Las claves del triunfo de Brasil: orden, progreso y su gran jerarquía individual al servicio del sentido colectivo

Delirio verdeamarellho en Lusail. Brasil festeja en el debut de Qatar 2022. (AP)
Delirio verdeamarellho en Lusail. Brasil festeja en el debut de Qatar 2022. (AP)

A partir de la puesta en escena de su trabajo de cuatro años y sus variantes ofensivas para quebrar a un rival muy cerrado, el equipo de Tité venció 2-0 a los balcánicos y comenzó con el pie derecho. Nace otro favorito.

Suena ritmo de batucada en Qatar y la alegría es sólo brasileña en el imponente estadio icónico de Lusail. La Verdeamarelha dijo presente en el debut y le avisó a todos que va por el hexacampeonato. La expectativa por ver a Brasil era tan grande como cada uno de los imponentes estadios de Qatar. No era para menos. La verdeamarelha era el único serio candidato que quedaba por debutar. Enfrente, la Serbia de Dragan Stojković, emblema de la sorprendente Yugoslavia del Mundial 90, que logró la clasificación de manera agónica y sorprendente venciendo a Portugal de visitante con aquel gol de Mitrovic.

Si alguien creía que los balcánicos se iban a cerrar atrás para cederle la iniciativa a Brasil, se equivocó. Por el contrario, Serbia salió en los primeros minutos decidido a ahogar el juego elaborado de Brasil con una presión tan alta que sus delanteros perseguían a los defensores de la Canarinha hasta el área chica.

Sin embargo, por aptitudes técnicas, Brasil es Brasil. Casemiro y Paquetá se acomodaron en el eje y con el circuito aceitado del juego por dentro, hizo bascular al rival hasta encontrar en los extremos del campo a los veloces Raphinha y Vinicius. Lentamente fue mejorando su imagen a partir de su rotación en favor del pase, lo que le permitió construir juego de manera paciente y evitar los bloqueos de Serbia. Aunque sin someter a su rival, mejoró su imagen sin abrumar. Le faltó un aporte más constante de sus laterales alternando el rol de interiores.

Brasil-Serbia, en el debut del Mundial Qatar 2022. (AP)
Brasil-Serbia, en el debut del Mundial Qatar 2022. (AP)

Pero Serbia siempre lució siempre solvente y bien plantada con un 5-4-1 en bloque medio-bajo presionante sobre el portador del balón y tapando líneas de pases sobre los posibles receptores. Brasil nunca estuvo cómodo. Y una vez recuperada la pelota, ponía a correr a Tadic y a Milinkovic-Savic, los mediapuntas encargados de abastecer al temible Mitrovic, quien sólo fue buscado como alternativa de juego aéreo, pero lució demasiado solo y aislado del resto.

Con Neymar lejos del arco y Richarlison fuera de sintonía, y Danilo y Sandro un tanto contenidos en sus proyecciones (mucho mérito del retroceso de Serbia), lo mejor de Brasil se dio cuando Raphinha y Vinicius encararon por los costados. El del Barcelona tuvo las dos situaciones más claras del primer tiempo. Primero, tras un córner desde la izquierda que se cerró repentinamente, el arquero serbio la manoteó y rozó el travesaño. La otra, luego de una triangulación por dentro que le quedó para la zurda y definió a las manos del arquero Milinkovic-Savic. Vinicius también tuvo la suya, pero en lugar de tocar al medio para Richarlison (que venía de frente al arco) se la alcanzó a extirpar el primer central del elenco rojo.

Vinicius y Raphinha jugaron muy lejos de Neymar. Demasiado abiertos y predispuestos a lo individual por sobre lo asociativo. Faltaron diagonales e ideas en la finalización de los ataques.

Brasil-Serbia, en el debut del Mundial Qatar 2022. (AP)
Brasil-Serbia, en el debut del Mundial Qatar 2022. (AP)

En el inicio del complemento, tras una equivocación de Serbia en la salida desde la zona de inicio, Raphinha anticipó al defensor mal perfilado, robó el balón y quedó mano a mano, pero Milinkovic-Savic tapó el primero. El dominio de Brasil se fue acrecentando con el correr de los minutos. Volcado en campo rival, el equipo de Tité apeló a su gran poder de presión tras pérdida y fue acorralando a los eslavos contra el arco defendido por el “1″ del Torino.

Neymar tuvo una muy clara antes de los 10′, pero la desperdició: tras un pase de Vinicius, le pegó con la parte de afuera del botín y falló. El secreto de la jugada fue la posición de Alex Sandro en el inicio, cerrado, ganando un espacio. Brasil empezó a sumar matices tácticos a su juego que fueron llenando todos los carriles del área rival.

En la siguiente, el lateral zurdo sacó un zurdazo que reventó la base del palo derecho. Serbia estaba en modo aguante, y la pregunta que todos nos hacíamos era ¿hasta cuándo iba a aguantar?.

Brasil-Serbia, en el debut del Mundial Qatar 2022. (AP)
Brasil-Serbia, en el debut del Mundial Qatar 2022. (AP)

La pregunta tuvo respuesta apenas un puñado de minutos después, cuando Neymar hizo pesar su gambeta en el área, le dejó el balón a Vinicius, remate cruzado y por bajo que Milinkovic-Savic tapó de gran manera, pero estaba el del Tottenham -como buen goleador- para empujarla. El Scratch lograba vencer la gran resistencia de Serbia. El punto de partida justo para convertirse en una aplanadora. Diez minutos después, otra vez Brasil erosionó por el costado izquierdo y Richarlison dibujó una obra de arte: control, giro y definición de tijera. Un homenaje al “Gordo” Ronaldo. Golazo. Con el rival abierto en busca del descuento, la paliza se veía venir. Tité rotó y apostó por la enormes variantes que tiene entre los relevos: Fred, Rodrygo, Gabriel Jesús, Antony y Martinelli le dieron frescura a un equipo que mereció más goles, pero entre el travesaño y el buen arquero serbio lo impidieron.

Eso sí, al margen del convincente debut triunfal, la preocupación no deja de perseguir a Brasil y a Neymar. El astro brasileño se retiró del campo por una lesión en el tobillo y luego mostró su desconsuelo tapándose la cara con la camiseta.

Brasil, siempre Brasil. Candidato por naturaleza, por presente y también por juego colectivo. Se sacó de encima los nervios del debut y a un rival complicado que aguantó hasta donde pudo el peso de la jerarquía de un elenco que también sacó chapa de candidato junto a Inglaterra, Francia y España.

Orden, progreso y su enorme jerarquía individual puesta al servicio de un equipo que ratificó su condición de candidato en el lugar donde se escribe la historia de este deporte, en el campo de juego.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA