Invasión de catas: abren un registro por daño en cultivos, ¿cómo controlarlas?

El Iscamen habilitó un registro de daños agrícolas por catas. / Los Andes
El Iscamen habilitó un registro de daños agrícolas por catas. / Los Andes

Buscan estimar las pérdidas que generan estas aves en la producción local, y conocer qué controles efectúan los productores para controlarlas.

Desde el Iscamen, organismo fitosanitario, y con el objetivo de estimar el daño agrícola causado por las catas, se ha implementado un Registro virtual de los cultivos afectados.

Los productores deberán ingresar a la página web de Iscamen en donde podrán observar el apartado “Catas: Registro por daño en cultivos”. Una vez allí, con la introducción del RENSPA/RUT de la propiedad, aparecerán automáticamente los campos obligatorios a llenar con los datos del titular y de la propiedad.

En el mencionado registro el interesado deberá colocar la fecha aproximada del daño producido y cuál ha sido el cultivo afectado, aclarando el sector dañado dentro de la propiedad, debiendo establecer además los linderos afines. Asimismo, se consulta si el productor realiza algún tipo de control sobre catas y en caso afirmativo, en qué consiste dicho control.

Es fundamental incorporar en el registro un contacto en la propiedad, ya sea encargado, empleado u otro referente autorizado en finca, así como un número telefónico para que personal de Iscamen pueda contactarse a los efectos de realizar la verificación de daños.

Instituciones provinciales y municipales trabajan en métodos incruentos para desalentar su asentamiento en zonas cultivadas, ya que esta especie se considera invasora y afecta la producción en el oasis Norte de la provincia.
Instituciones provinciales y municipales trabajan en métodos incruentos para desalentar su asentamiento en zonas cultivadas, ya que esta especie se considera invasora y afecta la producción en el oasis Norte de la provincia.

Controles de la población de catas

Hace alrededor de un año, desde el Gobierno de la provincia comunicaron que se encontraban evaluando distintas alternativas, en conjunto con los municipios, para el control de estas aves, con métodos incruentos, para desalentar el asentamiento en zonas cultivadas.

En ese entonces, desde la Dirección de Recursos Naturales Renovables, a través del Departamento de Fauna y la Subsecretaría de Agricultura y Ganaderías, junto con el Iscamen, se pusieron a disposición diferentes métodos que serán evaluados según efectividad y luego transmitidos a los productores damnificados por esta especie declarada perjudicial.

El secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, puso en valor el uso de aves rapaces como uno de los métodos que, combinado con otros, desalientan el asentamiento de esta especie. Las rapaces que fueron liberadas en la zona habían sido rescatadas de la tenencia ilegal por el cuerpo de inspectores de la Dirección de Recursos Naturales y luego rehabilitadas.

Se destaca dentro de las medidas estudiadas la remoción de nidos en época invernal, cuando no hay huevos, debido a que tiene un impacto en la tasa de reproducción de la especie, siendo en este caso el trabajo articulado con municipios la clave para el éxito de la estrategia.

Algunos otros de los métodos que se están evaluando por su eficiencia y viabilidad económica son repelentes a base de extractos naturales como la capsaicina, que se encuentra en el ají picante, o la fitoalexina, que se encuentra en el ajo. Además, otros que se basan en el tratamiento con sonidos o imágenes como líneas de latas, ultrasonido, sonidos de aves, combinación de luces y espejos, y espantapájaros con siluetas de aves rapaces.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA