martes 20 de abril de2021

Imagen ilustrativa. / Orlando Pelichotti
Fincas

El botellón y tetra arrancan el año complicados

Aseguran que hay que poner la lupa sobre estos productos y esperar su evolución.

Imagen ilustrativa. / Orlando Pelichotti

Ya se conocieron los números provisorios -de los despachos de vino al mercado interno- del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

En lo que va de 2021: enero-febrero comparado con el mismo período pero del año anterior (datos pre pandemia), los envíos en el mercado doméstico cayeron 8% para vinos fraccionados.

Es una señal de alerta para un mercado que había mostrado, en 2020, muy buena salud y preferencia entre los consumidores.

Pero el dato quizás más preocupante a analizar viene por el lado de los conocidos “botellones”, los envases que van de 1.001 a 1.500 cc, que venían creciendo fuertemente desde hace varios años.

Los más importantes: el share en 2019 fue del 28% y en 2020 creció hasta 33%. Nada mal para un negocio que está manejado por un puñado de bodegas y con un líder claro en el segmento.

Pero en 2021, el botellón mostró una baja del 5,9% en enero, comparado con 2020 y en febrero bajó aún más: 13,2%, lo que deja un acumulado del 9,3%.

En tanto, el tetra brik también volvió a sufrir un revés y cayó, en lo que va del año, 20,7%.

Como todos saben en la industria, los datos que brinda el INV no son de consumo efectivo sino de pedidos de despachos realizados por las bodegas.

Pero lo cierto también es que, pasados unos meses, terminan por mostrar lo que efectivamente sucederá en “la calle”.

Por ahora, hay que poner la lupa sobre estos productos y esperar la evolución. Los resultados de sólo dos meses, pueden ser revertidos.

No obstante, hay un par de datos que sí hay que dejar en contexto: los salarios siguen perdiendo la carrera contra la inflación a la vez que, en el caso de la vitivinicultura, no sólo tiene presión de costos sino que este año, con una cosecha estimada en 19 millones de quintales, y un stock justo por el alza en las ventas, el precio del vino en el mercado de traslado está subiendo, algo que efectivamente se va a trasladar a las góndolas.

Muchos dicen que reviviremos lo mismo que sucedió en 2017 en el mercado doméstico, con problemas de stocks, importaciones de vino tinto, entre otros. Pero, nada está dicho aún y, con el 60% del total país de la cosecha en las bodegas, éste es un partido que recién comienza.