domingo 24 de enero de 2021

Policiales

Imputaron por femicidio al único acusado del asesinato de Dora Hidalgo en Maipú

José Daniel Moreira Leyes será mañana trasladado a la penitenciaría local. La necropsia confirmó que el cuerpo pertenece a la mujer.

Las novedades del asesinato de Dora Hidalgo (67), la mujer que fue hallada sin vida en un pozo a más de 80 metros de profundidad donde también se ubican un lujoso salón de eventos y una casa de fin de semana en Coquimbito, Maipú, indican que el único detenido de la causa fue imputado por femicidio.

Luego de que la necropsia del cuerpo confirmara que se trataba de la mujer que era buscada desde el 31 de agosto, José Daniel Moreira Leyes, fue imputado por el fiscal de la causa, según informaron las fuentes policiales.

El hombre de 37 años que trabajaba como plomero y electricista en el lugar donde fue hallado el cuerpo será trasladado en el día de mañana a la penitenciaría provincial.

“Existen elementos de sospecha para haber procedido a su aprehensión por su posible participación en el hecho”, se habían limitado a informar fuentes judiciales en un escueto comunicado. La detención se produjo durante la jornada del sábado tras un allanamiento en el mismo predio donde fue encontrado el cuerpo.

El macabro hallazgo

Cuando Dora no regresó a su casa aquel domingo 30 de agosto, su familia comenzó a preocuparse. Luego radicó el pedido de paradero en la Oficina Fiscal 10 de Maipú y la tarde del último viernes, minutos antes de las 18, observaron manchas de sangre alrededor de un pozo de extracción de agua a unos 500 metros hacia el Sur en el interior del predio, cerca del salón de fiestas, y llamaron al 911. El orificio estaba sellado con cemento.

Peritos de Policía Científica fueron desplazados al lugar y comenzaron a analizar la escena. Pero la noche impidió continuar con las tareas, por lo que se dispuso una consigna policial en el lugar hasta que las luces del día permitieran mejores condiciones.

Cerca de las 10 del sábado los peritos solicitaron el apoyo de bomberos de la Policía provincial para verificar el estrecho pozo porque ya habían encontrado rastros de cuero cabelludo y cabello entrecano en la superficie. A 30 metros de profundidad los expertos hallaron más cabellos y 80 metros más abajo lograron dar con el cadáver de Hidalgo.