Recomendaciones ante el pronóstico de zonda

Para este viernes 17 de noviembre los anuncios meteorológicos indican que puede haber fuertes ráfagas y por ello es necesario recordar las medidas preventivas.

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

El viento zonda se produce por el movimiento noreste de vientos polares sobre el océano Pacífico. El aire húmedo, al chocar con el obstáculo geográfico que significa la Cordillera de Los Andes, es empujado hacia arriba, dejando en su trayecto la humedad a barlovento de la montaña, (lado chileno), al condensarse en forma de nubes que precipitan lloviendo, en los niveles inferiores, y nevando en los superiores.

Ya en la cumbre cordillerana, este viento frío, ahora con escasa humedad, comienza a descender, calentándose a sotavento de la montaña (lado argentino), alcanzando velocidades que superan los 120 Km/h. Una vez en el llano, arrastrará gran cantidad de polvo de suelo, especialmente durante el mes de agosto, cuando promedia el seco invierno cuyano.

¿Qué causa el viento zonda?

El viento zonda puede causar deshidratación, sequedad en la piel, labios agrietados y sensación de sed.

También irritación de las vías respiratorias, ya que transporta partículas de polvo y otros alérgenos. Puede desencadenar síntomas como tos, estornudos, congestión nasal y dificultad para respirar en personas con enfermedades respiratorias preexistentes, como el asma.

Otros trastornos que produce el zonda pueden ser dolores de cabeza y malestar general.

¿Cuáles son los principales cuidados que hay que tener con el viento zonda?

  • Evitá el manejo de materiales inflamables y elementos que puedan provocar chispas o fuego, ya que la sequedad del ambiente durante la presencia del viento zonda eleva la posibilidad de incendios. Asegurate de apagar completamente la colilla del cigarrillo antes de arrojarla.
  • Evitá realizar esfuerzos y tratá de reducir al mínimo la permanencia en el exterior
  • Cerrá la casa lo más herméticamente posible y tapá con trapos húmedos todas las pequeñas aberturas, como marcos de puertas y ventanas.
  • Cuando te encuentres en lugares descubiertos, mantenete alejado de árboles grandes y frondozos. Prestá atención a objetos como chapas o tejas que pueden ser arrancados por el viento.
  • No estaciones el automóvil bajo árboles ni cables.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA