Confirmaron la perpetua para la “envenenadora de Guaymallén”: mató a su pareja y a su hijastro con anticongelante

La Corte de Mendoza confirmó la condena que pesa sobre Karen Oviedo.

Karen Oviedo, conocida como "la envenenadora de Guaymallén", durante el juicio celebrado en el Polo Judicial por doble homicidio.
Karen Oviedo, conocida como "la envenenadora de Guaymallén", durante el juicio celebrado en el Polo Judicial por doble homicidio.

La Corte de Mendoza confirmó la condena a prisión perpetua que pesa sobre Karen Oviedo (33) –conocida mediaticametne como “la enveneadora de Guaymallén- por los asesinatos de su pareja Rolando Aquino (47) y a su hijastro, Elías Aquino (9) a quienes le suministró una dosis letal de Etilenglicol, un anticongelante que, puro y en bajas dosis, es letal.

En un fallo plenario los ministros José Valerio, Mario Adarro, Omar Palermo, Julio Gómez, Pedro Llorente, Dalmiro Garay y María Day, confirmaron la condena que en diciembre de 2022 le impuso el juez Diego Lusverti, tras ser considerada culpable por un tribunal popular. por el delito homicidio simple en el caso de niño y de homicidio agravado por el vínculo y mediante un procedimiento insidioso, respecto al padre.

Los defensores habían solicitado al máximo tribunal que anulara la sentencia y dictara la absolución de la acusada o bien la condenara por homicidio culposo, sosteniendo que la acusación de la Fiscalía de Homicidios eran solo indicios y deducciones: la hipótesis de culpabilidad se sostiene en las búsquedas que hizo por internet la mujer en relación a la acción del anticongelante, la compra a través de Mercado Pago y Correo Argentino, y la falta de testigos presenciales, entre otras casos.

La Corte refutó la posición explayándose sobre las pericias realizadas por especiales como el medico Sergio Saracco y los profesionales del Cuerpo Médico Forense que analizaron el caso a través de historias clínicas y declaraciones de los médicos que asistieron a la pareja de la acusada.

“El argumento de la defensa acerca de que las compras fueron realizadas por el propio Rolando Aquino, en tanto éste le utilizaría el celular a la acusada, no encuentra andamiaje probatorio”, dice el fallo, advirtiendo que esa hipótesis alternativa se sostiene solo en la declaración de la mujer.

Además, viendo el desarrollo cronológico de caso, el hombre no pudo haber realizado algunas comunicaciones ya que estaba internado y con pérdida de conciencia.

“Nada explica que la propia acusada reconozca que una vez internado Aquino, efectuara búsquedas acerca de la sustancia tóxica y que el motivo de ello sólo fuera saber por qué razón aquel lo había comprado y no trasladara este conocimiento a los profesionales actuantes, lo que hubiera posibilitado que la víctima pudiera ser correctamente atendida y que hubiera salvado su vida”, sostiene el fallo.

Tras analizar en profundidad la prueba el fallo sostiene que “se halla suficientemente probado que Karen Oviedo, tal como afirmaron las partes acusadoras resultó autora del homicidio de menor y de Rolando Aquino a través del suministro de etilenglicol, lo que finalmente les produjo un fallo multiorgánico”.

Luego apunta que “el veredicto dictado por el jurado popular por el que se declara culpable a la acusada de homicidio simple en el caso de niño y de homicidio agravado por el vínculo y mediante un procedimiento insidioso, respecto al padre, “encuentra sustento en los elementos de convicción suficientes producidos e incorporados en el debate”.

La confirmación de la pena fue realizada por el pleno de la Corte. 

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
La confirmación de la pena fue realizada por el pleno de la Corte. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Así mató a su pareja

El 7 de enero de 2022 Karen Oviedo llevó Rolando Aquino a la clínica Santa María, en Ciudad. El hombre ya estaba inconsciente y de inmediato quedó internado en terapia intensiva. Un par de días después murió.

Oviedo aseguró que había comprado por “Mercado Libre” unas gotas para la piel debido a que, tanto ella como él, tenían “manchas”. Agregó que ella había consumido “pocas gotas” pero que el hombre había ingerido “mucho más”.

Tras tomar nota de la situación, se dio intervención a la Justicia y la fiscal de Homicidios Claudia Ríos comenzó una investigación por “averiguación muerte”, hizo un registro domiciliario y comenzó a encontrar datos “sospechosos”.

La empleada doméstica declaró vio cuando la sospechosa “obligaba al hombre a tomar algo” y que la víctima no quería. Según su propio relato, el hombre -que estaba atravesando una depresión- le decía a su mujer: “Cada vez que me das algo me cae mal”.

A partir de esto, la fiscal decidió analizar el teléfono de Oviedo: la mujer había realizado un sinfín de búsquedas en Google con la consigna “cuál es el veneno más letal” y cuál de todos los venenos era “el más potente”.

Karen oviedo sospechada de envenenar a su esposo con líquido refrigerante. Creen que en julio de 2017 habría asesinado de la misma forma a un nene de 9 años, hijo de su pareja.
Karen junto a ángel Aquino, su pareja envenenada
Karen oviedo sospechada de envenenar a su esposo con líquido refrigerante. Creen que en julio de 2017 habría asesinado de la misma forma a un nene de 9 años, hijo de su pareja. Karen junto a ángel Aquino, su pareja envenenada

También se determinó que la mujer había adquirido, a través de Mercado Libre, refrigerante para autos. Especialistas afirmaron que el consumo de ese líquido en humanos genera un efecto mortal en cuestión de horas.

Ríos ordenó la detención de Oviedo y allanamientos en los que secuestró botellas, goteros y distintas sustancias que fueron analizadas por expertos.

Así mató al hijastro

En julio de 2019, la mamá de Elián lo llevó a la casa de su padre Rolando, ubicada en la calle Manuel A. Saez al 7100, en Villa Nueva, para pasar unos días de sus vacaciones de invierno. Elián llegó a su casa paterna el 2 de julio y en la mañana del 7 se enfermó y lo internaron “en fase 3″ en el hospital pediátrico Humberto Notti. Horas más tarde, alrededor de las 18, el pequeño falleció previo a pasar por “fase 1″ (estado de embriaguez), “fase 2″ (deterioro) y “fase 3″ (la falla multiorgánica), según precisó su historia clínica.

Cuando el niño falleció, su madre no quiso hacer una necropsia pese al consejo de los médicos, ya que podía no haber sido una “muerte natural”. La criatura fue velada y luego sepultada en un cementerio privado. Pero lamentablemente los peritos forenses no pudieron exhumar el cuerpo porque ya había pasado mucho tiempo desde el deceso y conseguir pruebas de ese tipo posteriormente era prácticamente imposible.

Fue entonces que se decidió investigar en detalle la historia clínica que los pediatras hicieron en su momento sobre Elián. Afortunadamente, estaba muy completa y eso aceleró los resultados de las pericias que, finalmente, permitieron sostener que había muerto por el consumo de anticongelante.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA