jueves 15 de abril de2021

Espectáculos

Visita inesperada: el Dipy llega a Mendoza para una seguidilla de presentaciones

El cantante de cumbia del momento llega a la provincia en una mini gira, que anunció en sus redes el miércoles. El perfil de un artista sin corrección ni pose, que cada día gana más popularidad.

El Dipy es un artista que ya cumplió sus sueños. Así lo confesó en febrero, en una larga y exclusiva entrevista que dio a Infobae. Podría haber soñado con que una canción suya sonara en el vestuario del París Saint-Germain, o en el Bayern Munich, y sucedió. “Artistas re grosos escuchan mi música”, decía el Dipy, quien acababa de sumarse al equipo de Radio Rivadavia, en Buenos Aires. Ahí también se codea con amigos: Baby Etchecopar, Eduardo Feinmann, Rolando Hanglin, Nelson Castro, entre otros. Sueños y más sueños cumplidos.

Es que el último año su ascenso fue meteórico. Tanto que no tuvo tiempo, impedido también por la pandemia, de recorrer el país para ver cara a cara a sus seguidores. Ahora, con protocolos de por medio, el Dipy vino a Mendoza y San Juan, con una mini gira relámpago (ver la ruta en el recuadro) que ya antes lo llevó a un tour por Córdoba. ¿El objetivo? Conectar con su audiencia local, que lo sigue en listas de Spotify pero también en cuanto programa se presente como invitado.

Es que el Dipy, quien nació en diciembre de 1977 en Gualeguaychú (Entre Ríos) con el nombre de David Adrián Martínez, además de cantante de cumbia y DJ, es un influencer de opiniones. En el Instagram @eldipypapaok ya es un abanderado de 505 mil personas. Muchos están ahí no solo para seguir de cerca su carrera como músico, sino para aplaudir sus opiniones sobre un montón de temas: en especial, la crítica al oficialismo. Él, quien se hizo de abajo, emigrando con su familia siendo todavía un niño a La Matanza, es el testimonio vivo de las carencias, las dificultades y las miserias cíclicas de nuestro país.

En su blanco está casi siempre el peronismo y, actualmente, el gobierno de Alberto Fernández. Criticó, sin ningún tipo de corrección política, a Máximo Kirchner, se peleó con Pablo Echarri y también le saltaron del otro bando a la yugular, como cuando Jorge Rial dijo que “la derecha necesita a estos lúmpenes”. Sea como fuere, el Dipy del año 2021 es un artista envuelto en la crítica y el escándalo, aunque se defina a él mismo de otra forma, y ni siquiera se considere un “artista”.

“Soy un pibe que hizo lo que pudo en su vida”, dijo de sí en la entrevista antes mencionada. “[un pibe] que decidió cantar música tropical y que le fue bien porque se esforzó. Porque se lo ganó y porque buscó los caminos que tenía que buscar, y golpeó las puertas que tenía que golpear. Pero artistas son otras personas. Que se yo… Quizá lo soy, pero no me siento así”.

La meritocracia, de hecho, es una de las ideologías que más defiende. Tanto así que, aunque no pudo terminar la secundaria en otro momento de su vida, este año se inscribió para cerrar ese ciclo. “Siento que a mi viejo le debo el estudio”, confesó sobre esa deuda pendiente, que durante estos meses ocupará parte de sus tareas.

El mismo día que anunció por Twitter que se había inscripto para terminar el secundario y que se les “caían las lágrimas de la alegría”, una denuncia anónima hizo que esa red le suspendiera la cuenta y perdiera gran parte de los seguidores que aplaudían y retuiteaban sus críticas políticas y sociales.

Sin desanimarse, creó otra y alcanzó decenas de miles de followers en pocas horas. Y así volvió recargado: “Con la suspendida (SIC) de la cuenta, los militantes de la polenta y la pobreza se olvidaron que además de tener casi 50 mil seguidores acá, también tengo Instagram y TikTok Jajaja. Nunca me van a callar. Y ahora me voy a poner peor. Y voy a usar las tres redes”, aseguró en un mensaje letal, pocas semanas antes de esta visita a nuestra provincia.

El Dipy y la cumbia

Cuando tenía 14 años, lo invitaron a una matinée en San Justo (La Matanza) y quedó fascinado con la cabina del DJ. Después fue a otras, y otras más, y “pagaba la entrada solo para sentarme a ver cómo pasaban música”, dijo, “¡cero minas! No me gustaba bailar”.

Pocos meses pasaron hasta que un DJ, Billi, se percatara de ese adolescente extraño y le preguntara, entre la sorpresa y la ternura, por qué estaba ahí. Entonces le empezó a enseñar el arte de las bandejas.

Poco después conoció a Sergio “Fideo” Galván, ex-integrante de la banda Supermerk2, y juntos crearon la banda El Empuje, que sacó su primer disco en 2006: “Cumbia Cha Cha”. Luego del éxito de su disco debut, llegó el segundo, “Estamos más allá de mi rosquete”, del año 2007, que llegó a convertirse en disco de oro.

Y hubo todavía un disco más, “No Hay Más Vacante” (2008), antes de que en 2009 se independizara y comenzara su exitosa carrera como solista. De 2009 a 2019, El Dipy editó seis discos, entre estudios y registros en vivo.

El año pasado, un período caracterizado por la cuarentena y el parate de la mayoría de los artistas, El Dipy estrenó una serie de canciones que ocuparon los primeros puestos en tendencias de YouTube como “Baila Mono”, “Fuiste vos” y “Jaguay”.

También ayudó a su enorme popularidad que su canción “Par-Tusa” fuera elegida para el festejo del PSG tras su clasificación en la final de la Champions League. El mismo año fue nominado a los premios Gardel como Mejor Álbum Artista Tropical con “El peor de todos”.

El Dipy en Cuyo

Hoy, sábado 27

Al Toke Pub, en Ugarteche

Ceo bar, en Colonia Bombal

Complejo norteño, en Las Heras

En lo de Cinthia, Capital

Mañana, domingo 28

La Night Party, en Capital

Praga, en Capital

Velvet Resto, en San Juan

Para más información, consultar en las redes de cada espacio.