Expectativa y celeridad en los primeros días

Con total claridad, el objetivo es alcanzar el equilibrio fiscal financiero en 2024 complementado por una devaluación y cambios adicionales en el plano cambiario, monetario y financiero.

.
.

Las primeras medidas anunciadas tuvieron foco en el plano fiscal, cambiario y monetario. El eje es el ajuste fiscal de shock, perfeccionado por una devaluación (nominal y fiscal). El sinceramiento del tipo de cambio, de las tarifas y de otros precios regulados, sin ancla nominal explícita, activará la inflación mensual. Esto fue la antesala de un programa de estabilización. Es importante que sea integral, consistente y/o creíble. Caso contrario, la nominalidad podría acelerarse de forma no controlada.

Con total claridad, el objetivo es alcanzar el equilibrio fiscal financiero en 2024. La corrección de 5 puntos del PBI será a través de una mixtura de menos gastos e impuestos. En referencia a los gastos, se va a recortar el equivalente al 2,9% PBI entre jubilaciones y pensiones (0,4%), transferencias a provincias (0,5%), subsidios económicos (0,7%), erogaciones de capital (0,7%), programas sociales con intermediarios (0,4%) y gastos de funcionamiento (0,5%). Del otro lado, hoy se proyectan ingresos extras por 2,2% PBI. Esto debido a la mayor recaudación del impuesto PAÍS (0,8%) y retenciones (0,5%) ya que crece el universo y las alícuotas, además del impacto de la devaluación. El restablecimiento de la reforma de ganancias (0,4%) y el adelanto de bienes personales, una moratoria impositiva y un blanqueo (0,5% en total). No obstante, aún faltan muchos detalles como para dimensionar el impacto final. Habrá que ver, por otra parte, en qué medida dicho ajuste pueda llevarse a cabo y su magnitud. Algunas medidas deberán pasar por el Congreso.

En el frente cambiario, se ajustó el tipo de cambio oficial mayorista a $800 (+119%) y subirá a un ritmo de 2% mensual. Si bien no se unificó el mercado, tampoco se llevó adelante un desdoblamiento formal. El salto devaluatorio fue mayor al esperado. Con el ritmo del crawling-peg y la inflación proyectada, rápidamente podría atrasarse. La corrección comprimió la brecha notablemente. Si miramos las importaciones, se eliminó todo requisito de las SIRA y se dejó sin efecto el requisito del Certificado de la Cuenta Única de Comercio Exterior de AFIP. A su vez, en cuanto a la deuda de los importadores, el BCRA emitirá bonos a suscribir en pesos al tipo de cambio oficial del día previo a la licitación, cuya amortización será en dólares. También se podrá rescatar de manera anticipada, aunque el pago será en pesos dollar-linked. Con la emisión de los bonos, se baja la presión inicial. La clave estará la demanda que posea el instrumento en el mercado secundario.

En resumen, el eje es un fuerte ajuste fiscal en formato de shock, complementado por una devaluación y cambios adicionales en el plano cambiario, monetario y financiero. El sinceramiento del tipo de cambio, de las tarifas y de otros precios regulados acelerará la inflación mensual. En el inicio impactará en el consumo, la actividad y todos los indicadores socioeconómicos. Las primeras medidas anunciadas por el ministro son la antesala de un programa de estabilización a implementar en los próximos meses.

*El autor es profesor de la Universidad del CEMA

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA