México: ¿continuidad o renovación?

El desafío político central que enfrenta Sheinbaum será su relación con López Obrador, quien -a pesar de no poder reelegirse de por vida- probablemente sea el presidente mexicano que deja el gobierno con más poder. En alguna medida es una situación inédita.

Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum, Presidente saliente y presidente electo de México.
Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum, Presidente saliente y presidente electo de México.

La elección presidencial mexicana dio como resultado un triunfo contundente de la candidata oficialista Claudia Sheinbaum. Obtuvo un porcentaje cercano al 60% y a treinta puntos de distancia de la principal candidata opositora, Gálvez, que alcanzó cerca del 28%. El tercer candidato, Jorge Álvarez Mainez, obtuvo aproximadamente el 10%.

Su alianza está integrada por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), cuyo líder es el presidente saliente, Manuel López Obrador; el Partido del Trabajo (PT) y el Verde Ecologista de México (PVEM). Pero Sheinbaum no sólo ganó la Presidencia: también obtuvo dos tercios de la Cámara de Diputados y posiblemente también en el Senado. De ser así, tendría suficientes legisladores para reformar la constitución. Sheinbaum podría avanzar por reformas impulsadas por López Obrador, pero que no pudo concretar por no tener los dos tercios del Congreso.

Entre estas reformas se encuentra la militarización de la Guardia Nacional -fuerza de seguridad federal-, la reforma del sistema electoral y la elección por voto popular de jueces e integrantes de la Suprema Corte. Estas dos últimas iniciativas generan resistencias en la oposición y en sectores empresarios. Por eso Gálvez, tras reconocer su derrota, pidió respetar las instituciones y la Constitución.

Por su parte, el oficialismo insistió en que MORENA permitirá alcanzar la llamada “cuarta transformación” de México, supuestamente iniciada hace seis años por López Obrador, que consiste en “trabajo para los pobres, unir al país y mejorar los programas sociales”.

El triunfo de Claudia Sheinbaum ha sido contundente en los nueve estados en los que se eligió gobernador. El oficialismo ganó en siete: Ciudad de México -donde López Obrador originó su movimiento político en los noventa-, Chiapas, Morelo, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán. Estos últimos seis estados estaban en manos opositoras, que conservaron Jalisco y Guanajuato. El oficialismo gobernará ahora veinticuatro de los treinta y dos estados. El PAN (centroderecha) tendrá cuatro: Aguas Calientes, Chihuahua, Guanajuato y Querétaro; el PRI gobernará en dos: Coahuila y Durango; y el Movimiento Ciudadano en otros dos: Jalisco y Nueva León.

Está planteado el interrogante de si el presidente avanzará en sus reformas antes de dejar el poder. Es que el nuevo Congreso prestará juramento un mes antes de que López Obrador deje el poder el 1° de octubre.

Esto le da treinta días para aprobar los cambios antes de que asuma su sucesora. La coalición de gobierno parece sólida en el Senado. Los legisladores de la coalición son ochenta y cinco sobre ciento veintiocho (MORENA tiene sesenta, el PT ocho y PVEM diecisiete). Con MORENA y el PT alcanzaría la mayoría simple de 50% más uno, pero sumando los diecisiete del PVEM alcanza los dos tercios de la Cámara. En cuanto a Diputados, la coalición oficialista tendría trescientos sesenta y cinco sobre un total de quinientos: MORENA ha obtenido doscientos cuarenta y tres, el PVEM setenta y cuatro y el PT cuarenta y ocho.

Regionalmente, los líderes populistas de América Latina han celebrado el triunfo de Sheinbaum. Lo hicieron Nicolás Maduro (Venezuela), Miguel Díaz Canel (Cuba), Gustavo Petro (Colombia), Gabriel Boric (Chile) y Lula (Brasil). El presidente brasileño aprovechó para convocar a la acción común de la región en el ámbito global. Lula pareció querer neutralizar el rol internacional adquirido por Javier Milei en los últimos meses en el mundo desarrollado. La estrategia de los sectores progresistas de América Latina parece encaminada a una acción común de Brasil, Colombia, Chile, Venezuela y Cuba frente a la corriente de centroderecha que impulsa el presidente argentino y que alinea a presidentes de países de menor envergadura recientemente electos, como los de Ecuador, Paraguay, El Salvador, Panamá y República Dominicana.

Pero para México resulta clave la relación con Estados Unidos, ya que el 80% del comercio exterior mexicano va dirigido a este país. La primera respuesta de Biden a la elección de Sheinbaum ha sido clara: adoptó medidas para reprimir la inmigración ilegal que llega a través del Río Grande. Se trata de las medidas más severas adoptadas por un presidente demócrata. La campaña con vistas a la elección que tendrá lugar el 5 de noviembre es la razón de estas medidas.

A su vez, en los republicanos predomina la idea de que López Obrador no ha hecho lo suficiente para impedir la llegada de inmigrantes ilegales a través de la frontera sur. Cabe señalar que una encuesta de Reuters-IPSOS realizada el año pasado, dijo que cerca de la mitad del electorado estadounidense apoya la acción militar directa contra los carteles mexicanos. También una encuesta de NBC News realizada el año pasado informó que la idea de invadir México para ganar la guerra contra las drogas tiene el apoyo del 86% de los republicanos. Pero pese a ello, Trump suma varios puntos más entre los votantes hispanos que en la elección presidencial anterior. Es que dicha minoría ve la inmigración ilegal como amenaza en materia de empleo. Pero el desafío político central que enfrenta Sheinbaum será su relación con López Obrador.

En definitiva, en México el período presidencial dura seis años pero no hay reelección de por vida. López Obrador probablemente sea el presidente mexicano que deja el gobierno con más poder. En alguna medida es una situación inédita, aunque hasta el momento no se hayan evidenciado diferencias ideológicas. En cuanto al hecho de ser mujer, si bien refleja un cambio social importante, no está claro cómo influirá políticamente.

* El autor es Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA