El campo cierra el año con un mal sabor por 2023 y con expectativas para 2024

Los problemas de la macroeconomía y las bajas cosechas signaron a buena parte de la agroindustria. El cambio de gobierno despierta expectativas, pero todos miran con atención.

El agro mendocino está expectante por lo que pueda pasar en 2024.
El agro mendocino está expectante por lo que pueda pasar en 2024.

Llega el cierre del 2023 y con él viene la hora de hacer balances. Alta inflación, dólar poco competitivo y bajas cosechas son algunas palabras que se repiten en distintos sectores. Pero con eso, también llegan las expectativas hacia 2024, con nuevas cosechas a la vuelta de la esquina, la esperanza de que se simplifiquen trámites y el temor por nuevas retenciones.

“Terminamos un año, sin las estadísticas del mes de diciembre, a nivel nacional, con una caída en las exportaciones de vino del 27%, que es un numerazo”, afirmó Mauro Sosa, director ejecutivo del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este. A eso suma la caída de ventas en el mercado interno, además de una cosecha menor al 30% del promedio de los últimos 10 años.

De todos modos, el referente recuerda la frase “amanece que no es poco”, en referencia a que la industria logró mantenerse en pie a pesar del achicamiento, y quieren mejorar la situación en 2024. Ello, siempre y cuando se pueda detener “el peor de los flagelos que ha tenido este país, desde el punto de vista económico, que es la inflación”.

En el mercado interno, Sosa destacó la innovación en alternativas de consumo y cree que “es el camino que hay que seguir recorriendo para ganar consumidores”, además de desafíos como renovar maquinaria, viñedos y el manejo del agua.

Fabián Ruggeri, presidente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), calificó al 2023 como “un año extremadamente duro”, comenzando con una baja cosecha por las heladas, precios de la uva que parecían buenos pero perdieron contra la inflación y con una fuerte caída en las ventas a nivel interno y externo, con un dólar poco competitivo y altos costos de fletes.

Un desafío cercano para Ruggeri es el financiamiento para la cosecha y acarreo, con tasas actuales que son “extremadamente altas”. Otro tema será la diversificación, porque si con una baja cosecha en 2023 se terminó bien de stock vínico, con una cosecha mejor podría sobrar.

“Y el tercer desafío que tendríamos que enfrentar como sector es poder explicar a los gobernantes de turno que la viticultura es una economía regional extremadamente compleja, diversa, y que tiene necesidades distintas porque abarca distintos sectores”, afirmó Ruggeri.

Desde Bodegas de Argentina (BdA) consideraron que los vaivenes de la macroeconomía hicieron del 2023 un año complejo. Su director ejecutivo, Milton Kuret, recordó que el primer semestre tuvo un tipo de cambio “para nada competitivo y con retenciones”, mientras que luego mejoró el valor y se quitaron las retenciones, hasta que asumió el gobierno actual.

“El primer gran desafío es el consumo de vino en el mundo y en la Argentina. Entender a los nuevos consumidores, las preferencias que tienen y poder hacer productos acorde a esas preferencias”, señaló Kuret, para quien es importante adaptar el marco normativo y el sistema productivo, por ejemplo para hacer vinos masivos con baja graduación alcohólica.

Otro desafío para Kuret es la adaptación a las nuevas normas que estudia el gobierno nacional, por ejemplo en cambios laborales, aspectos cambiarios, trámites de importación y exportación. El acceso al crédito a tasas bajas, señaló, es otra deuda pendiente desde hace años.

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Entre tormentas y cosechas

El año que se va también fue complicado para otros sectores. “El balance que hacemos para el 2023 es bastante tormentoso. Ha sido un año difícil, muy difícil, por varios motivos. No solo por los movimientos de los mercados, sino también por el aspecto político que ha afectado mucho al sector”, afirmó Omar Carrasco, titular de la Unión Frutihortícola Argentina región Cuyo.

De todos modos, para Carrasco hay esperanza para el 2024, motivada por los “aires de cambio” en la política. En sus palabras, “eso motiva un poco a la gente a seguir plantando, produciendo” mientras que el productor en general “está cansado de que le saquen de un lado y del otro”.

En la olivicultura, una buena noticia fue el alto precio mundial del aceite (por problemas climáticos en Europa). Así lo destacó Mario Bustos Carra, gerente de la Asociación Olivícola de Mendoza (Asolmen), aunque lo negativo fue que hubo menos producción que la esperada y la diferencia cambiaria de hasta 100% entre dólar oficial y “blue” complicó el negocio.

“Para el 2024 los desafíos son sostener el nivel de exportación, mantener y mejorar siempre la calidad, que siempre se puede, y lo tercero es trabajar en un plan a largo plazo que permita, para algunas variedades, una reconversión”, afirmó Bustos Carra.

Los frutos secos tuvieron un 2023 dispar. En las nueces se dio una merma de cosecha (20-30% por debajo del potencial) debido a heladas, con cerca de 18.000 t a nivel nacional. La producción de almendras en 2023 fue inferior a un 30% de su potencial, con apenas más de 2.000 t de pepa, aunque con un mayor valor interno. Y los pistachos continuaron creciendo: hoy Mendoza supera las 700 hectáreas, 20 veces más que hace 7 años.

Son datos de la Asociación Frutos Secos de Mendoza, y para su presidenta, María Belén Bobadilla, en 2024 deben mejorar la productividad y difusión para enfrentar la competencia internacional. Su coordinador técnico, Manuel Viera, agregó que el ajuste en el dólar también ha encarecido los insumos. Además, ambos plantean reforzar los vínculos público-privado para tener un mejor pronóstico de cosecha y poder generar fuentes de financiamiento.

Foto:  Ignacio Blanco / Los Andes
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Durazno y ciruela

José Luis Giuliani, presidente de la Federación Plan Estratégico para el Durazno Industria (Fepedi), recordó que en 2023 se cosechó cerca de 118.000 t, lo que fue “una merma dentro de los volúmenes normales”. Si bien esa temporada empezó con muy buenos precios (en torno a $180 por kg para el durazno de primera), la inflación y los pagos a plazo licuaron esos valores.

Para 2024, estiman una cosecha de durazno similar, aunque están sujetos a las contingencias climáticas y ya se dieron problemas de granizo el fin de semana pasado. “En estos momentos no hay un precio establecido para el durazno, ya sea de primera, segunda o molienda, esto se debe a que el nuevo gobierno recién está estableciendo las nuevas pautas económicas”, agregó Giuliani.

En el caso de la ciruela para industria, tal como comentó este medio el sábado pasado, el Instituto de Desarrollo Rural (IDR) presentó un muy buen pronóstico de cosecha para 2024: 121.245 toneladas, un poco más del doble que la última cosecha y la mejor en 6 años. La contracara es que el alto volumen implicará un fuerte costo en mano de obra y que, tras varios años de bajas cosechas, falta capital y capacidad para disecar la fruta.

Para ese desafío, desde el Clúster de Ciruela Industria de Mendoza buscan financiamiento. “Levantar la cosecha es una fortuna, son miles de millones de pesos y secar es otro tanto,

estamos buscando la manera enfrentar el problema. Algunas cosas se pueden enfrentar con capital propio pero otras no tanto”, sostuvo Oscar Morbidelli, presidente del clúster.

Foto: Los Andes
Foto: Los Andes

¿Cómo puede impactar el nuevo gobierno nacional?

Mauro Sosa, CVyBE

“Hay que ver cuando se termine de armar la propuesta completa de gobierno a la sociedad, respecto a los cambios que quiere hacer y cómo se resuelvan. Ya tenemos la mala noticia de la restitución de las retenciones, pero, por otro lado, está la buena noticia de que hay una toma de conciencia de que no se puede seguir gastando más de lo que ingresa en un país.”

Milton Kuret, BdA

“La industria vitivinícola es una industria con mucha autonomía si se la deja tranquila, que trabaje, que exporte, que venda. En cuanto a las medidas del gobierno nacional, yo creo que hay que esperar un poco para ir viendo cómo van impactando y cómo se terminan aplicando. Hay mucho detalle para ver todavía”.

Fabián Ruggeri, Acovi

“Con el gobierno hay que avanzar paso a paso, con cada Decreto de Necesidad y Urgencia y cada ley, habrá que trabajar fuertemente para que entiendan qué es una economía regional y cómo funciona ésta. Queremos hacerle entender que el vino es un producto con muchísimo valor agregado y que no le pueden cobrar retenciones, porque pagaría sobre un montón de insumos”.

Omar Carrasco, UFhA

“Puede ser muy bueno, si se aplican las cosas como se manifiestan en este momento. Pero hay que esperar a que el tiempo y el espacio lo confirmen. Pensamos que pueden mejorar las exportaciones, ya que hubo un cambio importante en el dólar oficial, y eso puede ayudar a todos los que exportan”.

Mario Bustos Carra, Asolmen

“Lo que dice el presidente (Javier) Milei es lo que nosotros le hemos venido pidiendo: menor injerencia del Estado, reforma del Estado, simplificación de trámites, un tipo de cambio adecuado y favorecer la competitividad para insertarnos en el mundo. Yo creo que el pueblo argentino le ha dado un respaldo muy grande en cuanto al apoyo a las propuestas.”

José Luis Giuliani, Fepedi

“Estimo que si hay un dólar favorable va a favorecer a las exportaciones. También hay que tener en cuenta las retenciones; si bien la fruta excepto el limón no tiene retenciones, la duda en cuanto a las retenciones me queda con el durazno industrializado ya que la lata tiene otros insumos que son la hojalata, el azúcar, etcétera”.

María Belén Bobadilla, Frutos Secos Mendoza

“Habrá que ver la liberación de los mercados, tanto para importar como para exportar; la liberación y simplificación de aduanas puede afectar en este sentido. La unificación del tipo de cambio simplificará la actividad, aunque planteará otros desafíos. Veremos la liberación de los

precios de insumos y tarifas, y el aumento de los costos de producción. Esperamos políticas acordes a las economías regionales, como promoción de la inversión y líneas de apoyo”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA