lunes 18 de enero de 2021

"Chicas perdidas", la película que toma el tema de la serie "La jauría" y lo convierte en trama poderosa y atrapante.
Espectáculos

“Chicas perdidas”: una película de Netflix sobre el tema de “La jauría”, pero que no te suelta hasta el final

El filme dirigido por Lis Garbus se convierte en un potente relato sobre el abandono y el sufrimiento de una madre en busca a su hija desaparecida. Basada en hechos reales.

"Chicas perdidas", la película que toma el tema de la serie "La jauría" y lo convierte en trama poderosa y atrapante.

Es verdad, el tema es recurrente en estos tiempos de trata de personas y debates sobre género. De hecho, la serie chilena que estrenó Amazon Prime, “La jauría” -dirigida entre otros por la argentina Lucía Puenzo-, es hoy tema de todos los medios.

Pero esta película es otra cosa; muy alejada de los discursos políticamente correctos y de laboratorio bien pensante de “La jauría”.

“Chicas perdidas” es poderosa, cruda, lleva al espectador por un thriller sin sosiego y lo invita a empatizar con esa madre que protagoniza la extraordinaria Amy Ryan. Por eso te la acercamos para que la agregues a tu lista de Netflix.

Vamos primero a la historia. La hija de Mari Gilbert desaparece. Sí, la chica se dedicaba a la prostitución en Long Island y por ese motivo, la búsqueda desesperada que hace hace su madre no encuentra eco en las instituciones estadounidenses.

Pero esa mujer que no tuerce el brazo ante la adversidad también saca a la luz una realidad atroz que nadie quiere ver.

Honesta, potente, desesperada, es esta película de Liz Garbus; directora de grandes documentales, entre ellos el genial “What’s happened Miss Simone”, también en Netflix y nominado al Oscar.

Este es el primer largomentraje en el que Garbus se lanza a la ficción y lo hace con este thriller agitado que se estrenó en Sundance con éxito notable. El guión es de Michael Werwie y bebe de las aguas del de Robert Kolker (”Lost girls: An unsolved american mistery”), basado en un caso que generó escándalo en Estados Unidos sobre la desaparición de mujeres y un asesino serial.

El mérito no es solo la atmósfera dramática y desesperante que Garbus logra para la acción, el diseño de arte y las decisiones de montaje que vuelve puro realismo empático, sino también un tándem protagónico de lujo. Es que a Ryan la acompaña Gabriel Byrne, como el policía que tiene que lidiar con esta mujer que arremete con todo y contra todo.

Y lo que le da todavía más espesura y potencia al filme es que no hay héroes. Porque esta madre tiene sus bemoles y sus faltas (a veces la juzgamos, a veces la bancamos, a veces nos enojamos con ella y sus abandonos). El policía, sus descuidos y miserias (nos inspira confianza pero... se develan algunas cosas y sentimos que con él no se puede contar).

Con este nervio atrapante, como espectador no podrás hacer otra cosa que acompañar a esta mujer en esa búsqueda sin eco, a través de un thriller dramático que te hiela la sangre.

La ficha

Chicas perdidas (Lost Girls, 2020, EE.UU., 95′). Género: Thriller. Drama. Dirección: Liz Garbus. Guion: Michael Werwie. Música: Anne Nikitin. Fotografía: Igor Martinovic. Con: Amy Ryan, Thomasin McKenzie, Lola Kirke, Gabriel Byrne, Oona Laurence.