Ginette Reynal: “No hay que juzgar el deseo”

A los 62 años, la conductora protagoniza el espectáculo dirigido por José María Muscari.
A los 62 años, la conductora protagoniza el espectáculo dirigido por José María Muscari.

La conductora y actriz es protagonista de “Sex”, la obra dirigida por José María Muscari que llega el jueves al Teatro Mendoza. Aquí habla de su experiencia en el espectáculo, la sensualidad, los prejuicios y la deconstrucción a su edad.

Aunque desde joven su cuerpo y la imagen fueron parte ineludible de su trabajo como modelo, a los 62 años Ginette Reynal no se imaginaba protagonizar un espectáculo osado y vanguardista como “Sex”.

La modelo y conductora encontró en la obra de José María Muscari un espacio de expresión que hoy cree sumamente necesario para vivir y pensar en la sexualidad y el deseo, como un derecho y necesidad sin tabúes.

“Sex. Viví tu experiencia”, el show que protagoniza Reynal junto a Cristian Sancho, Ginette Reynal, Valeria Archimo, Celeste Muriega, Mario Guerci, Nacho Sureda, Sebastian Franchini, Maxi Diorio, Sole Bayona, Tito Díaz y Marina Lapca está en plena gira nacional y llega por primera vez a Mendoza, con dos funciones, el jueves 7 y viernes 8 de julio, en el Teatro Mendoza.

“José María Muscari es un artista impresionante, porque toda la creación de como decir lo que decimos, sin que sea algo difícil de escuchar o con golpes bajos, todo es su talento”, afirma al teléfono Ginette Reynal sobre la visión del director del espectáculo, quien sacó a relucir el máximo potencial de seducción de la conductora.

La modelo y conductora protagoniza junto a Cristian Sancho el exitoso espectáculo.
La modelo y conductora protagoniza junto a Cristian Sancho el exitoso espectáculo.

-¿Cómo te sorprendió “Sex” en este momento de tu vida?

-La verdad que me tomó en un buen momento, me siento muy bien con todo lo que está pasando con el grupo, con la convivencia, con mi participación en la obra, con la recepción del público. Me parece que es un tema muy importante para tocar, en un momento complicado como el que vivimos. Creo que uno de los temas fundantes de una buena vida es el sexo.

Es importante poder hablar del tema, cuestionarse ciertas cosas que están cristalizadas en forma de tabúes. Y justamente uno de los grandes beneficios de este momento como humanidad es que se caen los libritos y las reglas fijas del como. Me parece que está bueno poder reflexionar, porque la energía sexual no es solo el acto, ni el amor es la forma del matrimonio. Es bueno unir las dos cosas y reflexionar qué tipo de amor y de vida sexual, creativa puedo tener.

Reflexiva y en búsqueda de su mejor versión, Ginette Reynal se desarmó y armó varias veces en su vida. La pronto viudez la llevó a un estado de vulnerabilidad, que la sumió en una adicción a las drogas, la cual luchó desde joven. Pasado el trance, hoy vive un presente luminoso, donde no deja de cuestionar y deconstruirse.

-¿Las mujeres de tu generación hoy viven con más libertad?

-Me encantaría poder decir que no tienen más prejuicios, pero seguimos teniendo tabúes. Por eso la gente es tan agradecida con este espectáculo que los trata de una forma tan alegre, tan agradable. Somos un elenco muy grande y cada uno pinta un color distinto.

-¿Cómo te llevas con el cuerpo, la sensualidad y el paso del tiempo?

-Me llevo muy bien gracias a José María que me abrió la puerta en un momento especial de mi vida, que me habilitó para sentirme maravillosa. Y gracias a todo el elenco con el que convivo todos los días. Igual hace muchos años tomé una decisión como ser humano y fue no aferrarme al paso del tiempo, no querer revertirlo, no querer hacer del paso del tiempo una tragedia, sino simplemente una situación que nos pasa a todos.

Me relaciono con mi cuerpo y el paso del tiempo sin conflicto, y trato de convertir los conflictos en aprendizaje. Trabajo mucho sobre mi persona y he trabajado toda mi vida tratando de amigarme y comprender mis procesos. Y llego a ese momento de mi vida en paz, sin cuentas pendientes.

-Has tenido tus propias caídas y supiste levantarte, ¿sentís que lo sorteaste con sabiduría?

-Sí, creo que la sabiduría viene también de la búsqueda de comprender. Yo nunca me resistí al análisis, a la terapia, creo que es un instrumento valiosísimo para el ser humano poder reflexionar sobre cómo, o para qué, o de donde vienen distintas reacciones y las cosas que te pasan. Y por distintas cosas que me pasaron en mi vida, me vi obligada a meterme de lleno a la terapia, que después me fue sirviendo en los distintos momentos de mi vida para poder entender. Y creo que entender junto con aprender, hace que la vida sea más rica, más bella.

-¿A los hombres les cuesta más deconstruirse?

-Creo que sí. Al hombre le cuesta más en la parte práctica soltar el comando, soltar el poder. Creo que es todo un desafío para ellos, encontrar una nueva identidad, sin estar afianzados, porque son muchísimos millones de años defendiendo la cueva. El hombre era el que salía a pelear con todas las bestias y el que traía la comida a la casa. Y la mujer se quedaba cuidando los cachorros. Y eso queda en el cerebro primario de todo ser humano, me parece que para el hombre es una situación difícil. Porque no hay una buena comprensión de la violencia. La violencia es algo que aparece en las situaciones menos pensadas. En otro momento sirvió como arma, pero hoy no sirve más porque somos demasiados en este mundo para que las cosas sean resueltas con la violencia. Y una de esas cosas es el sexo. Por eso está bueno desestructurar esa cosa dura y metida en las religiones, de lo que está bien y está mal, desde la estructura moral. Pensarlo como un acto que todo ser humano necesita realizar.

No hay que juzgar el deseo, creo que cualquier deseo está mal, me parece que si es consentido, si vos respetas a quien tenes delante y te respetan a vos mismo, entonces ningún deseo está mal. Las personas somos porque nacemos, no porque tenemos. Y el amor, el sexo, el placer es un derecho de cualquier ser humano con quien quiera. Sea hombre, mujer, dúos, tríos. Nadie tiene el derecho a juzgar por cómo desea su vida sexual.

-En ese sentido, Sex es un espectáculo válido y necesario para abrir la cabeza.

-Sí. Es un momento inmejorable para reírse, para divertirse, para ver un vestuario maravilloso, para ver unos bailarines de la hostia, para escuchar y dejarse penetrar por información que puede ser útil y que pueden disfrutar. Para desestructurar y vivir una vida mucho más feliz en libertad.

Un show que no deja de sorprender

“Sex” es una experiencia teatral de vanguardia, en la que una troupe de talentos muy variados se

animan a desafiar sus propios límites y los del público en relación al sexo.

Se estrenó en 2019 y luego de una temporada, sobrevivió a la pandemia y con “Sex virtual”, una experiencia privada la cual tuvo 15 ediciones cerrando el año con su versión Auto-Sex, una experiencia sobre ruedas.

En 2022 Sex rompe sus límites y llega a Carlos Paz para coronar el verano en paralelo a su versión en Buenos Aires. Ahora, en plena gira nacional e internacional y próximamente tendrá un programa especial en la tv y un elenco en España realizando funciones en Madrid.

Con más de 150.000 espectadores es uno de los espectáculos más vistos actualmente en la cartelera.

La Ficha

SEX. VIVÍ TU EXPERIENCIA

Dirección: José María Muscari.

Días y horario: jueves 7 y viernes 8 de julio, a las 21.

Lugar: Teatro Mendoza (San Juan 2417).

Entradas: en entradaweb.com.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA