Guillermo Severiche, el escritor mendocino que llegó y conquistó Nueva York

Guillermo Severiche
Guillermo Severiche

Egresado del Profesorado de Letras de la UNCuyo, e interesado más en la carrera académica que en la literatura, postuló para diferentes becas que fue ganando en forma consecutiva y que lo llevaron a desarrollar una incipiente carrera de escritor en Nueva York. Hace pocos días presentó en Mendoza su primera novela “El agua viene de noche”.

El sueño de publicar una novela, de ganar una beca, estudiar fuera del país o ingresar a una universidad en Estados Unidos, pueden ser tomados individualmente como grandes retos en la vida, y alcanzar alguno de ellos es un enorme logro. Guillermo Severiche, un mendocino egresado de la carrera de Letras de la UNCuyo consiguió eso y mucho más. Vivió en Irlanda, ganó una beca para un doctorado en Estados Unidos, luego otra beca para la Maestría en Escritura Creativa, en la prestigiosa Universidad de Nueva York, y hace pocas semanas presentó en Mendoza, su primera novela. Además, consiguió una tercera beca con la que pudo escribir su segunda obra, ya terminada pero aún sin publicar.

“Vivo desde 2011 en Estados Unidos y desde el 2016 en Nueva York. Esta novela es el trabajo final de ese Máster. De hecho mi mentora es Diamela Eltit que se jubiló este año”, cuenta sin ocultar el orgullo de haber estado bajo la tutela de la escritora chilena ganadora premio de literatura en Lenguas Romances 2021 en la FIL de Guadalajara, y quien fue profesora de esa maestría en español durante más de una década en la universidad neoyorkina.

En sus claustros se formaron grandes escritores latinoamericanos, de los cuales Eltit fue docente. Ella dirigió talleres de literatura durante 40 años, primero en Santiago de Chile y más tarde en NYU, y entiende su importancia. Un taller de literatura “es lo que permite que se materialice un concepto de comunidad”, dice en una entrevista al diario El País, de México. Allí reúne a una estrecha comunidad de lectores sistemáticos donde no se va “a leer lo que te gusta, sino ver el deseo del otro”. Encontrarse con ese deseo, propio o en los otros, en palabras de Eltit, “es la literatura”.

“Lo que ofrece la maestría y la universidad es el espacio para dedicarte exclusivamente a escribir y Nueva York al ser un lugar super estimulante a nivel creativo, es ideal para eso”, retoma Guillermo. “Yo llegué con una beca completa a la Universidad, y además me dieron un trabajo”, recuerda.

En este sentido, el mendocino destaca una y otra vez el sistema americano que permite desarrollar la creatividad con mínimas complicaciones, ya que brinda el soporte necesario para que los artistas, de cualquier rama, dispongan de tiempo y recursos para poder plasmar su vocación.

Por este motivo, también desde el país del norte ven la llegada de escritores latinoamericanos como una oleada imparable, que se equipara a la que vivió Paris a mediados del siglo pasado, cuando era visitada y vivida a pleno por Cortázar, Vargas Llosa, Ruben Darío, Gabriel García Marquez, Pablo Neruda o Ernesto Sábato, entre otros.

El secreto del éxito del programa de la NYU es que, más allá de otorgar un diploma que puede elevar el prestigio del escritor en América Latina, brinda la posibilidad a los estudiantes de una comunidad de lectores.

“El sistema educativo americano es diferente del europeo, por eso creo que buscaban no dar cuestiones técnicas ni mucha teoría, sino generar espacios de intercambio. En mi grupo éramos dieciocho, y yo era el único argentino. También había una chica de Barcelona y el resto de Latinoamérica”, relata Guillermo Severiche.

Ópera prima

En cuanto a su novela, titulada “El agua viene de noche” que insiste en considerarla “de aprendizaje” ya que fue el trabajo final de aquel máster, fue publicada por una editorial de Buenos Aires. El libro está editado por Griselda García Editora que se dedica a la poesía, pero tienen una línea narrativa. “En 2018 me aceptaron el trabajo para poder publicarla con ellos. También tenía la oportunidad de hacerlo en Chile pero por la pandemia los tiempos se fueron dilatando, así que recién este año pude concretar con la editorial de Buenos Aires”, explica el escritor.

Guillermo Severiche  El agua viene de noche
Guillermo Severiche El agua viene de noche

La novela habla de un fenómeno extraño que sacude la vida normal de un barrio: cada vez que llueve, la basura inunda las calles. “El personaje principal es un niño (Atilio) y a través de su crecimiento se va desarrollando la historia”, explica Severiche. Atilio es testigo de la decadencia de los gobiernos que no pueden lidiar con este problema, que con el tiempo se vuelve más y más grave. Una novela de aprendizaje que explora la luminosidad y oscuridad de la familia, los amigos y una comunidad abandonada por el estado, reza la sinopsis.

“Es una novela que tiene mucho de teatral y de poético. Hay un comentario social también, hasta cierto punto. Lo presenté acá primero porque me enviaron ejemplares desde Buenos Aires y yo quería hacer la presentación en Argentina. Me acompañó una escritora amiga que es Victoria Urquiza, con quien cursamos juntos la carrera”, cuenta.

Si bien muchas referencias de la novela, cuyos fragmentos fueron leídos por primera vez de boca de mendocinos, en la presentación, dan indicios del paisaje natal del escritor, ninguno es tan fuerte como para identificar a Mendoza o distraer de la trama. “Tiene un color local con un significado particular, que aquí tiene otra forma de leerse, sin embargo otra persona desde otro lugar (geográfico) puede darle otra interpretación y eso le da mucha riqueza”, añade Guillermo.

La vida en Nueva York

“Desde 2019 estoy dirigiendo una serie de talleres literarios, también trabajo en un teatro latino en Manhattan, allí también he conocido gente muy talentosa que se dedica a la dirección, actuación y a la dramaturgia. Gente con mucha energía que te llena para generar tu espacio de producción artística”, explica el escritor. “Eso es algo común porque la ciudad también lo incentiva, hay muchos programas y becas que da el Queens Council on the Arts, que es como un concejo del municipio de Queens que da becas para generar nuevos trabajos. La ciudad incentiva la producción artística porque sabe que hay muchos artistas y hay un clima súper ágil”, explica.

En este sentido, habló acerca de una tercera beca obtenida para trabajar en su segundo proyecto, que está casi terminado pero sin fecha de publicación. Se llamará “Cochabamba” y tratará de un tema muy diferente a la primera. “Son tres personajes que cuentan su historia desde el yo. Los personajes no tienen nombres: uno es un indígena capturado en la época de la conquista, el segundo es un inmigrante boliviano y el tercero es un hombre de ascendencia boliviana que vive en Estados Unidos. En general habla más del luto y de cómo las violencias del pasado continúan más allá de las diferencias de tiempo y espacio”. concluye.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA