Ibai Llanos contó cómo fue “la última cena” con Messi en Barcelona: los desopilantes detalles

Ibai Llanos, uno de los invitados, en la última cena de Messi en Barcelona.
Ibai Llanos, uno de los invitados, en la última cena de Messi en Barcelona.

El streamer español confesó que fue engañado por el Kun Agüero y mencionó cuál fue el momento más vergonzoso.

El famoso streamer español, Ibai Llanos, fue invitado por Lion Messi a su cena de despedida tras jugar 21 años con la camiseta del Barcelona En su transmisión de Twitch reveló detalles increíbles de la gran noche.

Ibai Llanos, quien se volvió muy cercano a Sergio Agüero contó detalles increíbles de la noche en casa del crack argentino, que comenzó con la sorpresa del Kun en invitarlo a cenar, sin decirle dónde.

“De repente llegamos a un sitio y había tres o cuatro paparazzi. Yo dije ¿qué está pasando aquí? ¿Esto qué es?. Y además había un montón de chavales que rodeaban el auto”, describió en su introducción.

Iban pensó luego que entraba “al mejor restaurante de Barcelona”. Pero luego recordó el consejo de la madre del Kun, que le había dicho previo al gran encuentro: “Ibai disfruta, esto solo pasa una vez en la vida”.

“Coscu me dice, ‘Ibai, ¿no sabes dónde estamos? Estamos en la casa de Messi’.

Incrédulo todavía fue sorprendido. Y detalló: “Bajo dos escaleras, y veo a Messi, Jordi Alba y Busquets”.

Ya agregó entre risas: “De repente veo a mi derecha a Messi con una camiseta de Batman, descalzo y con los pantalones de Chicago Bulls. ¡Yo estaba en la casa de Messi sin saber que era la casa de Messi!”.

En la cena Ibai comprobó que “Messi es un chaval normal que ve tuits, conoce streamers, ve Tik-Toks. Hablábamos de eso, que se iba del Barcelona también, pero normal. Yo creo que si muchos lo conocieran, confirmarían lo grande que es Messi”.

Pese a ser hincha del Real, el streamer confesó: “Yo soy madridista en la casa de Messi, en Twitch y en Groenlandia. Pero es Lionel Andrés Messi, si me pide que vaya a la selva y monte un elefante, lo hago”.

No obstante el momento más vergonzoso de Ibai fue cuando se presentó Antonela Roccuzzo, quien al asomarse les dijo: Hola, muchachos, ¿cómo andan? ¿Saben que están en mi casa, no?’. Como diciendo, ‘me pueden saludar’”. De inmediato él le contestó: “Si, Antonela, puedo saludarte. Pero no puedo articular palabras, soy un bebé gigante. Hace seis minutos casi fallezco”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA