martes 24 de noviembre de 2020

Sólo suscriptores
Al Gambarte volvió por la Copa Mendoza, pero en torneos oficiales de AFA el último partido del Tomba allí fue en 2005. / Los Andes
+ Deportes

Volver al Gambarte: de qué depende el sueño del hincha y cuánto paga el Tomba por usar el Malvinas

El último partido oficial de Godoy Cruz en su cancha fue hace más de 15 años. Agrupaciones de simpatizantes trabajan por el regreso, pero se hace difícil concretarlo. El contrapunto con la dirigencia, en números.

Al Gambarte volvió por la Copa Mendoza, pero en torneos oficiales de AFA el último partido del Tomba allí fue en 2005. / Los Andes
Sólo suscriptores

El 18 de junio de 2005 no es una fecha más para los hinchas de Godoy Cruz Antonio Tomba y no por una hazaña, sino por una tristeza: fue el último partido oficial en el estadio Feliciano Gambarte ante Tiro Federal de Rosario.

Ese pálido 0 a 0 fue el último encuentro donde los hinchas caminaron hasta su cancha. Meses más tarde comenzaría la época más gloriosa de la historia tombina, pero en el Estadio Malvinas Argentinas.

El gigante del Parque General San Martín albergó al Tomba durante estos 15 años, pero sus hinchas siempre hicieron el mismo reclamo: volver a su casa, recorrer las vías, juntarse en la plaza… pero siempre se encontraron con el silencio de la dirigencia.

El famoso tanque de agua del Feliciano Gambarte, un ícono que será restaurado. / Los Andes Los Andes

Está claro que la gestión del presidente José Mansur es intachable en casi todos los sentidos, pero siempre tuvo el mismo lunar: remodelar el Gambarte para poder usarlo nuevamente. Los hinchas quieren seguir con el embalaje de lo que hicieron los equipos de La Plata (Estudiantes y Gimnasia) o los equipos de Córdoba (Talleres y Belgrano) que acondicionaron sus estadios y usaron el Estadio Único o el Mario Alberto Kempes para encuentros especiales.

El actual presidente llegó al club de la mano de Gerenciadora Acción Deportiva cuando la institución estaba en su peor momento con grandes problemas económicos, deudas con los futbolistas, juicios por todos lados, con muchos inconvenientes edilicios (varias veces los jugadores locales y visitantes se fueron sin bañarse porque no había agua, se jugaba de tarde porque estaban colgados de la luz) y con el correr de los años lo transformó en un club modelo, no sólo en lo deportivo sino también en lo económico y con uno de los mejores predios de entrenamiento de Sudamérica con 10 canchas, gimnasio y todas las comodidades para los futbolistas.

Está claro que hoy la idea de volver a jugar como local en el estadio de la calle Balcarce es bastante complicada -por no decir utópica-, ya que se necesita una inversión que llegaría, aproximadamente, a dos millones de dólares (unos 200 millones de pesos, al dólar solidario, extraoficialmente porque desde el club no ofrecieron detalles al respecto), pero no sólo el dinero es el problema.

Fue el último en su casa. El 18 de mayo de 2005, por la B Nacional, Godoy Cruz enfrentó a Tiro Federal en el Feliciano Gambarte. / Los Andes Los Andes (CUSTOM_CREDIT) | Los Andes

Es que en estos 15 años el barrio creció, como la cantidad de hinchas que iban al Gambarte en el 2005 y no todos se portan bien. Ese es otro problema con el que tendría que lidiar esta dirigencia y al parecer no están dispuestos.

Cuando Godoy Cruz logró el ascenso en el 2006, la dirigencia abrió el Feliciano para el festejo que terminó con el “Gato” Oldrá internado porque le tiraron una botella de vidrió que rompió una ventaja y los cristales terminaron en los ojos del ídolo tombino. Además, el ex presidente Mario Contreras, recibió en su oficina cientos de denuncias de los vecinos por robos y vandalismo en las casas aledañas al club.

En el 2014 un grupo de hinchas y socios comenzaron a trabajar para tratar de convencer a la dirigencia para realizarle las mejoras necesarias al estadio y así poder volver. Se organizaron rifas, recitales y todo lo que esté al alcance de la mano para tratar de sumar el dinero que sirva para iniciar las obras (hasta hubo una ayuda de la Municipalidad de Godoy Cruz). Así se recaudaron 6 millones de pesos que alcanzó para hacer algunos arreglos, pero nunca se logró el apoyo definitivo de la dirigencia, que por ese momento había tomado como prioridad el predio de Coquimbito.

Daniel Giménez y Leopoldo De la Vega encabezan la retirada. Fue el último juego del Expreso en sus instalaciones, hace 15 años. / Los Andes Los Andes (CUSTOM_CREDIT) | Los Andes

Por esa razón estos pequeños logros y arreglos que se consiguieron quedaron congelados en el tiempo y en un país con devaluación, los precios y presupuestos se multiplicaron e hicieron que ese dinero alcance para menos de un tercio de lo que tenían planeado.

Es que para la dirigencia de Godoy Cruz poder usar el Malvinas Argentinas es realmente una solución, ya que gasta apenas 200 mil pesos por mes (100 mil por partido) y no tiene más gastos. Llega, lo usa y se va. Parece un negocio redondo.

Pero no tener en condiciones el Gambarte, en el 2011 Godoy Cruz tuvo que hacer de local dos veces en el Juan Gilberto Funes de San Luis, ya que estaban arreglando el mundialista para la Copa América ante Argentinos Juniors y Arsenal de Sarandí.

¿Cuánto dinero haría falta para poner al Gambarte en funcionamiento?

Si hoy la dirigencia decide poner en marcha el proyecto de volver al Feliciano Gambarte, tendría que pensar en una inversión superior a los 2 millones de dólares.

Según algunas consultas, al Tomba le harían falta unos 15 millones de pesos para las luminarias y el tendido eléctrico, además de los 150 millones en una tribuna tubular para 10 mil personas en la platea sur, además de refuncionalizar la platea techada (con techo y todo), construcción de cabinas de prensa, conseguir la aprobación de los codos, tirar y volver a construir la popular este.

El 18 de setiembre de 2016, hinchas de Godoy Cruz pidieron volver al Feliciano Gambarte. Fue en el empate 1-1 ante Boca Juniors, en el Malvinas. / Los Andes Los Andes (CUSTOM_CREDIT) | Los Andes

Esa tribuna es una de las grandes discusiones porque los ideólogos de la vuelta al Gambarte aseguran que se “puede bancar” un lleno total, mientras que la dirigencia asegura que es inseguro y que no se quieren exponer a problemas.

En cada entrevista, Mansur aseguraba que refaccionar el Gambarte no era prioridad, ya que la mayor inversión de dinero estaba puesto en el predio de Coquimbito. Ya con ese espectacular centro de entrenamientos terminado, los hinchas tombinos se siguen preguntando cuando será el día que puedan hacer de local en su casa: el Feliciano Gambarte.

“Volvamos a casa”: cuando miles de hinchas se lo pidieron a Mansur ante Boca y con la atención de todo el país