lunes 25 de enero de 2021

Patrick Quinn era uno de los impulsores del reto viral Ice Bucket Challenge
Mundo

Murió a los 37 años Patrick Quinn, el hombre con ELA que impulsó el Ice Bucket Challenge

Popularizó la campaña de recaudar dinero a beneficio de las personas con discapacidad.

Patrick Quinn era uno de los impulsores del reto viral Ice Bucket Challenge

Murió a los 37 años Patrick Quinn, el hombre estadounidense que padecía esclerosis lateral amiotrófica (ELA) desde 2013 y que impulsó la campaña Ice Bucket Challenge para recaudar fondos para las personas con discapacidad.

A través de Twitter, la organización sin fines de lucro ALS Association, que promueve las iniciativas relacionadas con la enfermedad, confirmó la triste noticia.

Resaltó que Quinn ayudó a lanzar “la mayor campaña en la historia de las redes sociales”, que cambió dramáticamente la lucha contra la ELA, llevó al aumento de la inversión en la investigación de esta enfermedad, permitió nuevos descubrimientos científicos en ese campo, y dio más visibilidad a las personas discapacitadas.

Desde su lanzamiento en 2014, la campaña viral Ice Bucket Challenge (reto del balde de agua helada) recaudó US$220 millones para la investigación contra la enfermedad degenerativa ELA. Famosos como Lady Gaga, Bill Gates, Steven Spielberg y Shakira, entre otros, se sumaron a la causa para colaborar y concientizar sobre la ELA.

Además de Quinn como cara visible, el ex jugador universitario de béisbol, Pete Frates, también se posicionó como referente de la causa viralizada en las redes sociales. El joven falleció el año pasado a los 34 años.

Todo comenzó en la plaza Copley de Boston, donde 200 personas se juntaron para tirarse un cubo de hielo encima para recaudar dinero y que la gente supiera de la existencia de esta enfermedad que no tiene cura ni tratamiento.

¿Qué es la esclerosis lateral amiotrófica (ELA)?

La ELA es una dolencia rara que afecta ciertas partes del sistema nervioso, causando debilidad progresiva y frecuentemente pérdida muscular. Las células nerviosas (neuronas) motoras se desgastan o mueren y ya no pueden enviar mensajes a los músculos.

Desde su diagnóstico, las perspectivas de vida giran en torno a los tres o cuatro años.

Algunos pacientes viven diez o incluso más años, como el científico Stephen Hawking, quien tuvo ELA por más de 55 años.