Donald contó que padece de Parkinson: “No le voy a permitir que me robe el alma”

Donald Clifton McCluskey, más​ conocido como Donald, contó que tiene Parkinson.
Donald Clifton McCluskey, más​ conocido como Donald, contó que tiene Parkinson.

El artista de 75 años publicó una carta en sus redes sociales y dijo que su cuadro ha “recrudecido” en el último tiempo.

Donald anunció que padece de Parkinson a través de una emotiva carta publicada en su perfil de Facebook. El cantante de “Las olas y el viento”, contó que padece de esa enfermedad desde hace varios años pero decidió hacerlo público recién ahora.

“Tengo un Parkinson galopante, amigos, y cuando empiezo a temblar me cuesta parar”, relató el artista de 75 años y lamentó que su cuadro ha “recrudecido” en el último tiempo.

“Le presento batalla día a día, apelando incluso a terapias alternativas que alivian. Lo quiero vencer, pero noto que pese a mi resistencia, el mal no cede y no se da por vencido. Gracias a Dios, a la Virgen, a Jesús y a la ciencia, existe un medicamento que calma, que aquieta, que apacigua, disminuye y hasta hace desaparecer (por completo) los temblores (siempre y cuando se observen determinadas condiciones)”, explicó.

Donald Clifton McCluskey, más​ conocido como Donald, contó que tiene Parkinson.
Donald Clifton McCluskey, más​ conocido como Donald, contó que tiene Parkinson.

“Estar sentado en paz, contento, tocando la guitarra cantando, ya sea sobre una banqueta en un escenario, o en un sillón de casa, en ambientes amables, amigables (despojados de estrés, enojos, tristeza y/o angustia), me provoca gran alegría. Los temblores desaparecen por completo”, señaló.

El músico contó que el momento más complicado es cuando se para o se pone en movimiento porque se “agudizan las tensiones y se trasladan a todo el cuerpo”.

“Para desplazarme de un lado a otro, debo hacerlo agarrándome de lo que encuentre a mano, y con extrema lentitud doy un pasito detrás del otro, hasta que llego a donde me propuse llegar sin contratiempos y sin caerme, aunque tomando seriamente en cuenta, el peligro que significa moverme así, debido a la posibilidad de marearme, caerme y de lastimarme con el porrazo”, agregó.

“No solo el temblequeo, amigos, es lo feo del Parkinson. Además de ese fastidioso síntoma visible e inocultable en mi dedo pulgar izquierdo, aparecen otros signos notorios y muy incómodos como ser la rigidez y la lentitud”, describió.

Debido a la enfermedad también padece de “dolorosas contracturas en la espalda, especialmente a la altura de las vértebras dorsales”. Sin embargo, el músico se muestra optimista y considera que hay peores cosas que el Parkinson.

“No le voy a permitir que me robe el alma. ¡Por supuesto que no! Podrá meterse con mi cuerpo, pero no con mi espíritu y mi vida, que está solo en las manos de Dios bendito. ¡Gracias Dios y señor mío por tu amor y por cada minuto de vida que me obsequias en este mundo junto a Vero, a mí familia, mis amigos y todos mis seres más queridos!”, cerró.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA