El rastreador Marcos Herrero fue desenmascarado en Mendoza: comprobaron que “plantó” restos óseos en Potrerillos

El rastreador Marcos Herrero, ingresa a la Fiscalía de Homicidios. Foto: Ignacio Blanco
El rastreador Marcos Herrero, ingresa a la Fiscalía de Homicidios. Foto: Ignacio Blanco

Profesionales del Laboratorio de Huellas Genéticas llegaron a esa conclusión. El rionegrino fue imputado por falsa denuncia, falso testimonio, encubrimiento y usurpación de títulos y honores, porque fraguó pruebas en relación a la búsqueda de Viviana Luna.

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello imputó hoy a Marcos Herrero -el cuestionado especialista en búsqueda de personas y rastreros con perros de Río Negro- por los delitos de falsa denuncia, falso testimonio, encubrimiento y usurpación de títulos y honores.

Los profesionales del Laboratorio de Huellas Genéticas de Mendoza lograron desenmascarar al famoso “perito” que ha trabajado en casos resonantes a nivel nacional estableciendo que vino a Mendoza a trabajar en la búsqueda de Viviana Luna y que “plantó” restos óseos.

Las pruebas principales que incriminan a Herrero son: escuchas telefónicas, prueba testimonial de personas que trabajaron en las búsqueda, allegados, habían advertido una supuesta implantación de pruebas que los investigadores ya consideraban como posible ya que ese lugar ya había sido requisado con anterioridad por la policía.

Pero lo fundamental fue el Laboratorio de Huellas Genéticas de Mendoza que determinó dos situaciones graves: a) que los huesos hallados en Potrerillos –restos pertenecientes a un hombre- son iguales a los que el rastreador encontró en San Cruz en otra búsqueda y b) que esas dos muestras están contaminadas por Herrero.

“Esto termina confirmando la sospecha inicial que teníamos, en relación a que esos huesos fueron traídos por Herrero y puesto en Potrerillos, queriendo burdamente hacerlos pasar por restos de Viviana Luna”, explicaron el jefe de la Unidad de Homicidios Fernando Guzzo y el fiscal Gustavo Pirrello.

Desde la fiscalía sostuvieron que, ante la contundencia de la prueba, no se descarta que en breve el acusado acepte un juicio abreviado, asuma su culpa y sea condenado a una pena excarcelable.

Perfiles genéticos coincidentes

El doctor Miguel Marino, jefe de Huellas Genéticas, explicó que al analizar los huesos que este hombre encontró en setiembre en un hotel de Potrerillos, detectaron que habían sido quemados y muy manipulados por Herrero y personal de Antropología pudo establecer un perfil masculino.

Luego surgió la inquietud de saber si estos restos eran los mismos que el sospechoso “halló” en Río Gallegos cuando buscaba a una mujer desaparecida, Marcela López. Los especialistas locales concluyeron que los huesos “plantados” en Potrerillos habían sido “groseramente contaminados”, con muchísimo ADN del rastreador, cuyo material había sido puesto en el banco de datos de la provincia.

“Pese a ello pudimos limpiar ese ADN y cuando trabajamos sobre el perfil genético de los restos volvimos a encontrarnos con ADN de Herrero. Luego llegamos a comprobar el mismo perfil en las muestras de Potrerillos y de Río Gallegos”, explicó Marino.

La fiscalía sospecha de los abogados de la familia

En tanto que el fiscal Pirrello indicó que los abogados querellantes Cristian Vaira Leyton y Agustín Magdalena –conociendo el expediente- informaron “falsamente” que la búsqueda se había realizado fuera del predio de hotel abandonado, cuando en 2019 se había rastrillado en todo el predio. Por eso el Ministerio Publico Fiscal salió a aclarar la situación.

“Sera motivo de investigación saber por qué estos profesionales informaron falsamente a la prensa”, dijo el investigador, que estuvo en el lugar del hallazgo.

Posteriormente Herrero “encuentra” en la casa de la ex pareja de Luna un estuche con una nota igual a la que encontró en el hotel, días antes, vinculando así los dos lugares. “Nuevamente, los abogados informan que la Fiscalía de Homicidios no había querido requisar ese lugar. En realidad no tenía sentido hacer ese rastrillaje”, señaló Pirrello.

Ante las sospechas se iniciaron unas escuchas telefónicas al imputado y al grupo de apoyo Kunti K- 9. De Allí surgió que una de sus integrantes, al editar los videos advierte el momento en que el sindicado “planta” la prueba en el placard y lo comenta por teléfono.

Esa mujer declaró, confirmó la situación y aportó fotos del chaleco del adiestrador donde se ve la silueta con el estuche y luego ya no lo tiene. También dijo que le había pedido información sobre las personas que aparecerían en las sospechosas notas.

Con esos elementos, el fiscal pidió la detención del rastreador. Cuando es detenido en Viedma, una vecina de él denunció que alguien le había tirado unos huesos a su patio, material que va a ser analizados en Mendoza.

El acusado

Herrero llegó a Mendoza contratado por los familiares de Viviana Luna y luego también fue convocado para que buscara a Abigaíl Carniel (18), desaparecida en Las Heras en abril pasado.

El 29 de setiembre pasado él y sus perros, en un hotel abandonado ubicado en la calle Los Cóndores, a metros del último lugar donde vieron con vida a la mujer, el “perito” y sus canes hallaron - en solo media hora- parte de un cráneo quemado. Además apareció parte de un monedero y unos papeles donde se señalaba a personas reconocidas en distintos ámbitos de la provincia y se hablaba de un presunto caso de trata de personas.

Ante esto los presentes dieron aviso al 911 y el lugar se llenó de policías, miembros de Científica y antropólogos. Se preservó todo y se lo retiró para ser estudiado. Pero el material fue previamente manipulado por el adiestrador.

El hombre apuntado en uno de los rastrillajes que ha realizado. Ignacio Blanco/Los Andes
El hombre apuntado en uno de los rastrillajes que ha realizado. Ignacio Blanco/Los Andes

El 15 de octubre, el MFP informó que “sobre los restos óseos hallados en Potrerillos tras tareas con perros entrenados y que fueran realizadas por el señor Marcos Herrero, de las 12 extracciones practicadas por el Laboratorio de Huellas Genéticas, la totalidad de ellas arrojan como resultado que el cráneo encontrado pertenece al de un varón”.

Días antes, desde la Jefatura de la UFI de Homicidios y Violencia Institucional, habían detallado que el sospechoso admitió haber manipulado evidencia en la escena, sin esperar la presencia policial ni contar con autorización judicial. En declaración testimonial fundamentó dicha manipulación diciendo que ni él ni la familia de Luna confiaban en la Policía.

El caso Viviana Luna

En la mañana del 7 de diciembre de 2016, uno de los hijos de Viviana la llevó en auto a un complejo de cabañas donde la mujer tenía una entrevista de trabajo en Potrerillos.

El dueño de las mismas declararía luego que, efectivamente, el encuentro se realizó y ella se marchó de lugar minutos más tarde.

Su hijo se había ofrecido a esperarla, pero Viviana le indicó que iba a ir a Piedras Blancas (paraje ubicado a varios kilómetros al oeste de Potrerillos) donde se iba a reunir con una amiga. La última vez que la vieron estaba ingresando a un quiosco de la zona. Tras esto, nadie más la vio; nunca llegó a la casa de su conocida.

La mujer desaparecida.
La mujer desaparecida.

Días después de la denuncia de la desaparición, la fiscal Claudia Ríos dispuso una importante serie de rastrillajes por la villa y por otros lugares cercanos, con la participación de caballería, canes e inclusive el sobrevuelo de un helicóptero de la fuerza policial.

Según declaró una de sus hijas, su madre estaba de novia con un hombre llamado Cristian en lo que calificó como una relación “normal”.

Esta persona también fue convocada por la fiscal y reconoció la relación y no pudo aportar más datos sobre los últimos momentos.

Además de las intensas búsquedas, los pesquisas siguieron una pista que indicaba que en el Valle de Uco había una persona con las características de Luna.

También se investigaron varios teléfonos celulares y, un dato no menor, se peritó la computadora de la mujer y allí se encontraron tres cartas dirigidas a sus hijos. Este material de índole privado fue entregado por la fiscal a quienes estaban dirigidas. La causa por averiguación paradero sigue abierta.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA