martes 27 de octubre de 2020

Bendición de los frutos: apertura oficial con el agradecimiento a la tierra
Sociedad

Bendición de los frutos: apertura oficial con el agradecimiento a la tierra

El acto abrió los festejos vendimiales oficiales. Unas 4.000 personas se congregaron en el parque Agnesi de San Martín.

Bendición de los frutos: apertura oficial con el agradecimiento a la tierra

Muy puntual, a las 21 del sábado, comenzó la Bendición de los Frutos que abrió así el calendario oficial de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2020 y reunió a unas 4.000 personas.

El anfiteatro del parque Agnesi, de San Martín, convocó a los mendocinos en el Este provincial para agradecer por la cosecha y anticipar los actos centrales del próximo fin de semana. Fue la primera vez que la celebración llegó a este departamento y la quinta que concreta la iniciativa de trasladarla a distritos alejados del Gran Mendoza.

"Cosecha en la tierra soñada" fue una puesta llena de color con mucho folclore y música en vivo. El guion fue escrito por Fernando Toledo -oriundo de San Martín- escritor y periodista de Los Andes. La dirección estuvo a cargo del puestista Iván Martínez y la mayoría de los artistas fueron del lugar.

El gobernador Rodolfo Suárez llegó también muy puntual junto a otros funcionarios. Las representantes departamentales participaron junto a la Reina de la Vendimia, María Laura Micames y la Virreina, Luz Martina Mercol.

Soberanas. La Reina y la Virreina comenzaron a despedirse | Ignacio Blanco / Los Andes

Luego del espectáculo se realizó la tradicional ceremonia religiosa ecuménica en la que se bendijeron los frutos de la cosecha de esta Vendimia. Miembros del Consejo Interreligioso de la provincia fueron los encargados del acto, en representación de diferentes credos y comunidades.

El momento de la Bendición de los Frutos se realizó en la mitad de la puesta. El golpe de reja fue el momento cúlmine y estuvo a cargo del Gobernador, el intendente local, Raúl Rufeil, las dos soberanas salientes y el presidente de la Federación Gaucha, José Reginato.

Ensamble. Más de 100 bailarines pusieron el cuerpo a la celebración, que tuvo al folclore como protagonista con un show musical en vivo. | Ignacio Blanco / Los Andes
Ignacio Blanco / Los Andes

El trabajo y la esperanza

La convocatoria había comenzado a las 19 en el teatro griego Juan Pablo II del parque Agnesi con una previa con artistas locales. Luego, el espectáculo escénico-musical tuvo como protagonista a Don Pepe, un hombre de campo que cree que será su última cosecha. Así comenzó el relato de cómo es trabajar la tierra, en el que la esperanza se destacó como recurso indispensable.

El viejo contratista, encarnado por el actor Martín "Tino" Neglia, llegó ese último día a la finca donde trabajaban unos estudiantes de periodismo y con ellos entabló el diálogo.

Hubo, además, un juego histórico: el título aludió a que, en ese departamento, don José de San Martín soñó su retiro sembrando allí sus propias viñas.

Ignacio Blanco / Los Andes
Ignacio Blanco / Los Andes
Ignacio Blanco / Los Andes

"Los días en la tierra del sol jamás se parecen. Los días son como granos de un racimo rebosante que se aprecia mejor cuando, uno junto a otro, desbordan de sarmientos. Se parecen al recuerdo del hombre común, ése que espera al sol cada mañana como si fuera un fruto sembrado por sus sueños... Pero para el sol ningún hombre es común. Para el sol, un hombre o una mujer son todos los hombres, todas las mujeres", mencionó el relato.

Participaron de la puesta Silvia del Castillo (voz en off) y Claudia Racconto, además de otros intérpretes. Junto a los 13 actores, se sumaron al escenario 50 bailarines profesionales de folclore, 40 bailarines adultos folclóricos, 20 contemporáneos y 12 de ballet clásico.

La música en vivo fue un ensamble integrado por los grupos Cara y Cepa, Grupo Cuarto Creciente y 18 Cuerdas. Junto a ellos, se ubicaron en el lateral derecho del escenario las cantantes Luciana Guaquinchay y Anabel Molina.

Virgen peregrina

Como es habitual, con pañuelos blancos del público fue recibida la Virgen de la Carrodilla cuando su imagen se sumó al escenario, en un momento siempre cargado de emotividad. La imagen de la patrona de los viñedos llegó hasta el escenario de la Bendición de los Frutos luego de recorrer varios departamentos.

Había comenzado la peregrinación el martes 18 en Luzuriaga, desde la parroquia María Madre de la Iglesia, de Maipú, y llegado a San Martín el jueves 20. Desde entonces recorrió bodegas, fincas, fábricas, iglesias y distintos lugares de la provincia.

La procesión tiene como objetivo que la Virgen de la Carrodilla -declarada patrona de los viñedos de Mendoza en 1938- salga al encuentro de sus hijos para extender su bendición sobre sus familias y trabajos, sus preocupaciones y esperanzas, recorriendo distintas zonas de la provincia durante las semanas previas a la Fiesta Nacional de la Vendimia.

Historia

La primera Bendición de los Frutos se realizó en 1938, en la rotonda de los Caballitos de Marly. En 1939 se trasladó a la actual rotonda de la calesita para, en 1946, empezar a celebrarse el Prado Gaucho del parque General San Martín.

Hace cinco años se decidió que se hiciera en distintos departamentos de la provincia para federalizar la fiesta.

Así llegó a San Carlos en 2016, en 2017 a Malargüe, en 2018 a Rivadavia y el año pasado a punto más al Sur del territorio: La Paz.

El inicio de los actos centrales de Vendimia

Con la Bendición de los Frutos que se realizó ayer en San Martín se dio inicio a los actos centrales de la Vendimia 2020.

Entre otras actividades, las oficiales continuarán el próximo fin de semana. La Vía Blanca de las Reinas será el viernes por la noche, mientras que el Carrusel y el Acto Central se celebrarán el sábado al mediodía y por la noche respectivamente. En el teatro Griego Frank Romero Day se desplegará el espectáculo "Sinfonía azul para el vino nuevo" con la posterior elección de las representantes vendimiales de este año.

Apostillas

-Puntualidad. Fue una de las particularidades del festejo religioso y popular en el Este, algo poco habitual por la influencia de la cultura mendocina, apegada a la impuntualidad.

-A puro folclore. Las notas de este estilo musical fueron las "soberanas" entre los sonidos de la noche, que acompañó con el clima el encuentro. 
 
-Tres cuartos. Aunque fue grande la convocatoria de público, no alcanzó para llenar el predio del parque Agnesi. Estaba lleno en unos tres cuartos de su capacidad. Unas 4.000 personas comenzaron a llegar desde temprano. 
 
-Manifestación minera. Como ya ocurrió en otros festejos vendimiales este año, en un costado del escenario se congregaron manifestantes que se expresaron en defensa del agua.