domingo 20 de septiembre de 2020

Las propiedades irrigadas por el río Atuel, bajarán sus precios entre un 30 a 50%, se perderán puestos de trabajo, ¿quién va a apostar a cultivar tierras sin posibilidad de regarlas?
Opinión

Crónicas del Atuel

Hoy el caudal del río al ingreso del embalse el Nihuil es de 15m3/s, es decir que debemos aplicar la totalidad del caudal de hoy para cumplir el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Las propiedades irrigadas por el río Atuel, bajarán sus precios entre un 30 a 50%, se perderán puestos de trabajo, ¿quién va a apostar a cultivar tierras sin posibilidad de regarlas?

El 1 de diciembre de 2.017 la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) emitía un fallo sobre el río Atuel en el que obligaba a las partes (Mendoza y La Pampa), a ponerse de acuerdo en fijar un caudal hídrico apto para La Pampa en un plazo de 30 días, prorrogado por 90 días más.

120 días para lo que no habíamos resuelto en 73 años. Obviamente no hubo diálogo y llegamos a un nuevo fallo el 16 de julio de 2020.

Señor Gobernador, le quiero humildemente explicar lo que implica este fallo en las actuales condiciones y por qué por primera vez deberemos invertir nuestros recursos escasos en sacar el agua de la provincia.

La CSJN nos obliga a dotar a La Pampa de 3,2 m3/s en el límite interprovincial, lejos de la pretensión de Mendoza de 1,3m3/s, este volumen se basa en dos informes uno del Instituto Nacional del Agua y otro de la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación (SRHN) dirigida por Pablo Bereciartúa, puesto ahí por el Ing. Macri, socio político del Radicalismo.

Bereciartúa, con un pasado de haber hecho estudios en varias ocasiones para La Pampa, en uno de ellos, sostiene al colector Desaguadero como un río y su informe debe preocupar a Mendoza y San Juan, porque quiere establecer este Sistema como una cuenca denominada del Desaguadero con sus afluentes Ríos Jáchal, San Juan, Mendoza, Tunuyán y Diamante y poder ver los m3/s que deben erogar para que llegue agua a territorio pampeano. Nuestros defensores no lo recusaron por su vínculo con La Pampa.

Pero no nos vayamos del tema; quiero ejemplificar qué significa dotar en las actuales circunstancias los 3,2 m3/s. Para su conocimiento desde la última toma de la Provincia en San Pedro del Atuel hay 160 km y 75 km desde la toma Marginal a San Pedro. Ambos caudales los de La Pampa y la distribución de riego no caben en el marginal.

De acuerdo a la telemetría de la SRHN y del DGI, si erogamos 6 m3/s por el río (Toma Marginal) llegan la estación San pedro 3 m3/s y a la estación Ugalde en el límite de La Pampa 0,66 m3/s.

Esto implica que para que lleguen los 3,2 m3/s a Ugalde deberemos erogar en las actuales condiciones 15 m3/s aproximadamente desde la toma del marginal del Atuel.

Hoy el caudal del río al ingreso del embalse el Nihuil es de 15m3/s, es decir que debemos aplicar la totalidad del caudal de hoy para cumplir el fallo de la CSJN. Como un dato adicional quiero darle entidad a lo que significa ese volumen: todo el valle de Uco se irriga con 15 m3/s, ¿se entiende?, toda el agua del Valle de Uco.

Otro dato es que el fallo indica que las obras deben ser cofinanciadas entre Mendoza, la Nación y La Pampa, es decir que por primera vez deberemos financiar obras para sacar agua.

Con un poco de sentido común veremos ahora que las propiedades irrigadas por el río Atuel, bajarán sus precios entre un 30 a 50%, se perderán puestos de trabajo, ¿quién va a apostar a cultivar tierras sin posibilidad de regarlas?

Le pido además que no escuche más a los que dicen defendernos, todas sus estrategias fracasaron y fíjese la otra semana a uno diciendo que el fallo no debe aplicarse, un disparate total, ya que él no pagará los daños y perjuicios.

La CSJN emite este fallo y no dice nada del otro juicio, el de aguas claras de San Rafael, que estuvimos demostrando a dicha CSJN, desde Irrigación, que se pierden muchos metros cúbicos de agua por infiltración. Nuestros “defensores”, no utilizaron los antecedentes de ese juicio por el mismo río, que explica las pérdidas de agua y su impacto en Mendoza y La Pampa.

Señor Gobernador, hoy existe mucha preocupación por la inacción, hay que empezar ya a trabajar. Demostramos en Irrigación que con obras no convencionales se incrementa la eficiencia y con mínima inversión. El diálogo es impostergable, la salida es por el trabajo conjunto. Por Mendoza. Por el futuro.

*El autor es ex Superintendente de Irrigación.