Caso Guardati: 28 años después se suma otra versión y ofrecen 300 mil pesos de recompensa

La declaración de un ex policía preso se suma al largo listado de versiones sobre esta desaparición a manos de la policía.

Una de las búsquedas del cadáver se hizo en el cementerio capitalino. / Archivo.
Una de las búsquedas del cadáver se hizo en el cementerio capitalino. / Archivo.

Veintiocho años después, la desaparición de Pablo Cristian Guardati (21) sigue siendo investigada y ahora el caso se vuelve a reactivar con una nueva versión ofrecida por un ex policía detenido y con el aumento de la recompensa que ofrece el Gobierno.

Según información de la Fiscalía de Homicidios, se pidió al Ministerio de Seguridad que se actualice la recompensa para quien informe sobre paradero de Guardati y se ofrezca 300 mil pesos.

Por otra parte, el mes pasado, un ex policía que se encuentra en la cárcel pidió declarar ante la fiscal de Homicidios Claudia Ríos. Se trata de un uniformado que trabajó en el destacamento del barrio La Estanzuela, donde se produjo la desaparición.

El nuevo testigo apuntó contra un policía que inicialmente estuvo acusado inicialmente de haber detenido a Guardati y que luego fue sobreseído.

Pablo Cristian Guardati.
Pablo Cristian Guardati.

El ex policía sostuvo que cuando trabajaba en la Estanzuela fue detenido uno de los amigos que acompañaba a Guardati. Esa persona relacionó a un policía de la Brigada Nocturna con el crimen. Además, sostuvo que Guardati no estuvo en el destacamento sino que fue transportado en un utilitario que usaba la brigada en cuestión.

Paulo Cristian Guardati desapareció la madrugada del 24 de mayo de 1992, cuando el joven fue detenido por un policía con el que había discutido a la salida de un baile.

Los amigos de Guardati y otros testigos vieron a un hombre alto, de pelo corto, sacar un arma de puño disparar al aire y luego correr detrás de la víctima.

Los únicos imputados en el caso fueron los agentes Walter Rubén Godoy, José Aracena y Walter Rolando Páez y el cabo Oscar Ramón Luffi, quienes prestaban servicios en la repartición de La Estanzuela la noche en que desapareció Guardati pero finalmente resultaron sobreseídos.

En el año 1998, Mendoza reconoció su en la desaparición forzada del albañil e indemnizó a su madre con 136 mil pesos a la madre de la víctima. Este resarcimiento económico fue establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y avalado por la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

En 1012, un testigo de identidad reservada llevó a que se buscaran los restos de Guardati en el cuadro 34, del cementerio de la Capital. Es decir, junto al cuadro 33 donde se sepultaron a NN e incluso algunos de los denunciados como desaparecidos durante la última dictadura militar. La búsqueda fue un fracaso.

Desde que se denunció, el caso ha tenido gran cantidad de versiones que se encuentran en 24 cuerpos que tiene el expediente. Con anterioridad ya había sido buscado en algunos parajes del piedemonte mendocino e incluso en el destacamento de La Estanzuela en Godoy Cruz, lugar donde -se denunció- fue llevado detenido.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA