domingo 28 de febrero de 2021

Mundo Club House

Arquitectura para niños: ¿qué es?

El mercado busca productos con estructuras ergonómicas y divertidas que satisfagan las necesidades específicas de los pequeños. Y no estamos hablando de hacer las cosas en tamaños pequeños, sino de hacer diseños y espacios que fomenten el desarrollo físico e intelectual.

  • lunes, 14 de diciembre de 2020

¿Qué se te ocurre cuando escuchas arquitectura para niños? Podés pensar en arquitectura de juguete, en edificios pequeños, en dibujos que simulen ser planos para infantes que jueguen a ser arquitectos, ¿cierto? Pues bien, la arquitectura para niños, o arquitectura infantil, puede tener dos vertientes:

  • Arquitectura de niños:espacios diseñados por y para los pequeños, en donde se les dé libertad de pensar, crear y construir -con supervisión, por supuesto- aquellos espacios en donde vayan a estar, integrando dimensiones, colores, texturas y distribución.
  • Niños en la arquitectura:con esto nos referimos a la percepción que pueden llegar a tener los pequeños en el espacio construido, la manera en que sienten dentro de los espacios y fuera de ellos al reconocerlos, y la forma en que éstos influyen en sus emociones y sensaciones.

En los dos casos, tanto como en arquitectura para niños o niños en la arquitectura, hay algo muy claro: siempre que se trate de arquitectura que será utilizada, visitada o habitada por infantes, deben tomarse en cuenta varios aspectos.  Te hablamos un poco más de ello y los aspectos a considerar en la arquitectura infantil:

1. La escala en la arquitectura infantil

La escala en la arquitectura para niños es imprescindible: los niños y niñas viven las cosas a su manera, en su tamaño. Es común para los adultos recordar que, en algún momento de la infancia, nuestros padres nos parecían muy grandes físicamente, o que alguna distancia que ahora nos parece corta la recordamos lejana e interminable. Lo mismo con los espacios: suele pasarnos que, al visitar un sitio que no veíamos desde pequeños, lo recordamos más grande de lo que es.

Así funcionamos de niños: su escala es menor a la de los adultos, sus cuerpos son pequeños y bajitos, por ello, la percepción de un espacio para adultos puede ser imponente. Es necesario, al diseñar lugares para ellos, considerar este aspecto a la hora del interiorismo, de la ubicación de ventanas, de las puertas y de elementos estructurales en casas u otros edificios.

2. Los colores en la arquitectura para niños

En cuanto a los colores en la arquitectura infantil, la vista mueve a los niños y niñas, se dejan guiar por los colores, aquellos tonos intensos les agradan y motivan a realizar actividades, y aquellos claros o neutros los tranquilizan.

Es importante considerar los colores al pintar los espacios que usarán, y adecuarlos según las actividades. Pero también hay que tomar en cuenta los gustos de los niños. Si se trata de su habitación o de su cuarto de juegos, el color también forma parte del diseño arquitectónico, y ellos pueden participar en esa decisión, es importante mencionarlo a los profesionales encargados.

3.     Texturas

Las texturas en la arquitectura para niños: nada más inspirador y educativo que el tacto para los pequeños. Si consideramos revestimientos, acabados y texturas elegantes y sofisticadas para la fachada de la casa, ¿por qué no hacerlo para la habitación infantil, la casa o su biblioteca?

Lo mismo debe hacerse en aquellos lugares educativos o comerciales especiales para niños, como los salones de clases, los centros de juego infantiles, gimnasios y talleres. Poner texturas en las paredes, el mobiliario y los textiles avivará su energía.

4. El mobiliario es indispensable en la arquitectura infantil

Cuando hablamos de un espacio arquitectónico, también nos referimos al diseño interior y al mobiliario, pues todo en conjunto construye las atmósferas que se viven. En el caso de la arquitectura infantil hay mucha razón en considerar estos aspectos.

El mobiliario debe ser a su medida. Inevitablemente, en algún momento ellos y ellas crecerán y aquella cuna o la cama individual ya no les será suficiente, pero mientras, el contar con muebles adecuados a sus tamaños es, además de atractivo, sano e inspirador.

5. Todas las habitaciones de la casa deben estar diseñadas para los niños

Los niños viven en todos los espacios, premisa de la arquitectura para niños. No nos limitemos a su cuarto. Si tenés niños y niñas en casa, debés saber que no solo viven ahí, también habitan la cocina, la sala, el comedor, los patios… Incluí algo muy suyo en cada lugar, como una distribución acorde a sus necesidades, espacios en donde puedan caminar, correr y utilizar de manera segura, como las cocinas en L o lineales.

Integrá también texturas y colores atractivos, como los azulejos de la cocina o el cuarto de baño, y ventanas bajas y amplias en la estancia.

6. Arquitectura para niños: la seguridad ante todo

La seguridad de los pequeños y pequeñas es indispensable en la arquitectura para niños. La arquitectura infantil toma esto en cuenta, y si vas a colocar una ventana baja, a su escala para que puedan disfrutar del exterior, incluí rejas o protecciones interiores para que no tengan contacto directo con el cristal, mucho menos con los seguros de las hojas, para evitar accidentes o que la dejen abierta en situaciones no seguras.

7. El espacio en la arquitectura infantil: los niños necesitan mucho espacio

Contener las actividades y energías de una niña o de un niño en una habitación pequeña ¡es una bomba de tiempo! No es sano, es improductivo y solo les generarás ansiedad. Los chicos y las chicas necesitan soltar su movilidad, en su habitación requieren de espacio vacío para danzar, jugar o simplemente acostarse a soñar.

Este es un punto que el diseño de arquitectura para infantes debe considerar: la amplitud de los espacios y la libertad entre un muro y otro, y entre un mueble y otro.

8. Las vistas son imprescindibles en las habitaciones diseñadas para los niños

No les niegues las vistas, permití que dispongan de las mejores vistas de la región, que puedan ver el paisaje, que tengan contacto visual con el jardín, con árboles, con el exterior. El uso de ventanales para la arquitectura infantil es básico, además de que integra luz natural, necesaria para su vista.

9. Curiosidad y sorpresa, debe ofrecer la arquitectura para niños

Y sobre todo, la arquitectura para niños debe ofrecer sorpresas, debe incitar su curiosidad, debe hacerles querer descubrir y fascinarse a cada paso.

Los diseños audaces, las formas fuera de lo común, asimétricas, orgánicas o geométricas que rompan con las reglas, les inspirarán a querer descubrir cada espacio, a querer desentrañar su forma y a buscar enigmas, inventar historias, crear.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.


Por las redes