Femicidio en San Martín: restos de pólvora en las manos y en la ropa señalan al marido de la víctima

El obrero rural Gustavo Repetto recibió una triple imputación por el homicidio de su esposa, Rosa Alfaro, quien murió tras recibir un disparo en el corazón. Inicialmente se pensó que podía haber sido un suicidio.

Gustavo Repetto fue imputado por el femicidio de su esposa, Rosa Alfaro. Foto: Facebook.
Gustavo Repetto fue imputado por el femicidio de su esposa, Rosa Alfaro. Foto: Facebook.

La Fiscalía de San Martín imputó por el delito de femicidio a Gustavo Ceferino Repetto por el asesinato de su mujer, Rosa Alfaro (53), quien falleció en su casa de Montecaseros tras recibir un balazo en el corazón.

El fiscal Gustavo Jadur imputó a Repetto por el delito de homicidio triplemente agravado por el vínculo, por mediar violencia de género y por uso de arma de fuego, según detallaron a Los Andes fuentes judiciales que trabajan en el caso. La imputación tiene como única pena la prisión perpetua, de ser encontrado culpable en un futuro juicio.

Las pruebas que comprometen al sospechoso son: el resultado de la pericia de barrido electrónico que detectó restos de pólvora en las manos y en la ropa, lo que indica que el hombre disparó un arma.

Además, efectivos de la Policía Científica secuestraron en la finca donde vivía la pareja un rifle tipo carabina calibre 22 largo que, sería el arma de la que salió el disparo que terminó con la vida de Rosa Alfaro, quien tenía junto al detenido, dos hijos, un chico de 13 y una chica de 20 que al momento del hecho estaba en su la casa y que habría declarado en la causa

Ahora los investigadores de la fiscalía que dirige el fiscal Oscar Sívori, tratan de desentrañar cómo se produjo el ataque y en qué momento, tomando como referencia los testimonios de dos testigos que deberán ampliar sus versiones.

Un disparo en la habitación matrimonial

El viernes por la mañana luego de que Rosa Alfaro llegara sin vida al hospital Perrupato de San Martín y los médicos establecieran que la causa de la muerte había sido un disparo de arma de fuego, los investigadores activaron el protocolo para casos de femicidio al tiempo que tampoco descartaron estar ante un caso de suicidio, ya que el marido de la víctima fue una de las persona que llegó al hospital junto a la mujer.

Pero con el correr de las horas se confirmó la hipótesis de homicidio y se procedió a imputar a Repetto por femicidio. La primera versión del hecho fue la siguiente: Repetto y otro hombre se presentaron en la guardia del hospital Perrupato llevando a Rosa Alfaro. Los médicos de inmediato detectaron que tenia una herida de bala en el pecho, más precisamente en costado izquierdo, y que era la causa de muerte.

Luego en el Cuerpo Médico Forense se determinó que el proyectil había ingresado por el costado izquierdo, entre la mama y el hombro, impactando luego en el corazón, lo que le produjo una muerte inmediata.

En un primer momento se le tomó declaración al hombre que había llevado a la víctima al hospital. Se trata de una persona que en la mañana de viernes 26 de mayo pasado, había llegado a la finca donde vive la pareja –ubicada en El Ñango y Calle Angosta, en Montecaseros- para ver unos cerdos que quería comprar.

Tras ver a los animales, el hombre se subió a la camioneta y se dirigió a su casa. Por el camino le sonó el celular: era Repetto diciéndole que volviera, que su mujer se había descompensado y que la había encontrado tirada en el piso.

El comprador volvió, cargaron a la mujer en la camioneta –el conductor sin sospechar que había recibido un disparo- y la llevaron al hospital.

El trabajo de la fiscalía determinó que cerca de las 9.55, Rosa Alfaro se encontraba en la habitación matrimonial y su marido le habría efectuado un disparo con el rifle 22 que luego fue secuestrado en la vivienda.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA