Ocho consejos para llevar a cabo una reforma perfecta

Ocho consejos para llevar a cabo una reforma perfecta

¿Tenés en mente realizar una reforma pero no sabés por dónde empezar? Tené en mente que lo más importante es la planificación, y guiate por estos consejos para lograr un resultado óptimo.

Hacer una reforma en nuestro hogar, ya sea de manera integral o parcial, nunca es tarea fácil. Pueden ser muchos los motivos que nos lleven a realizarla: querer un mayor aprovechamiento del espacio, buscar un nuevo estilo para nuestra vivienda, optimizar las estancias, mejorar el estado del inmueble, lograr una mayor comodidad o funcionalidad y un largo etcétera.

Sea cual sea el motivo, lo principal a tener claro es que reformar implica tener en cuenta una larga lista de elementos: mano de obra (en caso de ser necesaria), elección de los materiales, contratación de interioristas o arquitectos, normativas pertinentes, etc. A menudo, el hecho de no tenerlos en cuenta puede conllevar, por un lado, que se hagan deprisa, sin cuidado y obteniendo un resultado que no es óptimo, o que se aplacen indefinidamente debido al estrés que puede generar no saber por dónde empezar o que aparezcan complicaciones a mitad del proceso, por otro.

Precisamente por eso, siempre es buena idea planificar correctamente el proceso de reforma teniendo en cuenta todos y cada uno de los elementos y pasos a llevar a cabo desde un primer momento y previamente a iniciar el proceso. En este sentido, compartimos una serie de consejos imprescindibles que podemos seguir para realizar una reforma en nuestro hogar y que sea todo un éxito.

1. ¿Qué queremos reformar?

Lo primero a tener en cuenta es si queremos realizar una reforma integral a nuestro hogar, reformar tan solo algunos espacios o simplemente dar una nueva cara a nuestra vivienda.

Tenerlo claro no solo facilitará los siguientes pasos tanto para nosotros como para los profesionales que nos ayuden, sino que nos ayudará a visualizar el resultado que queremos lograr con el proceso.

2. Planificación por encima de todo

En algo tan importante y laborioso como es una reforma no se puede ir por libre e improvisar. Es extremadamente necesario planificar el proceso, y hacerlo detalladamente y con tiempo, paso a paso y con la ayuda de ‘timings’ que, aunque después varíen si se da algún imprevisto, nos darán una idea del tiempo que tomará cada paso.

En este sentido también es recomendable tener un plan B: es posible que, tras contactar con profesionales, nos digan que la estructura de nuestra vivienda no permite hacer ciertos cambios, por ejemplo. Si ya partimos de más ideas desde un principio nos ahorraremos disgustos y podremos valorar bien cada idea antes de decidirnos por una.

3. Presupuesto

Hay posibilidades para cualquier bolsillo, pero es importante tener claro el presupuesto del que disponemos y comunicarlo a los profesionales desde la primera reunión. Al final, son muchos los elementos necesarios en una reforma y el dinero que dediquemos a esta determinará el resultado final, por lo que es mejor tenerlo claro desde un primer momento para no llevarse sorpresas.

4. Coste de los materiales

¿Tenemos claro con qué tipo de materiales queremos dar nueva vida a nuestro hogar? ¿Entran dentro de nuestro presupuesto? ¿Existen otras alternativas con acabados similares?

Hacerse preguntas acerca de los materiales y herramientas que nos ayudarán a dar nueva cara a nuestra vivienda también es especialmente necesario, así como tener claro si necesitaremos la contratación de medios de transporte externos que pueden inflar nuestro presupuesto.

5. Mano de obra e interioristas

¿Podemos llevar a cabo nuestra reforma sin ayuda de un profesional? ¿Tan solo necesitaremos la figura de un interiorista o asesor, o también mano de obra profesional? Hacerse estas preguntas también es clave a la hora de planificar el proyecto, pues también influirán en el presupuesto y en el resultado final.

6. Legislación

Antes de realizar cualquier reforma debemos tener en cuenta la normativa actual alrededor la cuestión, que dependerá del tipo de inmueble y del espacio que queramos reformar.

Asimismo, en caso de vivir en un bloque con vecinos deberemos consultar la legislación y pedir determinados permisos sabiendo que siempre hay que respetar la convivencia, los horarios y el descanso de terceros.

7. Nociones previas

Lógicamente, hay que tener en cuenta el estado de la vivienda que queremos reformar y sus características técnicas. Los suelos deben estar nivelados y estables, y en caso de reformar cocinas o baños debemos tener en cuenta las tomas de agua, los desagües y las salidas de humo y utilizarlas como referencia para distribuir el nuevo espacio.

8. Orden, limpieza y ¡manos a la obra!

¿Todo listo? Una vez tengamos claros y pautados todos los elementos y pasos a llevar a cabo, hará falta que dejemos todo bien limpio y ordenado, no solo para hacer más fácil la reforma en sí, sino para que el punto de partida de la transformación se convierta en un lugar más apetecible y aumentemos nuestras ganas de ponernos manos a la obra.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA