sábado 5 de diciembre de 2020

Desde el helicóptero de la policía: así fue desalojado un terreno en Guaymallén
Policiales

Desde el helicóptero de la Policía: así fue desalojado un grupo de personas que quiso usurpar un terreno en Guaymallén

Anoche, la policía tuvo que utilizar la fuerza para desactivar el intento de usurpación. Estuvo el jefe de la policía Roberto Munives.

Desde el helicóptero de la policía: así fue desalojado un terreno en Guaymallén

Un grupo de personas –entre 20 y 100, según la hora- intentaron tomar un terreno en Guaymallén pero fueron desalojadas finalmente con la policía que debió que utilizar la fuerza para llevar adelante el procedimiento.

Cerca de las 18 de ayer, unos vecinos de los barrios cercanos al Lihué se desplazó hacia un terreno baldío ubicado en Delgado entre Capilla de Nieve y Colón con intenciones de tomarlo. Vecinos del lugar llamaron al administrador del terreno que está en sucesión y este llamó a la policía ya que después de las 18 las oficinas fiscales cierran sus puertas por la pandemia de Covid-19.

Inicialmente, los policías de la comisaría 57 buscaron dialogar con algunos referentes de los usurpadores. Las posiciones fueron inconciliables: la gente quería quedarse en el lugar, diciendo que no tienen viviendas y los policías les advirtieron que no podían usurpar un terreno que pertenece a un privado.

Las horas fueron pasando, los usurpadores iban y venían, la policía fue sumando efectivos de distintas dependencias, incluso de Infantería. Al frente del operativo se puso el jefe de la Policía de Mendoza, el comisario Roberto Munives y cerca de las 23, hora en que ya no se permite andar por la calle por la pandemia, se inició el operativo, tras comunicarse con el fiscal Diario Tagua, jefe de la fiscalía Correccional.

Lo que pasó después quedó reflejado en el video que registró uno de los revoltosos: el helicóptero del a policía sobrevolando la zona, apuntando la acción con su potente reflector, policías en moto disparando postas de goma, corridas, gritos – “repriman gatos”, dice el improvisado videoasta- insultos, piedrazos dirigidos a los uniformados. Finalmente, después de las 23, todo volvió a la calma y el predio quedó liberado.