lunes 19 de octubre de 2020

Federico Castro es uno de los cuatro intérpretes que inaugura el ciclo, que propone un cruce de nueva dramaturgia, actores y dirección.
Espectáculos

“Yendo de la escena al living” un proyecto local inédito de creación teatral en pandemia

Hoy estrena el ciclo dirigido por Rubén González Mayo que propone un cruce de dramaturgos y actores mendocinos. Un encuentro virtual cada sábado con cuatro historias diferentes.

Federico Castro es uno de los cuatro intérpretes que inaugura el ciclo, que propone un cruce de nueva dramaturgia, actores y dirección.

“Con todo permiso de los cineastas y artistas audiovisuales, en esto de reinventarse nos tocó crear desde la teatralidad, porque esto no es teatro. Sabemos que lo presencial y el aquí y ahora es mágico e irremplazable”, afirma Rubén González Mayo hombre de teatro, actor, dramaturgo y director que hoy trabaja a la distancia, pero buscando ese momento único de encuentro entre el intérprete, el artista y la mirada de quien dirige.

La aclaración surge a raíz de “Yendo de la escena al living”, el ciclo de monólogos que estrena hoy a las 22, por la plataforma Teatro en la Nube y que reúne a cuatro autores, cuatro actores y actrices que interpretarán en vivo durante diez minutos, cada relato.

“Lo que pretendemos en acercar la teatralidad del hecho artístico, que tiene una investigación desde el actor, del espacio que permite este proceso y desde la dramaturgia”.

Sacha Barrera Oro, Ana Suárez, Sergio Martínez y María Vilchez Aruani son los dramaturgos que inician el ciclo "Yendo de la escena al living".

Del ostracismo al convite del teatro

“Yendo de la escena al living” (título que nace del clásico de Charly García “Yendo de la cama al living) nace de la necesidad de trabajar y continuar en la sintonía de creación.

Por eso la convocatoria en primera instancia fue a dieciséis dramaturgos mendocinos dispuestos a escribir un monólogo a partir de la consigna. Luego ese texto será interpretado por un actor también convocado por el director.

“Surge de una necesidad de trabajo y la posibilidad. La propuesta busca rescatar lo teatral que no está pudiendo ser ahora, a través de un par de consignas como una cámara fija para que el intérprete se mueva y transmita el texto, interpretando esa historia e involucrando al espectador que está detrás de la pantalla. Esa sinergia es el punto de reinvención. El objetivo es crear un espacio de trabajo, es un escape de la válvula de creación”, sostiene González Mayo que contó con la asistencia en producción de la actriz Claudia Racconto.

En este primer capítulo la consigna es la siesta. Desde ese punto, Sacha Barrera Oro, Ana Suárez, Sergio Martínez y María Vilchez Aruani escribieron el monólogo que será interpretado por Jessica Torrijos, Federico Castro, Ana Prada y Silvia Germanó.

-¿Cómo fue tu trabajo como director?

-Es maravilloso porque el ejercicio de estar poniendo un texto que no es mío y cruzarme en la pantalla con un actor o actriz que no he trabajado nunca me pone en una situación que quiero. Esa situación límite donde la creación fluye y la buena comunicación es necesaria. Es un ejercicio muy intenso desde lo artístico y agradecido, porque en este confinamiento desde marzo hasta acá fue intenso desde la soledad y la escritura. Pero esta experiencia es como volver de nuevo a ese ensayo, a esa cocina dentro de este tecno video.

-¿Qué temática se va a tocar en cada capítulo?

-La temática que empieza es la de la siesta. Y en septiembre convocamos a ocho dramaturgos y dramaturgas, para cubrir toda la programación del mes. Después viene la temática de trenes, culo de botella y bonsái. Son monólogos que duran entre ocho y diez minutos, con un espectáculo de cuarenta minutos continuos.

-¿Cómo fue el proceso de selección de los textos y abordaje con los intérpretes?

-La metodología fue llamar primero a los dramaturgos, hicimos una lista y ya tenemos todos los de septiembre. A partir de la entrega de los textos comenzamos a armar los equipos de trabajo y ahora comenzaron a trabajar los dramaturgos de octubre. Queremos que esto continúe en lo posible hasta fin de año, porque hoy nos toca trabajar desde este lugar.

El 8 de agosto comenzó el proceso, los autores tuvieron quince días para escribir el texto y luego en dos semanas el intérprete prepara su propuesta, estudia el texto y ahí comenzamos a pulir. Son todos estrenos, escribieron una historia nueva a raíz de la temática, y eso da un plus a lo artístico.

En los próximos encuentros, Vanina Corazza, Sonnia de Monte, Daniel Fermani, Manuel García Migani, Pablo Longo, Gerónimo Miranda, Gabriela Psenda, María Belén Moretti y Osjar Navarro Correa son los dramaturgos encargados de crear un nuevo relato y sumarse a este cruce entre intérpretes, que le ponen el cuerpo a un texto desconocido.

“En la convocatoria hay actores con los que he trabajado, por una cuestión de afinidad y porque el texto va bien con el decir de ese intérprete. Pero es todo estreno total, estreno de texto, de dirección, de actuación. Un cruce inesperado de autores con actrices. Por ejemplo el Sacha Barrera Oro escribió su texto y Jessica Torrijos lo interpreta; Sergio Martínez con Anita Prada, es algo maravilloso que quizá en el pasado y por las propias formas de trabajo no se daba”.

La Ficha

YENDO DE LA ESCENA AL LIVING

Dirección: Rubén González Mayo. Dramaturgia: Sacha Barrera Oro, Ana Suárez, Sergio Martínez y María Vilchez Aruani. Actúan: Jessica Torrijos, Federico Castro, Ana Prada y Silvia Germanó. Día y hora: hoy, a las 22. Repite los sábados de septiembre. Por www.teatroenlanube.com Entrada: gorra virtual desde $50.