Escuelas técnicas: la experiencia y enfoque de la Universidad Nacional de Cuyo

El Liceo Agricola es una de las escuelas técnicas de la Universidad Nacional de Cuyo.
El Liceo Agricola es una de las escuelas técnicas de la Universidad Nacional de Cuyo.

Mucho más del 90% de los egresados de las escuelas técnicas de la Universidad Nacional de Cuyo continúan sus estudios superiores en la misma universidad, en otras universidades del país, e incluso en algunas del extranjero.

A propósito de una nota de diario Los Andes del 28 de julio, que da cuenta de un informe nacional elaborado por el Observatorio Argentinos por la Educación sobre la formación técnica en el país, resulta interesante analizar las características y la situación de las escuelas de esa modalidad que dependen de la Universidad Nacional de Cuyo.

Dentro de la oferta educativa de Nivel Secundario que posee la mencionada Universidad hay dos escuelas agrotécnicas con una arraigada historia en las comunidades a las que pertenecen y con un sólido prestigio de alcance nacional que se fundamenta en su alta calidad educativa.

Esas escuelas son la Escuela de Agricultura de General Alvear, fundada en 1954 en el departamento del mismo nombre, que forma a sus estudiantes para ser “Técnicos en Producción Agropecuaria” y el Liceo Agrícola y Enológico Domingo Faustino Sarmiento, ubicado en el Parque General San Martín de la capital mendocina, que cuenta con 150 años de vida, y prepara a sus estudiantes para convertirse en “Técnicos en Tecnología de los Alimentos”.

Al igual que las escuelas técnicas del resto del país, las que dependen de la UNCuyo padecieron el desfinanciamiento que las acosó durante las últimas décadas del siglo pasado.

Sin embargo, gracias al esfuerzo de la Universidad, al compromiso de sus equipos de conducción y de sus docentes, al acompañamiento de familias y egresados, pudieron sostener su enorme prestigio y, en las últimas décadas, se han convertido en pilares fundamentales de la formación técnica en la provincia de Mendoza y en referentes de la formación agrotécnica del país.

Al igual que el resto de las escuelas técnicas dependientes de otras jurisdicciones, desde la puesta en marcha de la Ley de Educación Nacional, su matrícula fue creciendo sostenidamente en el tiempo y, en los últimos años, también se ha incrementado la cantidad de aspirantes que postulan para el ingreso.

En estos puntos, los porcentajes no son sustancialmente diferentes al promedio del país, y registran incrementos en la matrícula de entre un 20% y un 25% en promedio y el aumento de la cantidad de aspirantes puede calcularse entre un 5% y un 10% anual.

Sin embargo, donde se destacan las escuelas de la UNCuyo, es en la participación de la matrícula femenina respecto de la matrícula total.

Mientras el informe nacional muestra que en la media del país la participación de las mujeres en la matrícula total llega al 38%, en el Liceo Agrícola supera en varios puntos el 50% y en la Escuela de Agricultura alcanza el 62%, siendo verdaderas y saludables excepciones en la formación técnica, al ser escuelas con mayoría de mujeres entre sus estudiantes.

Estos números son muestra de una más amplia realidad que tiene que ver con la enorme capacidad de adaptación que esas escuelas han demostrado en su devenir institucional.

Con el objetivo central puesto en la calidad educativa que ofrecen -téngase en cuenta que, por ejemplo, el Liceo Agrícola certifica sus procesos con normas ISO 9001-2015- son escuelas que han puesto un enorme esfuerzo en lograr sólidos vínculos con los sectores productivos de la provincia de Mendoza, que han apostado a la internacionalización generando vínculos con escuelas agrotécnicas de Francia y Estados Unidos, y que han fortalecido la formación integral de sus estudiantes potenciando no sólo los proyectos institucionales dedicados a la continuidad de los estudios superiores y el desarrollo laboral, sino también aquellos vinculados al desarrollo humano, emocional y ciudadano.

Esto hace que mucho más del 90% de sus egresados continúen los estudios superiores en la Universidad Nacional de Cuyo, en otras universidades del país, e incluso en algunas del extranjero.

Muchos de ellos en carreras afines a su formación secundaria y muchos otros en carreras de distinta raíz científica pero todos ellos con igual éxito.

En este, y otros proyectos institucionales, el compromiso y el sentido de pertenencia de sus equipos directivos, la totalidad del cuerpo de docentes, cada uno de sus preceptores y el personal de apoyo académico es muy fuerte.

Es cierto que aún puede mejorarse mucho más, y que los problemas que afronta la educación en general no son ajenos a las escuelas secundarias dependientes de la UNCuyo; pero las sólidas bases sobre las que se asientan esas instituciones y el fuerte compromiso que sus comunidades tienen para defenderlas y mejorarlas con la participación y el trabajo de cada día las convierte en escuelas faro dentro de la Provincia y del País y eso nos enorgullece como comunidad universitaria y mendocina.

Valga el reconocimiento a la comunidad de las escuelas técnicas universitarias en las personas de los equipos directivos de la Escuela de Agricultura de General Alvear: director Prof. Ing. Marcelo Enrique Sauer; vicedirectora; Prof. Daniela Isabel López. Del Liceo Agrícola y Enológico Domingo Faustino Sarmiento: directora Lic. Prof. Roxana Pulgar, vicedirectora Prof. Celia Núñez; y de la Secretaría Académica del Rectorado, Dra. Dolores Lettelier.

*La autora es Directora General de Educación Secundaria de la Universidad Nacional de Cuyo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA