Crimen por encargo en la Cuarta: semana clave para dos detenidos por asesinato del prestamista Miralles

La jueza Natacha Cabeza deberá decidir si le otorga la libertad al presunto instigador y al presunto nexo entre los sicarios y el instigador.

Policia Científica de la policia de Mendoza trabaja en el interior de una vivienda ubicada en calle Montecaseros de Ciudad donde un hombre fué asesinado a balazos 
 Foto: José Gutierrez/ Los Andes
Policia Científica de la policia de Mendoza trabaja en el interior de una vivienda ubicada en calle Montecaseros de Ciudad donde un hombre fué asesinado a balazos Foto: José Gutierrez/ Los Andes

La jueza Natacha Cabeza deberá resolver la situación procesal de dos de los cinco detenidos por el asesinato del prestamista Matías Miralles (33), asesinado en su casa de la Cuarta Sección de Ciudad por unos sicarios que simulaban ser deliveries de alimentos y que a cambio del “encargo” habrían recibido 1 kilo de cocaína.

Mañana se cerrará una audiencia solicitada por Gabriel Alliana, el abogado de uno de los detenidos, el comerciante Guillermo Sosa (41), que pidió el cese de la prisión preventiva de su cliente.

Matías Miralles, el hombre asesinado del jueves 9 de junio  en la Cuarta Sección
Matías Miralles, el hombre asesinado del jueves 9 de junio en la Cuarta Sección

Para el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello. Sosa sería el autor intelectual de crimen, es decir la persona que pidió que mataran a Miralles. La hipótesis de fiscal es que el comerciante –dueño de un corralón de Godoy Cruz- tenía una deuda de 40.000 dólares y el día antes de crimen, Sosa y Miralles estuvieron hablando sobre el asunto. Es decir que el móvil de crimen fue el dinero: lo mataron para no pagar el préstamo.

Para el defensor Alliana la muerte del prestamista fue un ajuste de cuentas por temas relacionados con la droga: Miralles y el “cuevero” de la galería Tonsa Cristian Javier Matías Ideme Parra (41), conocido en el negocio de la venta de ilegal de dólares como “Gordo Javi”, se habrían dedicado a la venta de droga, abasteciendo, incluso a la barra de Huracán Las Heras.

Para el defensor, su cliente e Ideme tenían una deuda con Miralles que en el caso de Sosa, estaba garantizada por dos lotes y que nada tiene que ver con el ambiente delictivo en el que se habrían movido los demás imputados y tenía capacidad económica de pago.

Por otra parte el jueves a las 12.10 la jueza Cabeza decidirá si Ideme debe seguir detenido o se le otorga la libertad que, en la primera instancia de la investigación se le concedió hasta que fue nuevamente detenido en el momento en que se presentó a votar en las últimas elecciones presidenciales.

Es que el fiscal, tras analizar el contenido del teléfono de Sosa, entiende que tanto Ideme como Sosa le debían dinero a prestamista. Es que hay mensajes en los que Sosa, cuando Miralles y su ex pareja le exigen pagos, les dice que tiene que hablar con el cuevero.

Por su parte, Pablo Cazabán, abogado de Ideme, considera que no hay elementos para que su cliente siga detenido y debe otorgársele la libertad. Es que en el teléfono solo hay comunicaciones entre el prestamista y Sosa, y que además la deuda era solo con el comerciante. Por otra parte, está claro que la víctima le tenía temor a su ex pareja, quien lo había mandado a la cárcel.

Crimen por encargo

En la tarde del 9 de junio de 2022 en unos departamentos de Montecaseros al 2850 de Ciudad, dos jóvenes disfrazados como deliveries de Pedidos Ya acribillaron a balazos a uno de los inquilinos, se subieron a una motito y desaparecieron del lugar.

Lo primero que llamó la atención de los investigadores fue la ocupación de la víctima: Matías Oscar Miralles era prestamista. El dato direccionó la investigación realizada por el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, quien ordenó la detención de cinco personas.

Para el fiscal, el comerciante Guillermo Sosa le había pedido prestado a Miralles 30.000 dólares y, con la inflación, la deuda se tornó impagable. Así, Miralles llegó la extorsión: le habría dicho que le iba matar a alguien de la familia.

Entonces el comerciante le habría pedido al “cuevero” Ideme, que le recomendara a alguien para terminar con el asunto. Ideme lo habría contactado con Jorge Herrera (47), alias “Ballena” o “Tiburón”, un “arbolito” que le pasó el “trabajo” a su hijastro, Lucas Segovia (22).

Este joven habría planificado el homicidio que habría sido ejecutado por un menor de edad conocido como “Chongo” (presunto tirador), en tanto que Pablo Gabriel Herrera (20) habría manejado la moto. Todos están detenidos, imputados por homicidio agravado por precio o promesa remuneratoria.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA