El día en que Pereg se negó a que revisaran la parte de su casa donde finalmente hallaron a las víctimas

Un perito de la Policía Científica dijo que Pereg se había opuesto a que busquen rastros de su madre y de su tía en su habitación y en también en el lugar donde fueron hallados los cadáveres enterrados.
Un perito de la Policía Científica dijo que Pereg se había opuesto a que busquen rastros de su madre y de su tía en su habitación y en también en el lugar donde fueron hallados los cadáveres enterrados.

Un perito de la Policía Científica declaró durante el juicio y dijo que fue varias veces a la casa mientras se buscaba a la madre y la tía del acusado. Sostuvo que el imputado siempre se opuso a que buscaran rastros en su habitación y en el sector donde, finalmente, fueron hallados los cuerpos.

El Caso Gil Pereg, quien actualmente está enfrentando un juicio por jurado en Mendoza y podría ser condenado a prisión perpetua por el asesinato de su madre y su tía -sus abogados insisten en que es inimputable-, es aterrador por donde se lo mire. No solamente por la brutalidad con que fueron asesinadas las dos mujeres -su madre, Pyrhia Sarussi y su tía, Lily Pereg- y cuyos cuerpos fueron encontrados enterrados en la casa de este hombre israelí, sino por la conmoción que generó en el mundo. De hecho, el juicio se está siguiendo y siendo traducido en Israel (de donde eran las mujeres) y en Australia, donde vivía Lily.

Gil Pereg podría ser condenado a perpetua por un jurado popular. Sus abogados sostienen que es inimputable. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.
Gil Pereg podría ser condenado a perpetua por un jurado popular. Sus abogados sostienen que es inimputable. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes.

Durante la segunda jornada del juicio, otro de los testigos que declaró fue el perito forense de la Policía Científica de Guaymallén, Gustavo Reyes. Y en su declaración dejó en evidencia algo que salió a la luz desde el primer instante del caso y en lo que también se detuvieron otros efectivos policiales que declararon este martes. Porque Pereg había sido quien denunció la desaparición de las mujeres y en un principio era considerado como denunciante y hasta víctima del extraño suceso. Pero en la medida en que fue avanzando la investigación y la lupa se posó sobre él, se convirtió en el sospechoso y único imputado.

Según declaró Reyes durante la mañana de hoy, sus primeros encuentros con Pereg fueron en el contexto de la desesperada búsqueda. De acuerdo a lo denunciado por el actual imputado, su madre y su tía -que llegaron a Mendoza el 11 de enero de 2019- habían ido a visitarlo ese fin de semana y, tras abandonar la casa del hombre en la calle Roca de Guaymallén, se extraviaron. Días después, el 14 de enero, fue el propio Pereg quien radicó la denuncia por la desaparición de las mujeres.

Reyes dijo que fue varias veces a la caótica casa de Pereg -quien vivía en condiciones catastróficas- para entrevistarse con quien vivía allí y una de las visitas lo tuvo como uno de los responsables de la búsqueda de cualquier dato concreto que pudiera ayudar a dar con el paradero de las mujeres. Sus conversaciones con Pereg eran de total normalidad, aunque el efectivo policial destacó que en varias oportunidades Gilad Pereg se mostró reacio y se opuso a que buscaran rastros de su madre y su tía en la habitación donde dormía, así como también en ese sector a medio construir donde finalmente fueron encontrados los cadáveres el 26 de enero.

Lily Pereg y Pyrhia Sarusi fueron encontradas brutalmente asesinadas en la casa de Gil Pereg. Los cuerpos habían sido enterrados y se los había hasta cubierto con piedras.
Lily Pereg y Pyrhia Sarusi fueron encontradas brutalmente asesinadas en la casa de Gil Pereg. Los cuerpos habían sido enterrados y se los había hasta cubierto con piedras.

Los rastros

Previo al macabro hallazgo, en la habitación donde dormía el imputado encontraron una silla con dos esposas y sus respectivas llaves, además de un acolchado en la cama del hombre y que tenía manchas de sangre. En la cama de Gil Pereg se halló, además, una remera blanca con cuatro manchas de sangre y que, finalmente, se comprobó que correspondían a las víctimas.

En el mismo predio, que estaba dividido en distintas habitaciones cuasi abandonadas, se encontró una bolsa de cemento con manchas de sangre. Y gracias al trabajo de la perra Ruca -especializada en la búsqueda de personas- y que comenzó a raspar una pared y dar vueltas en el lugar, los investigadores supieron que habían dado con algo importante. Primero retiraron una madera -donde también había manchas de sangre-, luego procedieron a clavar un hierro en tierra y así fue como, a los 35 centímetros de profundidad, encontraron que la tierra se convertía el material duro.

Gil Pereg, horas antes de su detención por el asesinato de su madre y tía en el predio situado en Guaymallén donde estaba su casa.
Gil Pereg, horas antes de su detención por el asesinato de su madre y tía en el predio situado en Guaymallén donde estaba su casa.

Al excavar, descubrieron que se habían colocado piedras a esa altura de la perforación antes de seguir cubriendo el agujero. A los 45 centímetros de profundidad encontraron un mechón de pelo, mientras que a los 75 centímetros se encontró una gorra enterrada con los pasaportes y las tarjetas de crédito de Pyrhia y Lily. Recién a los 97 centímetros de profundidad lograron dar con los cadáveres.

Cómo encontraron los cuerpos

Enfrentados uno y el otro, con la cabeza de una de las mujeres frente a los pies de la otra -y viceversa-. Así fueron encontrados los cadáveres de Pyrhia Sarussi y Lily Pereg a casi un metro de profundidad. A simple vista no llegaron a diferenciarse las distintas heridas específicas, aunque sí fueron evidentes las perversas y violentas perforaciones que tenían los cuerpos de ambas mujeres y que habían sido producidas por hierros de constricción.

Gil Pereg en su casa, antes del hallazgo de los cuerpos de su madre y su tía.
Gil Pereg en su casa, antes del hallazgo de los cuerpos de su madre y su tía.

El pedido de nulidad y el rechazo de la jueza

Durante la audiencia de esta mañana también se mostraron distintas fotos de la habitación donde fueron hallados los cadáveres, de los cuerpos (fotos tomadas a la distancia y sin ahondar en detalles morbosos, pero que aportan información contundente), del colchón de Pereg y de las remeras de él y las víctimas.

Cuando ya habían transcurrido varios minutos de esta exhibición, uno de los abogados defensores de Pereg -Maximiliano Legrand- solicitó formalmente a la jueza que declare la nulidad del juicio. Entre sus argumentos, el letrado hizo hincapié en que el haber exhibido la imagen del cadáver de las mujeres israelíes generaría “parcialidad” en los 12 miembros del jurado popular al momento de elaborar el veredicto.

Sin embargo, la jueza María Laura Guajardo rechazó ese pedido al considerar que el valor probatorio de la foto es superior al impacto que puede llegar a generar en el jurado. Además, en la etapa previa al juicio y donde se validó y descartó la prueba con que se llegaría al debate, este documento había sido aceptado por las partes e incluido entre las pruebas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA