Lionel Messi recibe otra Navidad en Rosario: la tradición que mantiene viva

El jugador argentino nunca negoció las fiestas de fin de año junto a su familia en Rosario. Luego de su viaje a Barcelona con 13 años, Leo siempre decidió volver a Argentina para brindar.

Leo Messi y su familia festejarán nuevamente Navidad en la ciudad de Rosario.
Leo Messi y su familia festejarán nuevamente Navidad en la ciudad de Rosario.

La Navidad de Lionel Messi junto con su familia continúa siendo celebrada en su ciudad natal, Rosario. Una fiesta de la manera más auténtica y arraigada a sus raíces, el ídolo es agradecido ante los inicios de su vida y carrera.

La estrella del fútbol sigue manteniendo viva una costumbre que nunca ha negociado. Messi regresa cada año a su primer hogar para celebrar las festividades con los suyos. Desde sus días en el Barrio La Bajada, en los años 90, donde las Navidades se marcaban con asados en la calle y partidos de fútbol con amigos y familiares, hasta su estatus actual como campeón del mundo.

Aunque Messi ha pasado la mayor parte de su vida fuera de Argentina, su argentinidad sigue intacta. Nada logró que Leo cambie la decisión de pasar las fiestas de fin de año en Rosario. El festejo familiar es algo que nunca cambió ni el año en que fue comprado por el Barcelona.

Un nostálgico viaje desde Rosario a Buenos Aires marcó el 17 de septiembre de 2000 para Lionel Messi y su familia. En Ezeiza, junto a su padre Jorge y su representante Fabián Soldini, el joven futbolista se despidió de su ciudad, lagrimeando pero seguro de que tiempos hermosos se avecinaban.

El comienzo fue duro para el pequeño Messi, porque las pruebas futbolísticas que realizó no generaron un fichaje inmediato. A pesar de eso, tiempo después, Messi recibió un llamado estando nuevamente en su casa en donde le avisaban que tenía que armar las valijas.

Leo Messi en sus inicios en el Barcelona.
Leo Messi en sus inicios en el Barcelona.

Messi ya tenía su destino sellado en La Masía del Barcelona. Diez días antes, Carles Rexach había firmado en una servilleta el fichaje, un acuerdo que cambiaría para siempre el curso de su vida. El pase ya estaba realizado y en febrero de 2001, Messi viajaría hacia España.

Aquella Navidad pudo ser la última en Rosario, pero el amor de Messi por sus raíces impidió que abandonara su tierra. La familia Messi despidió el año con nostalgia, consciente de que la aventura europea comenzaría en el 2001.

Ese año fue un periodo duro para Lionel y su familia. A pesar de las adversidades, no renunciaron. Jorge, su padre, lo alentó y comprendió la importancia de recargar energías en Argentina durante las Fiestas. Aunque el horizonte era incierto, no imaginaban que Messi se convertiría en uno de los mejores futbolistas del planeta.

En sus visitas navideñas, Lionel aprovecha al máximo el tiempo libre para tener momentos únicos con su familia. Después del brindis navideño en Rosario, la familia Messi armó las valijas nuevamente, marcando el inicio de una leyenda futbolística que perdura hasta hoy.

La familia Messi ya palpita la Navidad.
La familia Messi ya palpita la Navidad.

La decisión de Messi de pasar la Navidad en Rosario, en lugar de elegir destinos internacionales, demuestra su arraigo a las tradiciones familiares y su amor por su ciudad. La preferencia por volver al país jamás se modificará para el campeón del mundo.

Messi siempre elige el calor y la familiaridad de las Fiestas en su tierra natal, reafirmando que, incluso siendo un ícono global, sigue siendo profundamente argentino en su corazón.

SEGUÍ LEYENDO

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA