sábado 19 de junio de2021

Su familia decía que era un “hijo de oro”, pero estaban equivocados: los asesinó para ocultar su doble vida y le dieron perpetua
El joven de 24 años confesó el crimen a sus amigos de juegos en línea. Foto: Gentileza
Mundo

Su familia decía que era un “hijo de oro”, pero estaban equivocados: los asesinó para ocultar su doble vida y le dieron perpetua

Ocurrió en Canadá. El joven elaboró un macabro plan para matar a cada uno de sus seres más cercanos. Confesó sus crímenes a sus amigos de juegos en línea.

Su familia decía que era un “hijo de oro”, pero estaban equivocados: los asesinó para ocultar su doble vida y le dieron perpetua
El joven de 24 años confesó el crimen a sus amigos de juegos en línea. Foto: Gentileza

Tenía un buen comportamiento, era cariñoso y muy estudioso. Tal es así, que se estaba por recibir de ingeniero. Eso es lo que creía la familia Zaman sobre una de sus integrantes, Menhaz, un joven de 24 años que los asesinó brutalmente para ocultar su doble vida.

La familia del muchacho se destacaba por el trabajo duro y dedicación. Su padre Moniruz tenía 59 años y su mamá Momotaz 50. Era un matrimonio que había emigrado de Bangladesh a Canadá en busca de oportunidades y su hijo, les llenaba el pecho de orgullo. Zaman vivía con sus padres, y además con su hermana Malesa, de 21 años, y su abuela Firoza Begum, de 70, en Markham, provincia de Ontario.

Menhaz, el joven de 24 años que asesinó a su familia.Foto: Gentileza

Moniruz comenzó un negocio de taxis y Momotaz con el alquiler de propiedades. La pareja estaba orgullosa de seguir respetando sus raíces. Y como pilares, la importancia de la familia, el estudio y la ética de la verdad y el trabajo.

El joven Menhaz salía a diario de la casa, tomaba el autobús y regresaba hablando de sus estudios de ingeniería mecánica en la Universidad de York. Paso a paso, atravesaba los escalones hasta su graduación, prevista para el 28 de julio.

Su padre Moniruz tenía 59 años y su mamá Momotaz 50.Foto: Gentileza

Incluso ya se charlaba en las cenas familiares la posibilidad de una maestría. Pero la pintura de final feliz no era tal. Un secreto inmenso lo cubría todo, una doble vida inesperada.

La gran mentira

Zaman nunca había comenzado en la Universidad de York. Apenas se anotó en una universidad local, pero rápidamente reprobó las clases. De hecho, después de unos trimestres, allá por 2015, decidió abandonar.

El pequeño detalle es que la familia no estaba al tanto de absolutamente nada. Siguió la rutina de irse de su casa con la mochila y su computadora portátil. Fingió durante años, aunque cueste creerlo.

Halló un lugar tranquilo para jugar a los videojuegos con los que estaba obsesionado. Sus amigos no eran de la facultad sino de jugar en línea.

Pero claro está hasta no se puede seguir igual durante años. Siguió con paseos por el centro comercial local y después comenzó a ejercitarse en un gimnasio. Su familia jamás sospechó ni el comportamiento de Zaman generó sospechas.

Para el verano de 2019, el tiempo se acababa. Durante tres años había especulado con una idea inquietante sobre cómo evitar contar la verdad a sus padres, y puso su plan en acción.

Asesino inesperado

Un día antes del acto de graduación, comenzó el siniestro plan. Alrededor de las 15, asesinó primero a su madre golpeándola con una suerte de palanca y cortándole la garganta con un cuchillo de cocina.

Luego llegó el turno de su abuela, la mujer que se encargó de parte de su crianza cuando sus padres trabajaban.

Lejos de mostrar algún remordimiento, Zaman jugó videojuegos durante horas e incluso tomó una siesta mientras esperaba que su hermana volviera a casa. Cuando Malesa entró por la puerta, la golpeó en la cabeza y también le cortó la garganta.

Su hermana Malesa, de 21 años.Foto: Gentileza

Aquel “hijo de oro”, como solían llamarlo, se había transformado en un asesino despiadado, que completó su matanza cerca de la medianoche cuando llegó su padre: golpe en la cabeza y lo degolló.

Predecir el próximo paso de una mente perturbada era imposible. ¿Llamar al 911 o huir? No, no lo hizo. Confesó sus crímenes a sus amigos de juegos en línea. “Acabo de matar a toda mi familia”, escribió, y dijo que probablemente pasaría el resto de su vida en prisión.

Pero como nadie podía creer lo que estaba contando, envió algunas fotos de los cuerpos y una selfie con un cuchillo ensangrentado.

Alarmados, los restantes jugadores llamaron a las Policía. Y tras rastrear dirección IP hasta la casa, dieron con Zaman: seguía como si nada en la vivienda junto a los cadáveres.

Acusación y cargos

Zaman fue arrestado e inicialmente acusado de cuatro cargos de asesinato en primer grado.

Declaró ni más ni menos que la verdad, paradójicamente: había matado a su familia porque estaban a punto de descubrir que había mentido durante años sobre su educación.

Los investigadores descubrieron mensajes de texto que reconocían que había estado “planeando esto durante tres años”. Y que si bien era un “patético cobarde” y “infrahumano”.

En septiembre de 2020, Zaman se declaró culpable de tres cargos de asesinato en primer grado, relacionados con su abuela, padre y hermana, y uno de asesinato en segundo grado relacionado con su madre, detallan.

Dos meses después, Zaman se enfrentó a una sentencia en una sala de tribunal virtual restringida por la pandemia de coronavirus, y no esquivó su oportunidad de hablar.

“Me gustaría simplemente disculparme con cualquier persona a la que haya afectado negativamente con mis acciones”, dijo. Y continuó: “En especial a las personas que conocían a mi familia, amigos y seres queridos”.

Cadena perpetua

El juez de la causa fue lapidario. Afirmó que lo hecho era “profundamente perturbador” y merecía un castigo severo. “Palabras como brutal, cruel, frío e insensible no comienzan a transmitir la enormidad de su violencia”, amplío según refleja la historia Mirror.

“Ningún miembro de la sociedad que piense correctamente vería una correlación remota entre la revelación del secreto de la falta de asistencia del Sr. Zaman a la facultad y el brutal asesinato de sus cuatro personas más cercanas””, relató.

El juez agregó que fue una “traición a la confianza” que tuvo lugar en el hogar familiar donde todos deben sentirse seguros.

Zaman, de 24 años, fue sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional durante 40 años, lo que significa que tendrá 64 antes de tener la oportunidad de saborear la libertad.