sábado 24 de julio de2021

Mundo Club House

Mascarillas de arcilla ¡piel limpia y purificada al instante!

Mascarillas de arcilla ¡piel limpia y purificada al instante!
Belleza

Si estás cansada de los granitos, imperfecciones, brillos y puntos negros en el rostro poné en práctica estas mascarillas de arcilla y descubrí una nueva piel.

  • viernes, 18 de junio de 2021
  • hs.

Puntos negros, acné, exceso de grasa… las mascarillas de arcilla son perfectas para desintoxicar y oxigenar la piel aportándole salud, suavidad y luminosidad. Aplicadas una o dos veces a la semana, son las mejores aliadas a la hora de eliminar impurezas y lucir una piel limpia, luminosa y uniforme.

La arcilla, utilizada desde la antigüedad por sus magníficas propiedades cosméticas, está compuesta principalmente por silicatos de aluminio en combinación con otros minerales y oligoelementos. Su poder radica precisamente en ese rico contenido del que puede beneficiarse nuestra piel. No todas son iguales. Sus distintos colores son el resultado de su composición química que dependerá del lugar de donde hayan sido extraídas. Las más comunes y utilizadas son la blanca (caolín), por su alto poder para eliminar impurezas, la roja, adecuada para pieles sensibles y de gran capacidad antiinflamatoria, y la arcilla verde (algunas a base de algas), especialmente recomendable para tratar los problemas que presentan las pieles grasas.

Belleza.

Tipos de arcillas

  • La arcilla blanca aclara las manchas de hiperpigmentación y es perfecta para las pieles secas y/o sensibles.
  • La verde tiene acción exfoliante, purificante, antibacteriana y estimula el riego sanguíneo.
  • La arcilla rhassoul o arcilla roja, absorbe impurezas, minimiza los puntos negros y reseca menos.

Casi todas las grandes firmas cosméticas incluyen entre sus productos las mascarillas de arcilla porque son el complemento perfecto a un cuidado facial adecuado. Entre las propiedades beneficiosas que hacen que tras su aplicación la piel luzca más suave y luminosa hay que destacar:

  • Su alto poder exfoliante y su capacidad para ayudar a la regeneración celular.
  • Su acción contra impurezas y toxinas acumuladas en la dermis (causantes en la mayoría de los casos de la obstrucción de los poros y la consiguiente aparición de puntos negros y granitos).
  • Su capacidad de absorción, lo que las hace especialmente indicadas para cutis grasos.
  • El aporte de sustancias revitalizantes y remineralizantes que su uso regular proporciona a la piel.

En este tipo de mascarillas, la arcilla se suele combinar con otros elementos para potenciar sus beneficios. Su unión con determinados aceites esenciales como el de caléndula, limón, rosa mosqueta, aloe vera o argán, puede potenciar las cualidades de una arcilla concreta incrementándolas de manera notable. Por eso, a la hora de elegir la tuya, fijate en su composición teniendo en cuenta no solo la clase de arcilla, base de la mascarilla, sino también sus otros componentes (cuidado con las alergias).

Belleza.

Otra opción es hacer vos misma la mascarilla de arcilla. Hoy en día es muy sencillo encontrar las variedades roja, blanca o verde en herbolarios, parafarmacias y tiendas ecológicas en forma de polvo para mezclar con agua, infusiones, aceites o incluso zumos de frutas u hortalizas.

Un ejemplo de mascarilla de arcilla verde casera, perfecta para eliminar grasa y toxinas en pocos minutos:

Poné un pepino en un poco de agua 30 minutos. A continuación mezclá una taza de ese jugo resultante con media taza de arcilla verde y una cucharadita de miel. Hacé una masa homogénea y aplicá una fina capa en el cutis, evitando la zona del contorno de ojos. Tras 10 minutos de exposición, aclará abundantemente con agua tibia y terminá con agua fría. Secá cuidadosamente la piel con una toalla limpia mediante ligeros toques, sin restregar. ¡Piel perfecta!

También podés preparar la mascarilla mezclando la arcilla solo con agua, o mejor, con infusiones, como la manzanilla o té, para así beneficiarte también de las propiedades calmantes y curativas de éstas.

Una vez hecha la mezcla, repartí la mascarilla por todo el rostro con ayuda de una brocha, evitando el contorno de los ojos. Dejá actuar durante unos 20 minutos (vas a notar que comienza a secarse rápidamente, quedando de un tono más claro). Si querés mantenerla más tiempo, podés aplicar agua de avena en spray para reavivar la mezcla de arcilla.

Belleza.

Seguidamente, aclará el rostro con abundante agua, secá cuidadosamente con una toalla limpia y aplicá tu crema facial hidratante o de tratamiento lo antes posible, ya que el efecto purificante y exfoliante que ha provocado en tu piel la arcilla, hará que se absorban más rápido y mejor los activos de los cosméticos.

¿Cómo y cuándo?

La aplicación de una mascarilla de arcilla es recomendable cada 7-10 días, aunque depende de su composición y de su capacidad (más o menos agresiva) de exfoliación. Tendrás que seguir las indicaciones de cada fabricante (las hay incluso de uso diario) y tener algo de paciencia en el caso de una presencia excesiva de grasa, o acné. La acción de la mascarilla será inmediata. Tu piel mejorará notablemente en cuanto a suavidad, luminosidad y buen aspecto general, pero cuando existen problemas de este tipo, los efectos se notarán de manera progresiva (no las utilices más de lo indicado porque podrías provocar efectos no deseados como descamación, irritaciones o rojeces).

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes