizas detectadas en un pozo séptico de la vivienda.

Estos rastros de fuego coinciden con el dato de que a la víctima la quemaron después de asesinarla, y con el sitio de la propiedad que un perro adiestrado marcó durante uno de los operativos.

Ríos completó su exposición con las imágenes de las cámaras de seguridad que muestran al hombre con la chica aquel sábado al mediodía en las inmediaciones de su domicilio, más la escena donde se lo observa con un bidón de nafta, que posiblemente usó para quemar el cadáver.

Se adjuntó en el expediente también la ubicación que Florencia le mandó vía WhatsApp a una amiga invitándola a ir a lo del imputado y las declaraciones de dos vecinos: quien llamó al 911 alertando sobre un hecho de violencia de género y otro que refirió un fuerte olor a quemado.