miércoles 16 de junio de2021

El increíble avistaje que iluminó el cielo de Estados Unidos y que fue provocado por una nave espacial
Cientos de fragmentos cayeron sobre el estado de Oregon, en Estados Unidos. Pertenecían al cohete Falcon 9.
Mundo

El increíble avistaje que iluminó el cielo de Estados Unidos y que fue provocado por una nave espacial

El conjunto de escombros pertenece a uno de los cohetes Falcon 9 de la empresa SpaceX.

El increíble avistaje que iluminó el cielo de Estados Unidos y que fue provocado por una nave espacial
Cientos de fragmentos cayeron sobre el estado de Oregon, en Estados Unidos. Pertenecían al cohete Falcon 9.

Un extraño y fascinante avistaje tuvo lugar la semana pasada en el cielo de Estados Unidos, cuando un grupo de objetos luminosos trazaron una línea en lo más alto del cielo nocturno y luego desaparecieron paulatinamente.

La situación fue registrada por algunas personas y luego fue compartida en las redes sociales y las escenas son dignas de una película de Steven Spielberg, como ‘Encuentro cercano del tercer tipo’ o ‘ET’.

El hecho ocurrió el pasado jueves en el estado de Oregon, aunque se percibió en Washington y parte de la costa sur, provocando susto entre los vecinos. En plena noche, un conjunto de objetos brillantes surcó el cielo y se perdió en el horizonte, situación que desconcertó a los testigos he hizo que varios fueran a las redes para consultar lo ocurrido.

La mayoría creía que estaba frente a una lluvia de meteoritos, mientras que un grupo menor pensaba que se trataba de la presencia de OVNIS. Sin embargo, la explicación apareció rápidamente cuando James Davenport, astrónomo de la Universidad de Washington, contó a la NBC que “Tuvimos un espectáculo realmente bueno esta noche gracias a SpaceX”.

Y es que en realidad, lo que apareció en el cielo fueron los restos de un cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX, de Elon Musk. Dicho cohete fue lanzado hace tres semanas y debía poner en órbita un enjambre de satélites de dicha compañía. Luego, una parte de la nave debía quemarse en la órbita.

“El único fallo que tuvo fue que no completó su quemado de órbita, por lo que no bajó cuando y donde lo esperábamos. Ha estado esperando caer durante las últimas tres semanas y tuvimos suerte y nos pasó por encima de la cabeza”, detalló Davenport.

Los restos del cohete se calentaron a miles de grados al reingresar a la atmósfera, situación que provocó la intensa luminosidad que testimoniaron cientos de personas.