martes 26 de enero de 2021

Imagen ilustrativa / Archivo.
Policiales

Allanamiento “trucho” y robo millonario en Ciudad: hubo una pelea previa entre uno de los acusados y la víctima

El gendarme retirado detenido el martes le había pedido un préstamo al empresario de la construcción poco antes del hecho, en agosto pasado. Otras pruebas complican a los imputados.

Imagen ilustrativa / Archivo.

El paso de las horas va complicando la situación de los acusados por el allanamiento “trucho” en una constructora de calle Espejo de Ciudad, que terminó con el robo de $3, 1 millones. Los investigadores establecen la vinculación entre los tres sospechosos y trascendió la discusión previa entre uno de ellos y la víctima.

Ayer los últimos dos detenidos, un gendarme retirado y un penitenciario, fueron imputados por extorsión en la causa que instruye la fiscalía de Delitos no Especializados. Con la misma acusación goza de detención domiciliaria el primer arrestado, el policía José Carmona, quien ya tiene prisión preventiva.

Este hombre cayó dos días después del hecho -ocurrió el 27 de agosto pasado- cuando lo fueron a buscar a la comisaría Cuarta de Capital, su lugar de trabajo. Este martes fue el turno de sus presuntos cómplices, el ex gendarme Juan Rivero y el penitenciario Jorge De Giuseppe. Ellos quedaron con detención efectiva, al menos hasta que vayan a su primera audiencia.

Las pruebas

Carmona fue el primero en quedar en la mira, luego de que lo identificaran en las cámaras de seguridad. Además, los dos autores del robo llevaban uniformes de Investigaciones, división por la que supo pasar el imputado.

Su situación tiene relación con De Giuseppe, a quien también con el paso de los días lo reconocieron en las imágenes, aunque entre ellos hay algo que los vincula: serían amigos y trabajaron juntos en Búsqueda de Prófugos. El penitenciario actualmente se desempeña en Boulogne Sur Mer.

El tercer involucrado, Rivero, es quien no estuvo en la escena y habría actuado como el juez que hablaba por teléfono con la víctima y confirmaba un secuestro de dinero. Su celular recibió en ese momento una llamada de la línea de Carmona.

Además, cuando hizo la denuncia, el hombre engañado manifestó que había tenido problemas con el gendarme días antes. Ellos se conocían porque el sospechoso había hecho transacciones con su padre.

Según su declaración, el acusado fue a pedirle un préstamo de dinero y él le dijo que no se dedicaba a los mismos negocios que su progenitor. Allí hubo una discusión y un cruce fuerte.